ACTUALIDAD / LOS DILEMAS DEL NUEVO PRESIDENTE SALVADOREÑO

Publicado el 01 de abril de 2009 / 10.15 hora de Bogotá D.C.

  LOS DILEMAS DEL NUEVO PRESIDENTE SALVADOREÑO

Tres dilemas enfrenta el nuevo presidente salvadoreño, Mauricio Funes: en primer término debe definir el marco de su política con la hegemonía energética de Caracas. En segundo nivel o en el primero, dependiendo desde dónde se mire el tema bifronte, la relación con los Estados Unidos. Un tercer aspecto tan importante como los otros es el de la reconciliación nacional que sigue en mora desde la conclusión de la guerra civil de los años 80 y que tiene en el tiempo político de Funes un periodo irremplazable para construirla.  En esa construcción de la paz deberá superar la desconfianza de una buena parte de la opinión salvadoreña y también internacional hacia el sustrato radical de un sector de sus partidarios, que tiene una espera contenida de varios años en democracia. Al mismo tiempo y por las mismas razones, deberá hacer serios malabares políticos y de acción concreta para cumplir la promesa refrenada de inclusión y participación de los postergados por tradición, en un sociedad segmentada por capas con poca movilidad social.

Escribe: MANUEL GAITÁN

Mientras sonaban las marimbas cuscatlecas en las horas previas a la jornada electoral de febrero en El Salvador, el Departamento de Estado norteamericano en la voz de Robert Wood, anunció a la opinión pública del populoso y pequeño país centroamericano que, ``nosotros trabajaremos con quien sea electo por el pueblo''. Esta declaración antes del desenlace que dio como resultado la victoria, estrecha e inobjetable, del nuevo presidente Mauricio Funes, candidato del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional, advertía sobre la posibilidad de un nuevo código de referencia en el trato de los Estados Unidos hacia los procesos políticos contestatarios de América Latina.

Más de un mes después de conocido el fallo de la ciudadanía salvadoreña, el flamante mandatario deberá atender una agenda con tres situaciones políticas complejas y de difícil satisfacción, en un contexto grave y también complejo tanto en lo económico como en el ámbito geopolítico.

UN NECESARIO EQUILIBRIO GEOPOLÍTICO

En primer lugar, Funes deberá decidir si apuntala una estrecha relación con el presidente Hugo Chávez, a través de los mecanismos multilaterales del ALBA y de la red energética de Petroamérica. Esto en procura de los convenios energéticos y de materialización de las promesas chavistas de intercambio y de complementación económica.

El suministro energético del chavismo a las alcaldías gobernadas por el FMLN y el evidente apoyo de logístico y económico del chavismo a la campaña de Funes, son precedentes que prefiguran una estrecha relación salvadoreña con Venezuela. Pero en el marco de ese primer dilema existen preguntas que no tienen una definición sencilla y plana para la política exterior inmediata de El Salvador.

  • ¿Será posible que el periodista Mauricio Funes pueda conjugar el toque a doble banda entre su relación necesaria con el proyecto hegemónico chavista y el ejercicio de realpolitik hacia los Estados Unidos?

 

  • ¿Jugará México un papel de equilibrio, interesado como debe estarlo en que no se le radicalice aún mas toda su frontera sur influenciada por la saga zapatista?

 

  • ¿Le será factible al nuevo presidente salvadoreño tomar decisiones de estrecha relación con el chavismo, al tiempo que apuntala el modelo de economía de mercado, a la manera del presidente Tabaré Vásquez  en el Uruguay?

En un sólo tiempo, el presidente electo deberá escoger su modelo económico y el escenario de su relación futura con los Estados Unidos. Su declaración en la noche de su triunfo electoral, mostró una clara definición a considerar: Funes prometió respetar la Constitución y el régimen de libertades, convirtiendo al país en la economía más dinámica de Centroamérica y fortaleciendo las relaciones con Estados Unidos(1).

EL RETO INTERNO

En segundo lugar, el presidente Funes debe atender a su propio electorado. La mitad más uno salvadoreña, a la manera de las hinchadas futboleras, ha esperado demasiado tiempo y ha sido testigo y víctima de muchos abusos y exclusiones. Llegó su hora política y Funes debe atenderla.

Por ello, la tentación populista y su caída hacia el personalismo y el cierre de los espacios de participación y disenso, es el primer obstáculo que Funes deberá gambetear, en su meta hacia una verdadera democratización del Salvador. Su condición de periodista valiente y honesto y la guía del legado de monseñor Arnulfo Romero, parecieran ser suficientes garantías éticas de la gestión de Funes.

Sin embargo, las  temibles redes delictivas "maras", la injusta cultura de la exclusión social, el desempleo, la emigración masiva y el déficit educativo, serán formidables obstáculos de muy difícil solución a corto y mediano plazo. Resolver este peliagudo crucigrama de agenda social, es el verdadero reto interno del presidente salvadoreño.

En su país se ha obviado esta temática durante décadas. Aunque el problema de la inclusión social no es único de El Salvador sino de Centroamericana en particular y de América Latina en general este país ha sido emblemático en ese estigma y pancarta de su pasada guerra civil. Falta saber si Funes será capaz de atenderla de manera eficiente con su proyecto político de izquierda.

TIEMPO Y ESCENARIO DE RECONCILIACIÓN

En tercer lugar, el presidente salvadoreño debe ocuparse del proceso de reconciliación nacional. La otra mitad del país que no votó y que posiblemente nunca suscribiría su proyecto político, está muy pendiente de sus primeras decisiones. Funes debe intentar profundizar su proyecto radical, de orígen legítimo, sin asustar a su oposición interna, conciliando con los Estados Unidos y la economía de mercado.

Al mismo tiempo, debe darle su justo lugar al papel político del vicepresidente Salvador Sánchez Cerén, Comandante Leonel, el representante del radicalismo del FMLN e interlocutor privilegiado de la Red del Foro de São Paulo.

La declaración oficial norteamericana señalada en el párrafo inicial, pareció responder a los señalamientos de los representantes republicanos Trent Franks (Arizona), Connie Mack (Florida), Dan Burton (Indiana) y Dana Rohabacher, quienes acusaron al FMLN de ser un ``partido pro-terrorismo''. Los congresistas sugirieron amenazas hacia el estatus legal de los salvadoreños residentes en los Estados Unidos, en el caso de que triunfara el candidato Mauricio Funes en las elecciones(2).

Burke Stansbury, representante del CISPES (Comité de Solidaridad con el pueblo del Salvador) coincidió con 33 representantes demócratas al Congreso de los Estados Unidos, quienes declararon por boca de Raul Grijalba (Arizona): "Nosotros necesitamos dejar la era de intervención y coerción económica en el pasado...Nosotros tenemos que respetar el derecho de nuestros vecinos a elegir sus propios lideres y su propia forma de gobierno y basar nuestras relaciones fundamentalmente en este respeto."

Se puede advertir en esta primera decisión ante el caso salvadoreño, que la administración Obama no dejará el diseño de una política de estado hacia América Latina al resultado de un consenso bipartidista. Quizás, se esté en presencia de una visión que privilegiará la comprensión hacia los procesos políticos radicales en el subcontinente, de la mano con una vigilancia especial hacia el respeto de los derechos humanos en la región.

El sufrido país centroamericano merece al menos el beneficio de la duda positiva en las posibilidades auspiciosas de su nueva etapa política. Así lo reclama la memoria de las miles de víctimas de largas décadas de matanzas y represiones, desde todos los bandos. Entre ellas, la del inmenso y cristiano legado del martirizado líder católico monseñor  Arnulfo Romero. Ojalá el presidente Funes esté a la altura de este portentoso reto(aresprensa.com).

1. En: http://alainet.org 20 de marzo del 2009

2. En: http://www.amigosdemauriciofunes.com/ 20 de marzo del 2009


Visitas acumuladas para esta nota: 01653



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home