logo_aresprensa_notas
UN CONGRESO DE LA LENGUA

ACTUALIDAD  //  PATRIMONIOS CULTURALES  //  LENGUA ESPAÑOLA EN FILIPINAS  //  Publicado el 29 de marzo de 2019  //  20.00 horas, en Bogotá D.C.  //  09.00 horas del 30 de marzo en Manila, República de Filipinas

 

UN CONGRESO DE LA LENGUA

 

Está culminando en Córdoba, Argentina, el VIII Congreso de la Lengua Española cuya misión es la que siempre ha sido desde el primero, celebrado en Zacatecas en 1997: reflexionar sobre esa herramienta de expresión que es el eje de una presunta unidad entre los pueblos de varios continentes, en especial de América. Todo ello como herencia reconocible e insoslayable del pasado imperial español.  Asisten al encuentro, también como siempre ha ocurrido, todas las academias nacionales que tienen al habla de Cervantes como su soporte oficial y otras que no tienen esa condición pero tienen raigambre con su historia, como lo es Filipinas. También llegaron a la  reunión los reyes de España, el presidente del país anfitrión, artistas del canto y el escenario además de escritores, entre otros cultores de este acervo universal que nació en Castilla, para convertirse de la mano de navegantes y colonizadores en pasaporte de entendimiento de unos de 700 millones  de hablantes en el planeta. Esto si se suman además de los que tienen al español como lengua materna, aquellos que lo usan como segunda posibilidad de comunicación, cualquiera sea la razón del uso.  Es la segunda vez que la Argentina tiene el privilegio de ser centro de la reunión, en la anterior ocasión fue Rosario, a orillas del río Paraná, la ciudad que recibió a los expertos e invitados. Está previsto que las sesiones del Cile concluyan mañana 30 de marzo. El siguiente encuentro se celebrará dentro de tres años en Arequipa, ciudad natal del Nobel Mario Vargas Llosa.

 

Escribe: Néstor DÍAZ VIDELA

 

Precisamente, uno de los disertantes en la apertura del encuentro cordobés, el peruano Vargas Llosa, generó controversia desde el inicio y como es costumbre en él, mucho más después de su unión con la filipina Isabel Preysler. En ese marco el laureado autor suele parecer más una figura del jet-set que un Nobel clásico. Ocurre que una reunión ecuménica como esta da lugar incluso para esa conjunción fronteriza y algo delirante entre literatura y farándula. El escritor le dio relieve a su presencia tanto en Buenos Aires como en Córdoba, interpelando primero al presidente Macri con una crítica en parábola a la impotencia de la clase dirigente argentina para sacar adelante al país austral y después, en Córdoba, criticó de manera ácida al presidente mexicano López Obrador por plantear quejas extemporáneas y fuera de modo y lugar, tanto al rey de España como al Papa, en lugar de trazar políticas integradoras en sentido pleno para sus propias minorías indígenas. Eso además  de imaginar que, sin la presencia de los europeos, es probable que ahora en América Latina no hubiese siquiera universidades, por decir algo agregado.

Sigue siendo tímida en ese entorno la expresión para admitir la universalidad e importancia de la lengua española. Una buena parte de los asistentes a Córdoba, en declaración pública y al menos por lo que se escuchó de los más importantes, insisten en ponerla por debajo del inglés, algo que está en serio cuestionamiento. Hace ya un lustro que el Instituto Cervantes, el que organiza estos congresos, informó con datos consolidados que el número de hablantes de la cadencia cervantina está por encima de la herramienta lingüística de los sajones, aun cuando estos saben manejar  bien el hechizo de su parla para bien tapar los vacíos de su gramática y las inconsistencias entre pronunciación y palabra escrita, que son típicos de esa inflexión comparada con el español. Se insiste así en una velada y errónea minusvalía propia. Por ser una lengua derivada del latín mantiene el español una superioridad formal que no amerita discusiones, no obstante que el inglés por peso geopolítico y hegemónico puede pasar por alto sus precariedades insalvables. La lengua  de los británicos ni siquiera se puede comparar con el alemán, del cual deriva el inglés en asimetría, pues los germanos para manifestar su Weltanschauung sí tienen una estructura gramatical seria.

Si  bien toda lengua es un ejercicio de pragmática no debería haber complejos de los hispanoparlantes frente a los sajones, porque el español es para nada inferior frente al inglés y tampoco nadie debería tomar en serio eso de que en Estados Unidos la llamen “lengua de  la marías”, por aquello de tantas empleadas del servicio doméstico con origen hispano en la parte norte del continente. En todo caso, bien vale recordar que antes de Trafalgar -batalla naval ocurrida en 1805- eran los ingleses quienes se sentían menores con su habla frente a españoles, franceses e italianos. Eso está ahora muy lejos en el tiempo, es cierto, pero bien vale no olvidarlo. No se trata tampoco de imitar a los filipinos, que presionados y también por voluntad propia, prefirieron dejar atrás el patrimonio milenario del español para adoptar de manera vergonzante el inglés, sin que por ello y por arte de hechizo hayan podido alcanzar el desarrollo que esperaban y les fue prometido en el tránsito de medio siglo con traumática presencia norteamericana en el archipiélago asiático. En la actualidad, de manera forzada y después del paso de  Gloria Macapagal Arroyo por la presidencia del país asiático, la lengua española trata en forma tímida de reincorporarse a los planes de estudio de los jóvenes filipinos.

 

A la reunión de Córdoba acudieron un cuarto de millar de especialistas que han abarrotado los dos teatros preparados para el encuentro de la capital cordobesa. La contabilidad de asistentes no suma a curiosos aparecidos y locales que incluso dejaron espacio para otros contradictores en sedes alternas, quienes sesionaron en una especie de anticongreso, algunos con posiciones parecidas a las del inefable presidente mexicano.  Los ejes temáticos que se desarrollaron abordaron temas como “El Español, lengua universal”, y “El Español y la sociedad digital”, entre otros cinco principales. Hubo un homenaje a Julio Cortázar, con una edición conmemorativa de su obra cumbre: “Rayuela”. El acto respectivo  estuvo protagonizado también por Vargas Llosa, quien conoció en vida al autor argentino y compartieron los inicios como noveles escritores, en Europa. Entre los más destacados creadores locales de la palabra estuvo María Teresa Andruetto, quien ha ganado el premio Hans Christian Hansen, considerado el Nobel de la literatura infantil. Como cierre de la posición planteada en párrafos anteriores sería bueno señalar que un habla que para decir “ojera” debe perpetrar una expresión como “dark circle eye”, es una lengua que está jodida (aresprensa).  

--------

VÍNCULOAPLANADORA DUTERTE  //  LA INFANTIL MARCA DE ANDRUETTO
Actualizado: domingo 21 abril 2019 16:21
Related Articles: ESPAÑOL , PRIMERA LENGUA UNIVERSAL COLOMBIA: MILITARES EN EL CONGRESO EL HOLOCAUSTO DE MANILA / LENGUA ESPAÑOLA EN FILIPINAS / ACTUALIDAD DOS CUMBRES CENTRADAS EN LA LENGUA DOS CUMBRES CENTRADAS EN LA LENGUA / LENGUA ESPAÑOLA EN FILIPINAS / ACTUALIDAD ESTADOS UNIDOS: LOS LATINOS Y EL ACTUAL CONGRESO XV CONGRESO DE ANATO ARIZONA: DETRÁS VIENE LA PROHIBICIÓN DE LA LENGUA VICTORIA DE LA HISPANIDAD UNIVERSAL: LA LENGUA VUELVE A LAS AULAS FILIPINAS
VIII cile mario vargas llosa filipinas lengua inglesa

Visitas acumuladas para esta nota: 473

¡SÍGANOS Y COMENTE!