logo_aresprensa_notas
VENEZUELA, PULSO MÁXIMO Y PRONÓSTICO INCIERTO

Publicado el 07 de enero de 2016 / 17.18 horas, en Bogotá D.C.

VENEZUELA, PULSO MÁXIMO Y PRONÓSTICO INCIERTO

Nicolás Maduro en un nuevo arranque dictatorial declaró su no acatamiento a las disposiciones del nuevo poder legislativo y los flamantes legisladores victoriosos ya anunciaron que generarán leyes en defensa de la democracia vulnerada por el totalitarismo que gobierna a Venezuela desde hace tres lustros. No es una novedad y es bueno que se caigan los restos de la máscara del deteriorado chavismo y de su parábola fatal para las aspiraciones populares de justicia y convivencia. Maduro llamó a la rebelión y al desconocimiento del veredicto de las urnas que decidió castigar sus desvaríos y los de su séquito sátrapa, untado de trágica visión mesiánica y del hampa tan narcotraficante como subversiva que se escuda bajo la fachada de una presunta “revolución”.  Los retos para quienes abanderan el cambio en el país petrolero no son fáciles y hacen visualizar un panorama de confrontación que nadie quiere para un país normal, pero ocurre que Venezuela es anormal. Es más, la actual dirección del Estado lo convirtió en un país marginal, e incluso forajido.   

Escribe: Rubén HIDALGO

La dictadura castro fascista regente, a contrapelo del contundente veredicto de las urnas, ya ha señalado su rechazo al reconocimiento de la voluntad popular, en nombre de una voluntad que es propia y que aspira a enajenar, al menos en el discurso, la inapelable soberanía del soberano consultado. Han contado para ello con el silencio cómplice de casi todos los gobiernos del continente, salvo la clara posición del nuevo mandatario argentino y del titular de la OEA, además de dos expresidentes colombianos. Nada es reconocido por los vándalos que se han asentado en Miraflores desde hace más de tres lustros.  

Sin embargo, la toma de posesión de sus cargos legislativos por parte de los nuevos elegidos se pudo hacer sin mayores problemas, salvo los básicos ataques sectorizados y personalizados. Los bloqueos de último minuto por parte de la fuerza armada del régimen y los conocidos conatos de insultos y descalificación efectuados por los militantes réprobos, alentados siempre desde la cúspide perversa del gobierno bolivariano, no han logrado abortar aún el cambio en el estado de cosas que cerró la hegemonía chavista, imperante hasta fines del año pasado. El acotamiento del número de legisladores en número de tres, por parte de una gambeta fuera de normatividad fraguada desde el Ejecutivo y la mesa directiva saliente de la Asamblea, se acataron y postergaron para un momento inmediato posterior.

Eso fue, para cuando la mayoría de asambleístas se asentase en sus potestades, como en efecto ocurrió. Todo ello nos habla de la manera como evolucionarán las cosas en el futuro inmediato. Las tensiones y riesgos se profundizarán después de este primer minuto del momento de gloria que se vive la oposición en el país bolivariano, luego de más de 15 años de remar en la arena y bajo la presión agresiva de los seguidores de Hugo Chávez y de sus herederos. Pero esa no es toda la historia. La fisura que profundizó la experiencia bolivariana, ahora en aparente retroceso, tiene antecedentes bien claros y estos estallaron en el acalorado debate que tuvo lugar en la apertura inédita de sesiones, con la nueva relación de fuerzas. La minoritaria bancada chavista habló de los pecados y culpas históricas que carga esa oposición ahora rediviva en sus poderes y capacidad de acción como parte del Estado venezolano

Allí reaparecieron los orígenes de la vigente tragedia del hasta hace poco opulento país: la abundancia de los recursos petroleros disfrutados por muy pocos, la miseria rampante rodeando con cinturones de miseria a las modernizadas ciudades, lacra social que creció como mancha infamante entre las décadas de los años 60 y 90. Eso, hasta la crisis que puso en blanco y negro el desequilibrio social en la última década del siglo pasado y los estallidos sociales que dieron al traste con la frágil democracia, bastante nueva para ese entonces, en la debacle que arrastró las banderas del juego institucional que ahora retorna por sus fueros con la elección popular y la imposición de la mayoría impugnadora del oficialismo delirante.

La grieta venezolana es profunda y como se ve no es nueva. La estrategia del gobierno acorralado pero fuerte fue profundizarla. Lo hizo con su campaña constante de odio e impugnación a los otros, a los que pensaban diferente a su mesianismo -a veces estalinista y a veces fascista- pero siempre con vocación totalitaria y dictatorial. Ese es parte de su relato, con una siniestra interpretación de la dialéctica, en la línea del pensador argentino Ernesto Laclau y del ideólogo nacional socialista alemán Carl Schmitt. En la década y media de caricatura imperial trágica impuesta por el chavismo, se derrumbó la economía, crecieron los índices de pobreza, se hundió la producción local y se cortaron las importaciones de productos básicos para la alimentación y la salud.

Dentro de ese mismo cuadro también se derrumbó la recaudación por exportación de petróleo, dado que el hidrocarburo básico para la economía venezolana golpeó con su ciclo de vacas flacas. Así como también lo hicieron los demás commodities que hicieron posible la distribución de subsidios y beneficencia a destajo no solo Venezuela sino donde también regían otros populismos, quizá menos termocéfalos pero igual de decadentes, como los de Argentina y Brasil. En paralelo subieron los índices de delincuencia común tanto como para poner al país en la cúspide de la cifra mundial de muertes por descomposición social, al tiempo que hoy siguen creciendo el índice inflacionario y nada indica que la debacle se atenúe en el tiempo venidero, incluso aunque hubiese un cambio de gobierno.

El hundimiento de Venezuela afecta de manera grave la gobernabilidad inmediata y el orden social ya muy impactado y deteriorado. Ello aun si la actual administración chavista acudiese a otras medidas extremas y antidemocráticas con las que amenaza, que no excluyen el autogolpe, como podría serlo la imposición de una “asamblea” paralela ya conformada. Por encima de la tormenta y los tormentos de los presagios, el regreso del periodismo a las barras de la Asamblea Nacional es muestra de que algunas ventanas se están abriendo y se reinaugura la vigencia de un derecho humano que había sido violentado y cancelado por la dictadura tropical y no por ello menos fascista, del señor Nicolás Maduro.

La cooptación de los medios de comunicación, su cancelación y la persecución de la libertad de expresión han sido una constante en ese periodo sombrío. Una captura retardataria que fue paralela con la hecha sobre la justicia del país. El juramento de los tres legisladores excluidos por una justicia del bolsillo del Ejecutivo venezolano muestra lo difícil del camino que debe recorrer la oposición para tratar de hacer volver a Venezuela a la senda de la normalidad.

La amnistía al casi centenar de presos políticos y de conciencia es una parcela de la agenda del nuevo poder legislativo, tal como lo es la voluntad programática de interrumpir mediante mecanismos constitucionales el mandato de Maduro, quien de cualquier forma verá recortado su poder no solo por la oposición política en ejercicio constitucional, sino por su incapacidad para recomponer la ruptura del tejido social, que es uno de los resultados evidentes de la profunda crisis y de la misma mala praxis gubernamental. El desafío parlamentario y el pulso consecuente son de alto riesgo hacia el semestre que se inicia, con una previsibilidad de peligro constante y volatilidad manifiesta (aresprensa).

0.0
Actualizado: -/-
Related Articles: VENEZUELA, TODO HUELE A INTERVENCIÓN III VENEZUELA, ANARQUÍA PREVIA VENEZUELA, TODO HUELE A INTERVENCIÓN VENEZUELA: ILEGÍTIMIDAD BUSCA AFIRMARSE COLOMBIA-VENEZUELA: RIESGO DE CHOQUE VENEZUELA: ESCENARIOS ALTERNOS VENEZUELA: EL COLAPSO MADURA EL LEVANTAMIENTO EN VENEZUELA VENEZUELA YA ES UNA DICTADURA GOLPE INSTITUCIONAL EN VENEZUELA
ARGENTINA DESPERTÓ

Visitas acumuladas para esta nota: 810

Sin comentarios todavia...

Dejar un comenatio

Su email no sera publicado.

¡SÍGANOS Y COMENTE!