logo_aresprensa_notas
VENEZUELA TOCÓ EL CIELO

Publicado el 04 de julio de 2011 / 12.55, hora de Buenos Aires

VENEZUELA TOCÓ EL CIELO 

Ya Venezuela no es una sorpresa, por el contrario, consolida lo que está construyendo desde hace varios años. En todo caso, nadie puede considerarlo hoy por hoy como el sparring de los grandes latinoamericanos. Pelea de igual a igual con cualquiera tal como lo hizo en su primera presentación de esta Copa frente a un Brasil que llegó con la actitud de siempre y que se le reconoce: triturar al adversario de turno. En esa tarde argentina quedó el scratch tan frío como el ambiente polar que sufren todos en este invierno. Un cero a cero puede ser para los auriverdes una vergüenza, entre las que se van acumulando en este principio del torneo, pero es tocar el cielo con las manos para los de la “vinotinto”. 

Escribe: Edgardo “Cuqui” LÓPEZ 

Me ha gustado el planteamiento del técnico patriota, no por enfrentar con gallardía y táctica a un Brasil siempre ganador, sino porque el joven orientador César Farías, cuyo nombre recién empieza a sonar, hizo un trabajo de entrenamiento puntilloso y serio en las etapas previas, durante un mes escaso, demostrando frente a los brasileños que la derrota ante España por cuatro goles fue apenas una anécdota. En esa trayectoria nadie debe olvidar que ya en la eliminatoria para Sudáfrica, Venezuela le había empatado al Brasil de Dunga 

De alguna manera, este equipo de Mano Menezes resultó un “mal perdedor” al descargar su bronca y frustración contra Farías, al final del partido y por fuera de la vista del público. Claro que Farías había estado reconviniendo a Neymar durante el partido. Dos lunares innecesarios para uno y para otros.  

Venezuela derrocha optimismo desde antes de este partido, en tanto que el Brasil de Meneses tiene aún como justificación el estar conformando un equipo con jóvenes valores, tales como Alexandre Pato, Paulo Henrique Ganso o Neymar (Neymar da Silva Santos junior), y figuras veteranas –muy pocas- heredadas del periodo Dunga. Entre ellas, Elano, Thiago Silva y un Robinho(Robson de Souza) que refuerzan las expectativas de juego. Varios de estos brasileños convocados a la Selección, traen el mérito de ser los flamantes campeones de la Libertadores, a través del Santos.  

El orientador de la verdeamarelha tiene una concepción táctica no demasiado diferente al recordado Dunga en lo que hace al carácter que debe mostrar su equipo y en el comportamiento de puertas para adentro. Le gusta el jogo bonito pero con dinámica y disciplina. De la misma manera, quiere que el jugador cumpla al pie de la letra el planteamiento del conductor, de lo contrario no hay futuro en el conjunto. Esto no es lo que necesariamente le gusta al torcedor brasileño y es una incógnita el futuro de Menezes en lo que hace a la recepción de su público, si los resultados magros se mantienen en los próximos encuentros. 

Pero claro, este traspié en la primera salida no significa una línea permanente para el Brasil del resto del torneo. Es un hecho cierto que las perspectiva de una variación en el camino se impondrán. Para ello el director mantendrá la estructura defensiva de este equipo fuerte, tal como la ha demostrado con creces: sigue adelante el guardavalla Julio César acompañado de Daniel (Dani) Alves y Lúcio (Lucimar da Silva Ferreira), entre otros. En la delantera los nuevos valores incorporados adquirirán fuste a medida que pasen los partidos. En la suma, el Brasil tiene capacidad para armar dos ó tres selecciones competitivas con la buena materia prima que tiene para esta competencia y para las que vengan en el inmediato futuro.

Brasil está preparando su banda para el mundial del 2014 que realizará en su casa y no puede perder como ocurrió en 1950, según lo afirmó Mário Lobo Zagallo, en fecha reciente. Es por eso que hace esa sabia mezcla entre veteranos y jóvenes valores. La Copa América es una manera de templar espíritus y acople de sus jugadores. Pero el proceso debe ser rápido pues, como ya se dijo, el multitudinario Brasil no le perdonará nuevos resultados como el que arrojó el encuentro con Venezuela, o peores. Ya se ha visto que todo es posible en el inicio de esta Copa.  

Es claro que del partido del domingo pasado el que ha salido más templado es Venezuela y sus jugadores han asegurado que no se dejarán “mojar la oreja” frente a los rivales que tienen para las próximas jornadas. Tendrán enfrente a Ecuador y a Paraguay. El primero afirmado y afirmando su merecido empate a cero ante los guaraníes y los segundos ardidos por la resistencia de los andinos que malograron una tarde que se suponía favorable para los de Asunción.  

Los de la vinotinto se seguirán apoyando en el veterano Juan Arango y el ariete César González, pero debe decirse que el equipo que confrontó con Brasil estuvo armado de tal manera que se compartieron responsabilidades en los ataques y las pausas. Por eso estos venezolanos brillaron desde el primer tiempo de defensa y freno al ímpetu del scratch hasta un segundo tiempo donde rondaron con orden el área de Julio César y tanta seguridad como poca puntería. Es por eso que se destacaron los nombrados y también el arquero Renny Vega y hombres como Nicolás “Miku” Fedor y Salomón Rondón.Venezuela ante Brasil fue un esforzado “relojito” e hizo tanto mérito que sus adversarios no pudieron hacer valer un penal inexistente y reclamado (aresprensa).

0.0
Actualizado: -/-
Related Articles: VENEZUELA, SE AMPLÍA EL DRAMA INTERVENCIÓN HUMANITARIA EN VENEZUELA VENEZUELA, TODO HUELE A INTERVENCIÓN III VENEZUELA, ANARQUÍA PREVIA VENEZUELA, TODO HUELE A INTERVENCIÓN VENEZUELA: ILEGÍTIMIDAD BUSCA AFIRMARSE COLOMBIA-VENEZUELA: RIESGO DE CHOQUE VENEZUELA, PULSO MÁXIMO Y PRONÓSTICO INCIERTO VENEZUELA: ESCENARIOS ALTERNOS VENEZUELA: EL COLAPSO MADURA
ARGENTINA: UN GRANDE ARRINCONADO

Visitas acumuladas para esta nota: 1182

¡SÍGANOS Y COMENTE!