logo_aresprensa_notas
VENEZUELA, TODO HUELE A INTERVENCIÓN

ACTUALIDAD //  LA TERCERA OREJA  //  Publicado el 10 de enero de 2019  //  12.00 horas, en Bogotá D.C.

 

VENEZUELA, TODO HUELE A INTERVENCIÓN 

 

Una eventual intervención internacional en Venezuela es una posibilidad cierta. Los vociferantes discursos del oficialismo en Caracas, más allá de los delirios de su impronta ideológica, en eso tienen razón de la misma forma que no lo tendrían los desmentidos que surgen del entorno geopolítico espantado y golpeado por lo que sucede en la nación caribeña. Son más reales las alharacas de los impugnados que las negativas de los prudentes. Ocurre que lo de Venezuela ya no da para más pero pareciera que seguirá así y el contagio de la crisis humanitaria, institucional, política y social que expulsa a los venezolanos de su patria ya pone en demasiados aprietos a los vecinos, recalentando sus dificultades administrativas, logísticas y de servicios. Por si eso fuese poco, la hiperinflación disparada tiene escasos visos de disminución para lo que resta del año que recién comienza y eso acrecentará la estampida de refugiados por hambre, necesidades y represión. Lo planteado por México en cuanto a “no intervenir en asuntos internos” de los otros, en este caso los venezolanos, aparece como una bufonada  en tanto inconcebible enfoque ante la violenta respuesta de Miraflores frente a la disconformidad y la desaparición de toda manifestación democrática por parte de la dictadura confirmada.

El año anterior se cerró con la desaparición física del tradicional diario caraqueño El Nacional, para asumir de manera excluyente el formato digital, como un ápice crepuscular de la dimensión de tragedia precipitada por los revolucionarios de Caracas, que mantienen un fantasmagórico ministerio de la Felicidad como contracara de lo que ellos en dos décadas precipitaron sin retorno. Frente a la emergencia, sería la Argentina uno de los países que se comprometería en la protección armada a la “misión humanitaria” que justificaría la intervención en Venezuela. Es por ello que una fuerza comando, de élite, ya hace varios meses que se estaría entrenando con ese objetivo en la foresta de esta nación que limita con Brasil y Paraguay.  Lo cierto es que en la hora, se siguen cerrando puertas para la impresentable camarilla que encabeza Nicolás Maduro, en tanto gobierno forajido que afirma su régimen dictatorial en esta segunda semana de este primer mes del año.

Eso hizo el llamado  Grupo de Lima que se reunió casi en la víspera de  la afirmación inconstitucional de la dictadura, el cual ya aprieta la tuerca de aislamiento a la sombría administración de Miraflores, como preámbulo a otras medidas de contingencia, cada vez más drásticas, las cuales hacen crecer la ferocidad del régimen al menos en lo verbal de la reacción. En el entretiempo nada parece amedrentar ni arredrar a los bolivarianos y la presencia fugaz hace unas semanas de unos bombarderos estratégicos rusos parecieron anunciar que Venezuela no estaría sola en caso de afrontar una confrontación regional de imprevisibles derivaciones. Pero ya se sabe que la llegada de los “cisnes blancos” y de su salida casi inmediata, son más bien un juego de guerra que ni siquiera es un mensaje de alerta. Rusia se mantendrá ocupada en la situación de Ucrania y Siria, pues hasta ahí le llega el músculo y no se jugará por los peones de brega sudamericanos. Ya la enseñanza que dejó la crisis de los misiles en 1962 con Cuba, deja en claro cómo juega Rusia sus cartas geopolíticas.  

Lo anterior solo cambiaría si se siguiera avanzando con el proyecto de una base del país de Europa Oriental sobre el mar Caribe y en la costa venezolana. Eso, junto con lo profundo de la crisis interior, podría cambiar el curso de esta historia cada día más grave y sin horizonte de solución. La intervención humanitaria sería una de las consecuencias, porque en verdad lo que se está gestando es eso y cada paso que da el régimen en su dinámica  centrífuga fortalece la determinación en tal sentido, no obstante los desmentidos repetidos hasta el cansancio, al igual que los insultos que afloran desde Miraflores hacia sus vecinos, a veces cargados de cinismo y en otras ocasiones de brutal torpeza y barbarie discursiva. Esa forma de intervención multinacional apuntaría en primer término a aliviar tanto la hambruna como la inasistencia de auxilio médico a la población. Esa misma que de manera masiva forma parte de las columnas que en éxodo masivo y continuo buscan la frontera para no volver.

En tanto que otros de esos mismos desesperanzados, en Cúcuta, procuran los fármacos básicos que no están en su país y van a cobrar los giros los familiares expulsados, que si se radicaran en Venezuela tendrían una exacción de al menos un 50 por ciento por parte de la autoridad cruel, corrupta y ficta por su ilegalidad. Tal intervención se iniciaría precisamente en esa frontera occidental de Venezuela, con una neutralidad pasiva por parte del vecino facilitador y bajo responsabilidad internacional. El esfuerzo estaría encabezado por los países que ya han manifestado su rechazo al régimen de Caracas: en especial, Chile, Perú y la Argentina. El Brasil de Bolsonaro se sumaría en un agregado de última hora porque el ex presidente Michel Temer fue dubitativo ante la posibilidad de un paso semejante. Se supone que el Planalto no dejaría por razones de peso regional, que fuese la Argentina una de las cabezas del empeño, con un Brasil ausente por automarginamiento. Mucho menos el Brasil de Bolsonaro. El grupo estaría acompañado por un Canadá que aún se resiste, tal como lo hizo Temer hasta hace pocos días.

También compondría el contingente algún europeo, para dar mayor consistencia al mandato humanitario. El problema del proyecto intervencionista conocido por ARES en algunas de sus líneas maestras, es que no podría prescindir de un apoyo militar necesario por parte de los países intervinientes, y eso seria Troya para Venezuela. Precisamente, Caracas siempre ha negado la catástrofe en sus índices negros de salud y alimentación, con el fin de demorar este tipo de intervenciones posteriores al derrumbe que como es evidente no puede controlar. Los trece países que se reunieron hace poco en Lima ya expresaron su rechazo a la nueva imposición de Nicolás Maduro para reafirmar su dictadura e ilegitimidad, a partir de este 10 de enero. Salvo México, no se esperaba otra medida diferente de estos países y el portazo de Andrés Manuel López Obrador, aunque no alcanza la dimensiones de lo hecho por el dictador bolivariano, ya muestra el carácter de lo que será el país azteca en los próximos años en su parecido a lo visto con los neogorilas de similar o idéntico pelaje.

La aparente actitud no interviniente del gobierno mexicano aparece más bien como una indiferencia dirigida a la complicidad con el régimen que desde ahora y sin retorno queda desnudo ante el mundo como un redivivo totalitarismo tropical, idéntico a tantos otros de la historia, expuestos con maestría por parte de la literatura latinoamericana. Eso incluye las perversidades y esquizofrenia social que son propios de estos personajes, lo mismo que el carácter irreductible de la obsesión dictatorial. La respuesta de la camarilla cívico-militar de Caracas a este plan internacional sería militar y la primera damnificada sería Colombia, aun cuando sea defensiva la doctrina de las fuerzas armadas del estado cafetero. La condición de cabeza de puente de la intervención con bandera múltiple que se estaría preparando, pondría a los colombianos en el frente principal de la confrontación eventual que se precipitaría: los primeros blancos de la reacción que afectaría a este país, serían la base de Palanquero, las refinerías de Barrancabermeja y Cartagena, además de al menos tres puentes  sobre el río Magdalena (aresprensa).  

-----------

VÍNCULOSODEBRECHT: VÍA A LA IMPUNIDAD II  //  TRAGEDIA DEL SUBMARINO ARGENTINO II
Actualizado: jueves 31 enero 2019 16:55
Related Articles: VENEZUELA, SE AMPLÍA EL DRAMA INTERVENCIÓN HUMANITARIA EN VENEZUELA TODO HUELE A INTERVENCIÓN IV VENEZUELA, TODO HUELE A INTERVENCIÓN III TODO MADURO SE ESTRELLA EN SU MURO VENEZUELA, ANARQUÍA PREVIA FITUR 2019, TODO SE INCREMENTÓ CUARÓN VA POR TODO JERUSALÉN ES DE TODOS VENEZUELA: ILEGÍTIMIDAD BUSCA AFIRMARSE
crisis venezolana

Visitas acumuladas para esta nota: 526

¡SÍGANOS Y COMENTE!