------------------------

------------------------

-------------------------

--------------------------







ACTUALIDAD / EL PLAN DE GUERRA GUAICAIPURO

Publicado el 11 de febrero de 2008 a las 17.20 horas de Bogotá D.C. / Archivado el 17 de marzo de 2008 a las 18.00 horas de Bogotá D.C.

 

COLOMBIA EN LA ESTRATEGIA DE EXPANSIÓN DE HUGO CHAVEZ

EL PLAN DE GUERRA GUAICAIPURO YA ESTÁ EN FASE OPERATIVA

El requerimiento del estatus de beligerancia para los irregulares armados que impugnan al estado de derecho colombiano y la hostilidad de Nicaragua en una suerte de segundo frente marítimo sobre las islas de San Andrés son parte de las previsiones del que fue "juego de guerra Guaicaipuro" y ahora ya aparece como un plan bélico en desarrollo. Esto respondería no a la expansión verbal del primer mandatario venezolano, sino a una estrategia racional y bien fundamentada que surge del propio mandato de la Constitución Bolivariana de Venezuela, la cual Caracas debe cumplir. Las aguas y el territorio del norte de Sudamérica se agitan cada vez más y cualquier situación inesperada y no siempre previsible puede encender a la Región. Ese es el análisis del general en retiro del Ejército de Colombia, que suscribe este documento de alerta mundial. 

Escribe: Néstor Ramírez Mejía

"No se puede confundir una pataleta con una guerra" escribió hace pocas semanas el analista Alfredo Rangel, en una de sus columnas de opinión en el diario El Tiempo, de Bogotá. Se refería a lo que llamaba "exagerado alarmismo y alucinados comentarios que hablan de una guerra inminente", a raíz de los desafíos verbales de Hugo Chávez a Álvaro Uribe.

Podría pensarse que tiene razón sobre todo si los únicos elementos de juicio que se poseen son los de la personalidad del gobernante venezolano y en este caso nadie más apropiado para definirla que el veterano dirigente de izquierda Luis  Michelena, quien lo tuvo de inquilino en su propio hogar durante 5 años.

Su mentor político y quien lo conduce al poder, según Andrés Oppenheimer en su libro "Cuentos Chinos", lo describe: "...intelectualmente limitado,  Impulsivo, temperamental, rodeado de obsecuentes, increíblemente desordenado en todos los aspectos de la vida, impuntual, absolutamente negado para las finanzas, amante  del lujo y sobre todas las cosas errático"..." Agrega Michelena en su criterio de primera fuente y vivencia sobre   Chávez, que el mandatario venezolano "...nunca había tenido una ideología muy definida, porque era un hombre fundamentalmente indisciplinado...". En esta guía de la personalidad de Hugo Chávez, señala el prestigioso orientador sindical que ha superado los ochenta años de edad, la siguiente perla: La admiración que le profesa a Fidel Castro está limitada exclusivamente al éxito personal y a la voluntad de perpetuarse en el poder, lo que  dice mucho de sus propias metas e intereses.

No obstante, resultaría peligroso ignorar otros elementos de juicio del presidente Chávez, diferentes al impacto que sobre un ego narcisita herido, y la huella que puede dejar en ese ego la abrupta interrupción como mediador en el mal interpretado intercambio humanitario en Colombia, ocurrido a fines de diciembre del año pasado y los primeros días de 2008.

NUEVO TERRITORIO VENEZOLANO

El Hugo Chávez que incita y provoca para un conflicto de alcances impredecibles, es el que influye en la redacción de artículos de  la Constitución bolivariana de 1999, con propósitos expansionistas y violatorios del derecho internacional, que luego se verá obligado a cumplir.

Dice así el artículo 10 de la Carta Magna venezolana: "El territorio y demás espacios geográficos de la República de Venezuela, son los que correspondían a Venezuela antes de la transformación política iniciada con su independencia, con las modificaciones resultantes de los tratados y laudos arbítrales no viciados de nulidad".

Los laudos y tratados con Colombia, que Venezuela ha declarado como "inconvenientes al alto interés nacional" e "írritos y dolosos" se encuentran en un novedoso método del derecho internacional: el simple anuncio del rechazo y la amenaza de fuerza consecuente, en un juego de guerra, publicado por internet, en violación abierta del principio Pacta Sunt Servanda (Los tratados deben ser cumplidos). Esos acuerdos vigentes que Venezuela, de manera implícita, rechaza, son:

     1.El Laudo arbitral de 1891

     2.El Laudo Suizo de 1922

      3.El Tratado de 1941

Por su parte, el artículo 14 determina el respaldo de la República de Venezuela "a los pueblos que se declaren venezolanos por voluntad propia". Es fácil advertir que el exitoso "Plan Identidad", que busca ganar para Caracas a la población Wayuu, a cada lado de la frontera que comparte con Colombia en La Guajira, es parte concreta de la vocación expansionista demostrada por la administración cívico-militar de Caracas. Es evidente que el mencionado  Plan  debió idearse para hacer aceptable, factible y conducente dicho artículo constitucional.

BOGOTÁ: OBJETIVO ESTRATEGICO

Por fortuna, la incontinencia verbal del caudillo venezolano y su actuación   desbordada, hacen públicos los planes que deberían clasificarse como ultrasecretos,  anunciando por efecto mediático otra razón de alarma. Por el propio discurso del presidente Chávez se conoce de su empeño en la construcción de una patria latinoamericana socialista y antiimperialista y de la estrategia para lograrlo.

En discurso pronunciado el 12 de noviembre de 2004, según cuenta el ex ministro de Defensa venezolano Fernando Ochoa Antich, el Jefe de Estado expreso: "Existe otro eje, Bogotá, Quito, Lima, La Paz, Santiago de Chile, que es un  eje dominado por el Pentágono, el eje monroísta",  el  cual se habría constituido en un obstáculo para conformar la unidad  suramericana imaginada por Chávez. En este punto, resulta claro que Colombia le impide la continuidad ideológica y geográfica con Centroamérica y el sur del Continente. Al respecto, Chávez señaló en su conferencia "...Claro que nuestra estrategia debe ser quebrar el eje monroísta y conformar la unidad suramericana".  

El Chávez que preocupa no es el de la palabra encendida y la amenaza de micrófono,  sino el otro, el que elabora planes estratégicos, con determinismo ideológico de largo plazo y diseña o sugiere elaborar un juego de guerra como el llamado Guaicaipuro, estructurado y publicado por el Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional, dependiente del Ministerio respectivo de Venezuela y difundido por internet el 1 de febrero de 2007.

PLAN DE GUERRA GUAICAIPURO

El Consejo de la Defensa Nacional del vecino país recomienda, en el mencionado juego Guaicaipuro,  activar y ejecutar planes militares de inmediato para un ataque preventivo "teniendo como resultados operacionales la ocupación de toda la península de la Guajira y parte considerable de otras áreas estratégicas al sur del Teatro de Operaciones". Mientras que para el ámbito interno colombiano la concepción del Juego prevé a las FARC como grupo beligerante, reconocido por Venezuela y formando un gobierno paralelo y solidario con Caracas.

La publicación hecha en la Red mundial sobre este Juego de guerra tiene como encabezado el título "La Tercera Guerra Mundial". Esto hace suponer que el conflicto con Colombia sólo es parte de una conflagración mayor. En uno de sus apartes, ya en proceso de prevista  maniobra militar, el documento señala: "...en el día D+3*, la ONU emite una resolución instando a Venezuela a retirarse de los territorios conquistados; y a formar una fuerza combinada con otros países encabezados por EEUU para dar cumplimiento a la resolución de la ONU".

El Chávez que ha ido radicalizándose con el paso del tiempo alrededor de un proyecto seudo revolucionario, el cual al menos en principio le produce titulares de prensa y alimenta su ego, en el fondo se ancla sobre una suerte de hipnótica expectativa por un desenlace en las tensiones históricas entre ambos países, con énfasis en la Guajira. Muchas son las fuentes que desde su círculo íntimo han emitido alarmas en tal sentido.

En la actualidad aquello que fue una obsesión puntual parece haberse ampliado al proyecto extenso cuyo nombre evoca la misión continental del principal prócer latinoamericano: Simón Bolívar. Un compromiso eventual de Nicaragua frente al territorio insular colombiano y la tensión en la frontera con Ecuador, ponen a Bogotá no ya ante un eventual conflicto de límites sectorial con Caracas, sino que enfrentaría a Colombia a la hostilidad de una enunciada "Patria Latinoamérica", alrededor de sus principales fronteras marítimas y  terrestres".

El proyecto de construcción de un estado confederado no es nuevo, ya en 1901 se produjo una invasión fallida a la Guajira y el Arauca colombianos, por parte de tropas venezolanas. En ese momento se hizo también con el fin de volver realidad el sueño de Bolívar.  Los Presidente Cipriano Castro de Venezuela, José Santos Zelaya de Nicaragua, Leonidas Plazas de Ecuador y el político y general colombiano Rafael Uribe Uribe, manejaron los hilos federacionistas.  La delirante iniciativa hoy estaría muy lejos del sueño de Bolívar y más cerca de la instauración  en Latinoamérica una dictadura castrista  con sello narcisista.

El juego Guaicaipuro, realizado en su inicio con fines académicos, ya ha tomado forma de plan operativo y pone al descubierto alianzas políticas y militares, en unos casos por intereses ideológicos y, en otros, geopolíticos. 

ACCIONES Y PROVOCACIONES

Los mensajes al respecto apuntan en esa dirección: El convenio del 16 de julio de 2007 entre la Estatal Petrolera venezolana y Nicaragua para la exploración y explotación en aguas que han sido históricamente colombianas, reforzada por la hipotética presencia disuasiva de nueve submarinos y el ofrecimiento de quince aviones de combate y pertrechos bélicos, estos últimos razón de amenaza pública y ufanamiento agresivo del presidente Daniel Ortega en medios de comunicación, así como la estadía de Chávez en Managua el día del aniversario de la Independencia de Colombia, durante la parada militar realizada en San Andrés como acto de reafirmación de soberanía, son  ilustrativos al respecto.

Las misiones con pretensiones invasivas, el aporte de recursos con fines políticos y en otros casos con fines subversivos, no diferentes a los de moda en otras latitudes, van acompañados con lenguaje provocador permanente.

Sobre las capacidades bélicas en el área no existe duda, pues Venezuela es el quinto exportador de petróleo del mundo y se encuentra en proceso la adquisición de 24 aviones Sukhoi, en lugar de los 50 Mig 29, que se había planteado adquirir en una etapa inicial del rearme.  Una compra prevista de 75 aviones brasileños, quedó marginada por tener eso aparatos componentes tecnológicos de los Estados Unidos.  Para la marina ordenó la adquisición de 9 submarinos clase kilo -propulsión Diesel- con capacidad misilística de 270 kilómetros de alcance.

 El arsenal se amplió a 10 helicópteros rusos MI de ataque y baterías de lanzamiento múltiple con alcance medio, capaces de afectar poblaciones colombianas cercanas a la frontera como Maicao y Riohacha. Pero esa dotación de equipo de vuelo con ala móvil debe ampliarse a otros 10 que llegarán en un futuro próximo.  El conjunto señala una capacidad bélica, tanto ofensiva como defensiva, sin parangón en América Latina.  En estas condiciones, incluso el Brasil queda en relativa asimetría de poder de fuego frente a su vecino.  Más significativo aun es el proyecto de adquirir lanchas de desembarco, denotando una obvia actitud ofensiva.

El Chávez inofensivo, que muchos analistas quieren ver, dista del que viene desarrollando operaciones militares típicas de un plan de campaña, como la movilización, la concentración y el despliegue estratégico que anteceden a la maniobra y a la consolidación.  Ya se han dado las tres primeras operaciones, entre fines de enero y comienzos de febrero de 2008,  en gran parte con el pretexto de participar en el control del contrabando en la frontera. Llama la atención la concentración y despliegue de tanques desplazándose hacia Arauca y Paraguachón, amen de otro equipo importante desplegado para la guerra y no para contención de civiles inconformes por el desabastecimiento. 

Las anteriores circunstancias están conduciendo a la conflagración directa, quizás convencido Chávez de que la tradición colombiana a la solución pacífica de las controversias, la falta de recursos bélicos y su problema interno le obstaculizan el espacio de maniobra frente a un desafió bélico.  El resto del mundo tampoco podrá estar tranquilo dado el peso pesado de los actores convocados.  Hasta el momento los aliados de la agresión prevista a su vecino, Colombia, no protestan por su abusiva inclusión en el plan bélico, o al menos por el manejo inadecuado de la contrainteligencia. Ni China, ni Rusia, ni Irán, Cuba, Nicaragua, Ecuador o Bolivia se han pronunciado al respecto. Ese conjunto es el escenario universal de una hipotética tercera guerra.

Si bien Venezuela no tiene en este momento la capacidad bélica ofensiva que sí ha previsto para un futuro próximo, al menos  está en condiciones de hacer un ataque preventivo sobre La Guajira y erosionar por la vía diplomática y el juego internacional con sus aliados, tal como lo está ejecutando a través de Nicaragua. Por otro lado, en su viaje hasta el momento sin retorno, hacia una dictadura, utiliza el recurso retórico del enemigo externo para tratar de cohesionar un maltrecho frente interno que se fractura, por el camino del desabastecimiento y las políticas erráticas que, en todo caso, muestran un marcado desprecio hacia quienes no comparten el ideario del presidente de la república bolivariana. Así, los riesgos se presentan en lo inmediato y también hacia el futuro más distante.

VÍAS DE SALIDA

A Colombia, en particular, le correspondería buscar salidas que alivien la tensión que pone en condición precaria la estabilidad de sus límites y fronteras. Las principales opciones de coyuntura, serían:

  • Colombia debe dar a conocer a la comunidad nacional e internacional lo que se viene gestando desde Caracas, la forma en que lo está haciendo operativo para lograr sus fines estratégicos y el predecible desenlace en caliente de esa política que dirige el presidente Hugo Chávez Frías.

 

  • Gestionar por los canales correspondientes, la atención del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y la movilidad universal, tanto de la ONU como de  la OEA. El artículo 7 del TIAR, podría disuadir y evitar  una aventura de armas, no deseada por Colombia, que derive en un statu quo  traumático para Bogotá y no "ante bellum", como debe ser, según el TIAR .

 

  • Es indispensable que, a través de las gestiones y buenos oficios de los Estados Unidos,  se logre el pronunciamiento de China y Rusia sobre su aquiescencia y compromiso con la operatividad en marcha del que fue académico juego de guerra Guaicaipuro. En la letra de ese documento oficial, estas potencias y otros países, además de los ya nombrados, aparecen como aliados de Caracas.

  • Colombia debe prever en el mediano plazo, la gestión para el aprovisionamiento de un equipo militar mínimo disuasivo, que evite la tentación de comprometerse en una carrera armamentista. Además, debe profundizar en el largo plazo la acción diplomática preventiva de la comunidad internacional sobre las ambiciones expansionistas de Caracas (aresprensa.com).


 


* Debe suponerse que el D+1 es la jornada de ataque prevista.


Visitas acumuladas para esta nota: 19252



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home