>>>VEA: LENGUA ESPAÑOLA EN FILIPINAS 







FILIPINOS ELIGEN NUEVO PRESIDENTE / ACTUALIDAD

Publicado el 25 de marzo de 2010 / 19.40 hora de Bogotá D.C.

El Reencuentro del País Oriental con la Lengua Española Debe ser una Política de Estado 

FILIPINOS ELIGEN NUEVO PRESIDENTE 

La República de Filipinas, el complejo y único país del Asia con herencia hispana, elegirá nuevo presidente en mayo de este año. En América Latina ese hecho pasa casi inadvertido, no obstante de que tiene importancia estratégica para los intereses de la región en su conjunto. Es probable que un pasado y un presente político convulso de las islas -tumba para Hernando de Magallanes y bajo soberanía de España hasta finales del siglo XIX- generen una cierta reticencia de los latinoamericanos para una acercamiento inmediato con el destino del Archipiélago. Un grave error de visión, porque en buena medida el acceso al Asia de este siglo recién iniciado por parte de los países latinoamericanos, pasará también por Manila y sus otras grandes ciudades tales, como Zamboanga o Cebú, donde se mueve y resiste la historia filipina con una hispanidad que, por esa simple circunstancia, nos vincula con el Asia de manera directa.  

Escribe: Néstor DÍAZ VIDELA 

Los dos candidatos más opcionados son Manuel Bamba Villar y Benigno Cojuangco Aquino junior. El primero un próspero empresario que surgió de la pobreza y representa, por un lado, al "selfmademan" del sueño americano y, por otro, se asemeja al chileno Sebastián Piñera, con un simbolismo latino poco común. Ese simbolismo consiste en vincular el éxito personal en lo económico con la presunción de que a partir de esa experiencia es posible orientar y "gerenciar" un estado con eficacia y eficiencia, casi de la misma manera como se conduce a una empresa.  

El otro candidato al que favorecen las encuestas en esta carrera que se cierra el 10 de mayo, representa a la tradición democrática de la familia Aquino Cojuangco, de origen chino, cuyos dos personajes distintivos fueron Benigno Aquino y su esposa Corazón, fallecida en el año 2009 y primera mujer jefe de estado en el Asia. Ambos son padres del actual candidato y ese es el mayor mérito que exhibe Benigno junior. No faltan quienes dicen que en realidad es ese su único mérito delegado.  

Filipinas es un país vinculado con la ASEAN y la APEC, dos asociaciones internacionales de importacia capital para el futuro de América Latina. La asociación de países del sudeste asiático acaba de recibir el ingreso de China y esto convierte a la comunidad de naciones asiáticas en el mercado más grande del mundo.  

La otra asociación multinacional es el grupo de estados con costas sobre el Océano Pacífico y no todos los latinoamericanos han sido recibidos en ese club exclusivo. Colombia, por ejemplo, no está en esa lista y espera que Filipinas apoye la solicitud de ingreso que está próxima a reabrirse. Pero Colombia ni siquiera tiene relaciones diplomáticas plenas con Manila y ese simple hecho muestra la poca importancia y debilidad de previsiones estratégicas de largo alcance que tienen los latinoamericanos en su enfoque hacia el Asia.  

LA LENGUA ESPAÑOLA 

Pero al margen de esos condicionantes generales hay otros que en lo que hace a Filipinas y a la futura presencia de América Latina en esa región son de importancia insoslayable: el tema de la cultura y la lengua es uno de ellos. La expectativa amable de que la actual presidenta saliente Gloria Macapagal Arroyo diese cumplimiento a la promesa electoral de proceder al reencuentro del Archipiélago con su historia, a partir de la lengua española, se cumplió en el curso de 2008.  

En efecto, en junio de ese año el gobierno de Manila dispuso que de manera provisional la enseñanza del español retornarse a las aulas de la educación media, aunque de manera optativa, experimental y parcelada. Es algo, pero muy poco pues aún la decisión no es una política de estado. Por lo tanto existe el riesgo de que el próximo residente del Palacio de Malacañáng -la casa señorial de los presidentes en Manila- desactive la decisión de reinsertar la enseñanza oficial del español. 

El habla de Cervantes fue eliminada de la educación por decisión constitucional en 1987, cerrando así más de tres siglos de relación educativa con nuestra lengua, desde la llegada de Legazpi en 1565, quien desde México colonizó a las islas asiáticas en nombre de España. La responsable de esa decisión disolvente fue la presidente de ese entonces, doña Corazón Aquino. Nada hace pensar que su hijo, el actual candidato presidencial, siga la senda de Macapagal de reencontrarse con la propia historia latina de las islas filipinas y bien podría seguir la senda que eligió su madre, dirigida a aplastar todo vestigio del pasado hispánico de las islas, alentada por los intereses angloparlantes.  

Este marco de situación discriminatorio de la historia filipina ligada con lo hispano, generó una situación paradójica digna de una pieza literaria del tropical realismo mágico que relataron en literatura, entre otros, Gabriel García Márquez o Augusto Roa Bastos. Filipinas marginó por decisión de Estado el tesoro de la lengua española que tenía en sus manos por derecho propio y llegó incluso a considerarla, hasta hoy, como una "lengua extranjera", olvidando de manera intencionada que con ese idioma se conformó el país tal como es hasta la actualidad.

Hoy Filipinas está condenada por decisión propia a traducir una buena parte de su historia y los jóvenes que desean un mejor nivel laboral y social deben aprender la lengua española de manera forzada y precaria, pues el inglés y el tagalo no bastan para obtener mejores ingresos. Así, el español ha resultado ser una llave determinante para alcanzar mejores esperanzas de progreso en un país con elevados niveles de pobreza y marginalidad social, en especial entre las nuevas generaciones.

 Esto no lo decimos nosotros de manera aislada. Lo señaló en idéntico sentido el señor Rey Carandang, enviado especial de la presidenta Macapagal Arroyo al Congreso de la Lengua Española en Valparaíso, encuentro finalmente suspendido en razón de la tragedia que enlutó a Chile hace pocas semanas. En el discurso que había preparado para el encuentro global, Carandang expresó que "...En un esfuerzo por recuperar la lengua española -un idioma hablado en el presente por unos quinientos millones de personas- como elemento clave del patrimonio filipino y por brindar una competitividad añadida a los filipinos en este mundo cada vez más globalizado, la presidenta del país, Gloria Macapagal Arroyo, estableció hace dos años la política de promoción de la enseñanza y el aprendizaje del español en el sistema educativo filipino..."  

Es bueno hacer una acotación a las palabras del enviado del gobierno filipino, pues los hispanohablantes del mundo no son quinientos sino setencientos millones, si se les agrega a los doscientos millones de brasileños que en esta década incluyeron a la lengua de Cervantes como la primera extranjera en los programas de estudios medios. Algo que también Filipinas podría realizar en poco tiempo y con mayores razones que el Brasil. Esto, claro está, si el reencuentro con el español se convierte finalmente en una política del estado filipino. 

Tampoco Manuel Bamba Villar ha expresado nada el respecto y en ese sentido, hasta ahora, ni ese dúo más opcionado a ganar las elecciones de mayo ni ninguno de los otros candidatos con menor chance ha dado señales sobre el tema. Cabe recordar que Manuel Villar es conocido sin su primer apellido y utiliza el del padre. En Filipinas, el orden de identidad familiar y social es por vía materna. De tal forma que una búsqueda de información de este candidato opcionado debe hacerse como Manuel Villar, en tanto su apodo o apelativo informal -recurso que muchos filipinos usan- es: "Manny". El apodo de Benigno Aquino Jr. es "Noynoy". 

Aun cuando el habla de España nunca fue mayoritaria en Filipinas sí fue lengua oficial de las islas hasta 1973, cuando Ferdinando Marcos definió sólo al inglés y al tagalo como los únicos oficiales de las islas, cerrando de esa manera un ciclo de declive que comenzó entre las décadas de los años 30 y 40 del siglo XX bajo prohibición de los colonizadores estadounidenses. La paulatina pero rápida inflexión desfavorable a los intereses de la universalidad hispana en las islas se precipitó al final de la Segunda Guerra Mundial, al ser la población filipina de habla española la que puso la mayor cantidad de víctimas civiles en ese conflicto, más de cien mil sólo en Manila (aresprensa.com). 


Visitas acumuladas para esta nota: 02475



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home