logo_aresprensa_notas
TIEMPO DE DEFINICIONES

Publicado el 23 de marzo de 2017 / 19.30 horas, en Bogotá D.C.

TIEMPO DE DEFINICIONES 

En la mitad de la tabla las papas queman, cualquiera de los que están en esa suerte de filo de la navaja puede comenzar a pensar en guardar las esperanzas de viajar a Rusia el año que viene, para codearse con la élite mundial del fútbol.  Todo lo que está al frente en esta bisagra de las eliminatorias sudamericanas es posible y cada uno de los que están allí en capilla depende de sí mismo, y la cuesta es difícil para todos ellos: Ecuador, Chile, Argentina y Colombia. Entre los que están por encima hay dos que respiran tranquilos. Son Brasil y Uruguay, el otro -Ecuador- aunque no tiene respirador  artificial aún debe superar a un rival dispuesto a todo, tal como lo es su vecino cafetero. Estas dos páginas de la jornada que viene dirán lo suficiente como para pensar con mayor claridad en los 4 elegidos por la región para estar presentes en el próximo mundial ruso. 

Chile debe enfrentar a la Argentina en el Monumental de Núñez y ambos saben que deben dejar en la cancha todo el aliento, los de la estrella solitaria para no abandonar el borde de privilegio que es ese cuarto puesto al que se aferra con uñas y dientes. Los argentinos porque saben que de no superar al aguerrido equipo chileno * los ánimos no estarán aceitados como para enfrentar con suficiente fortuna a los  del altiplano en La Paz. Por su lado, los dirigidos por Juan Antonio Pizzi deben salir airosos para manejar con mayor tranquilidad su compromiso ante Venezuela. Una tranquilidad relativa porque este equipo patriota de Rafael Dudamel ya ha demostrado que está en condiciones de amargarle la tarde o la noche a cualquiera, aun  cuando las posiciones en la tabla no lo favorezcan y sus posibilidades actuales para el viaje a Rusia estén ya con alas recortadas, pues son los últimos de la tabla.    

Las angustias entre el tercero y el sexto de las posiciones sudamericanas están bien fundamentadas: entre Ecuador y Colombia hay otras dos selecciones, son cuatro entre diez países que pelean por dos puestos de cuatro posibles y apenas hay dos puntos de diferencia entre ese  tembloroso tercer puesto de los ecuatorianos y el sexto de los colombianos.  De tal forma que todo puede pasar entre estos escalones 13 y 14 del extenso certamen que deben superar esos cuatro aspirantes en esta jornada de marzo. Ninguno puede cantar victoria anticipada pues en este tramo final de las Eliminatorias las cosas son casi a dentelladas, dado que la opción es casi equilibrada entre ellos. Si los argentinos deben disputar tres puntos en su beneficio en Buenos Aires para subir a La Paz con horizonte algo despejado, los colombianos deben sepultar en Barranquilla al penúltimo de la tabla, Bolivia, para disputar después al menos un punto en Quito.  En los papeles es más fácil llevarse algo del horno barranquillero que en la altura del centro del mundo.   

En el interín, los más tranquilos en retaguardia y en apariencia son los chilenos, puesto que Pizzi parece haber atenuado las tormentas que desde Santiago se agitaron en lo que hace a su fortaleza como técnico, después de un desarrollo algo errático de su paso por esta eliminatoria. Un panorama para nada extraño en torno a las selecciones que todavía nada aseguran en los sitios superiores de la tabla.  Tampoco la situación del técnico Gustavo Quinteros es la mejor, porque al igual que lo ocurrido con los chilenos lo obtenido por Ecuador a lo largo del torneo ha sido irregular, después de haber resignado la punta de la tabla que mantuvo en los primeros tramos.  El caso de Néstor Pékerman es algo especial entre sus colegas nombrados, pues los colombianos aún le apuestan al mito existente alrededor de su figura y de su equipo, capaces de capear  tormentas en las peores condiciones .  Es de los tres técnicos  el que carga mayores galardones como orientador ganador y, además, campeón  mundial de juveniles argentinos de reiterada buena fortuna.

Algo bien distinto carga en su espalda el técnico argentino y su banda. No tiene nada ganado y es el de peor pronóstico para la etapa que queda y concluye  al final de este año. Desde la salida por la ventana de Gerardo Martino el paso de Edgardo Bauza al frente de la albiceleste ha sido un verdadero calvario y con un equipo de astros que parecieran no encontrar la salida de una crisis que es propia del conjunto y del entorno.   Es ese el equipo que pareciera tener mayores obligaciones ante su hinchada y su tradición, pero que por ahora está por fuera de las opciones privilegiadas para armar maletas hacia Europa Oriental, después de noviembre de este año. Algo poco común es que Argentina esté por fuera de los elegidos cuando falta tan poco para que culmine el presente ciclo eliminatorio. A esa crisis propia de los resultados previos debe agregarse la de la organización del fútbol argentino, quebrado, penetrado por las mafias, sin apoyo económico del Estado y con la mancha negra de la corrupción sobre la casi totalidad de su dirigencia.     

Una contundente victoria 3-0 ante los cafeteros en el cierre del proceso, en noviembre del año anterior, fue esmirriado en el contexto pues no le quitó a Bauza el seguir con las dudas en lo que hace a su cargo. Lo que se viene en este marzo de 2017 es la coyuntura ineludible para el futuro del orientador argentino y para las esperanzas de sus muchachos. Esos que cargan por ahora con un insustancial subcampeonato mundial y dos copas América consecutivas perdidas. Para ellos es esta una verdadera hora de la verdad y no solo es la expectativa de estar en otro mundial sino el de la continuidad de un quiebre de una tradición triunfadora. Por encima de esta franja están esos dos tradicionales asistentes a la cita orbital y también campeones del mundo: charrúas y brasileños. Por debajo también están los de siempre: un Perú desinflado pero aún desafiante, un Paraguay que ya no tiene el brillo de etapas y años anteriores aunque por momentos pareciera revivir su ADN de fortaleza por ahora extraviada. Más atrás sigue esa Venezuela que tuvo mejor fortuna en periodos recientes y una Bolivia que suele aprovechar la ventaja de su fortín en altura pero que no le alcanza para más (aresprensa).   

--------

* La selección chilena llega a Buenos Aires algo mermada en potencialidad, pues afrontará el partido ante Argentina con las ausencias de Marcelo Díaz y Arturo Vidal.  

0.0
Actualizado: -/-
Related Articles: TIEMPO DE DEFINICIONES II COLOMBIATEX 2017, TIEMPO DE "JUEGO" COLOMBIATEX 2017, TIEMPO DE HORA DE DEFINICIONES EN SUDAMÉRICA TIEMPO DE CARNAVALES DEFINICIONES QUE SE PRECIPITAN EN SUDAMÉRICA OSCAR: ES TIEMPO DE UNA RENOVACIÓN SERIA EN LA ACADEMIA
LA CRISIS ENTRA A LA CANCHA

Visitas acumuladas para esta nota: 531

Sin comentarios todavia...

Dejar un comenatio

Su email no sera publicado.

¡SÍGANOS Y COMENTE!