VEA: PROGRAMA ESPECIAL / MUNDIAL JUVENIL COLOMBIA SUB-20







BOGOTÁ SE PREPARA PARA EL MUNDIAL DE FÚTBOL JUVENIL SUB20 / TURISMO / HEDONISMO / LOM

Publicado el 20 de diciembre de 2010 / 08.50 hora de Bogotá D.C. // Reeditado el 22 de enero de 2011

 

BOGOTÁ SE PREPARA PARA EL MUNDIAL DE FÚTBOL JUVENIL SUB20

Colombia será sede en el 2011 del Mundial de Fútbol Sub20, una distinción y una responsabilidad que pondrá en escena la capacidad del país para responder a grandes compromisos orbitales en temas como la seguridad y el cambio de percepción como sociedad autorreferida y ante el mundo. Son ocho ciudades del país que exhibirán sus mejores galas y también sus precariedades para el análisis y la proyección de lo que puede ofrecer más allá de las crisis que afrontó en décadas recientes. Bogotá será uno de los exponentes de mayor relieve en la cita mundialista que se desarrollará a mediados del año que se inicia . Nohora Vargas, directora del bogotano Instituto Distrital de Turismo (IDT) responde algunos interrogantes al respecto. 

Entrevista: Martha Liliana ROMERO 

El Mundial Sub-20 será uno de ejercicios de recepción y sostén de turismo internacional más grandes que afrontará la capital colombiana y 8 ciudades más, al promediar el año 2011. El esquema hotelero y la infraestructura de las ciudades involucradas, así como también la actitud de sus ciudadanos, proyectarán hacia el mundo una imagen del país que podrá estar renovada, si cumple con solvencia el compromiso, o ratificará las dudas que persisten en el ámbito internacional sobre las posibilidades del país para realizar grandes eventos y sobre la confiabilidad del contexto de seguridad. La directora del Instituto Distrital de Turismo de Bogotá, Nohora Vargas, es optimista al respecto.  

La realización de grandes eventos en Colombia como el Mundial Sub20 -señala la titular del IDT- refleja hacia el mundo la confianza en Colombia como un destino turístico competitivo y seguro. Ese enfoque es parte de una mirada estratégica que se ha afirmado en los últimos 8 años y que pretende poner a Colombia en el mapa turístico global del que había salido hace muchos años por razones vinculadas con la violencia, entre otros temas de seguridad. Los grandes encuentros como el mundial juvenil que se avecina, o la Asamblea del BID en Cartagena, son parte del propósito cumplido en el sentido de que Colombia es confiable y capaz de realizar grandes proyectos que convoquen el interés de la región o del mundo.  

Pero una de las preocupaciones principales que se tiene sobre la capacidad de Bogotá para afrontar las exigencias mundialistas es el de su infraestructura. En la actualidad la capital colombiana tiene unos cuatrocientos frentes de obras públicas en proceso y una buena parte de ellos no estarán concluidos durante el desarrollo del Mundial juvenil. Entre éstos, las obras de modernización del aeropuerto internacional El Dorado y la avenida de acceso y salida entre ese terminal aéreo y la capital. 

Cada una de las ciudades que fue definida como sede del Mundial Sub20 adquiró compromisos con la organización de la FIFA -enfatiza Nohora Vargas- uno de los compromisos tiene que ver con la infraestructura en general, la de los estadios y los aeropuertos, entre otros. También las condiciones de acceso y movilidad en las ciudades. Existe una articulación en este sentido entre las ciudades, pero cada una tiene una relación autónoma en lo que hace al vínculo de coyuntura con la FIFA. Esperamos utilizar en ciertos casos las vías exclusivas de Transmilenio* para el desplazamiento de delegaciones y así acelerar los inconvenientes que puedan generar las obras públicas. 

La prueba es de fuego. En cientos de millones de pantallas de televisión y por toda la red mundial, sin contar el resto de los medios masivos, se hará visible la imagen de un país que parece dejar al margen las consecuencias de décadas de violencia y las marcas de un contexto de inseguridad que deterioró su imagen como país receptor de grandes flujos de turismo, inversiones y capacidad para sostener acontecimientos como un mundial de fútbol. Pero la FIFA le concedió a Colombia la confianza en el sentido de que el país cafetero ya cuenta con un marco confiable y de solvencia gerencial para realizar su Mundial, dentro del cúmulo de exigencias que impone el organismo rector del fútbol orbital.  

Pero esto no es un simple chequeo de las condiciones con ese organismo -sostiene Vargas- sino que, en la suma, el encuentro mundialista debe ser la posibilidad de proyectar al país en lo que hace a su imagen y a su potencialidad como atractivo y marca país. Bajo esa consigna y con la inserción de Bogotá como capital del conjunto, se podrá elaborar un plan de mercadeo turístico integral para el país. Hemos acordado con la Presidencia de la República en que es necesario plantear las cosas con mirada estratégica. Es importante mirar a Colombia como un multidestino en donde todos pueden sumar y ganar y uno de sus ejes es Bogotá. 

En síntesis, el mundial juvenil es una coyuntura de oportunidad en tanto permita pensar en un futuro afirmado en el turismo como una de las grandes fuentes de ingreso del país. En menos de una década el aporte de esta actividad al producto interno bruto ascendió desde un dos a un cinco por ciento, según una cifra reciente que aportó el gremio hotelero originada en fuentes oficiales. Sobre ese margen de crecimiento se apoya el IDT para construir sus planes en la década que se inicia. Es que Bogotá es el principal sitio de destino turístico internacional para Colombia y la mayor receptora de inversión hotelera, entre otras.  

Uno de los ejercicios colectivos de los últimos años ha sido el de identificar los puntos distintivos de cada ciudad -afirma la directora del IDT- Bogotá en ese ámbito se promueve y es conocida por su oferta gastronómica, la diversión nocturna, una amplia oferta cultural y las atracciones periódicas y masivas con tradición. Entre ellos, el Festival Iberoamericano de Teatro -que en realidad es mundial más que iberoamericano- también el llamado Rock al Parque. En este sentido, la Administración de la ciudad quiere aumentar la oferta cultural con soporte turístico, además de la oferta comercial o de turismo religioso, que forman parte de las tradiciones de la capital colombiana. Ese portafolio ampliado está en construcción.  

El impacto por la recepción de visitantes durante el Mundial Sub20 es grande. Bogotá supone que tiene capacidad hotelera y de infraestructura en general para sostener esa visita masiva. Sólo en lo que hace al soporte organizativo y de medios de comunicación, la capital colombiana tendrá una presencia agregada y en desplazamiento de más de cinco mil personas, durante casi un mes. La directora del IDT se muestra tranquila ante el desafío y aspira a que la prueba sea el anuncio de eventos similares frecuentes.  

La estructura organizativa del Mundial juvenil que se realizará en Colombia traerá entre cuatro y cinco mil personas, integrantes de delegaciones y de la Organización -precisa Vargas- pero también llegarán los periodistas acreditados que superarán los mil enviados de medios masivos. Esa base aproximada significa una duplicación del número de turistas habituales en las ciudades sede, cuando sean equipos participantes de la región latinoamericana.  

Pero el eje de las inquietudes, además de los aspectos básicos de la infrestructura en obra en gris y retrasada en sus tiempos, es la del marco de seguridad que debe rodear a delegaciones, participantes y aficionados a los equipos del Mundial. La llamada "policía de turismo", una unidad de apoyo característica de la capital colombiana, es vista como insuficiente y los planes en la circunstancia y hacia el tiempo posterior suponen la implementación de políticas que le den solidez al tema que determina la decisión del turista a desplazarse o no para conocer una sociedad y un escenario geográfico.

 La Policía de Turismo es un recurso importante pero limitado en la capital del país -expresa la directora Nohora Vargas- hay en Bogotá apenas 50 policías de turismo y es por eso que el mayor esfuerzo está dirigido para asegurar la seguridad de la ciudad durante el evento orbital como coyuntura, aunque también antes y después del Mundial. En conjunto con organismos como las secretarías de Movilidad y Gobierno, además de la Policía Nacional y la Metropolitana hemos elaborado un plan de seguridad que será utilizado durante el transcurso del Mundial Sub20 en Bogotá. 

NOHORA VARGAS CASTRO, directora del Instituto Distrital de Turismo**

Es por eso que el esfuerzo en este terreno no está delimitado al marco coercitivo e incluso preventivo. El criterio de seguridad que maneja la IDT, sin marginar los anteriores, arranca en la autoconciencia de los individuos, de las familias y los grupos sociales, aunque también de la prolijidad en asegurar las condiciones de mantenimiento de la tranquilidad y las condiciones de desplazamiento de los residentes y de los visitantes en las áreas donde se desarrollará el Mundial. En ese marco integral de trabajo por la búsqueda y generación de condiciones de tranquilidad para el desarrollo del acontecimiento deportivo mundialista, el IDT a través de su directora, manifiesta que los integrantes de la llamada Misión Bogotá atenderán el escenario de la logística y la incentivación de los programas de Cultura Turística que el Instituto desarrolla desde ejercicios anteriores. Es una labor de tejido y de mirada sobre el entorno, que incluye a taxistas y comunidad en general. Ese trabajo incluirá campañas masivas de concientización. 

Creo que debemos hacer un trabajo de articulación fuerte -afirma Vargas- de hilvanado que aún no está concluído en el sentido de dejar lista la operación, la concientización, la mirada colectiva sobre la importancia del evento que se avecina. Será importante generar ese espíritu de coordinación y apoyo, en especial en la ciudadanía. Por eso las consultas recientes con expertos del mundo que visitaron a Bogotá y han vivido experiencias similares, nos ha permitido ampliar el panorama sobre el reto que afrontamos. Todo esto está en proceso de construcción.  

En definitiva el mundial juvenil que se aproxima se convierte en una circunstancia que servirá de banco de pruebas para afirmar a Colombia y en especial a su capital, como centro de atracción internacional para flujos y presencias masivas que es, en lo estratégico, hacia donde apuntan las políticas distritales para el turismo. Buenos Aires es el centro suramericano que convoca mayor concentración en este campo y Bogotá desplazó a Lima de su quinto lugar en fecha reciente. El IDT de la capital colombiana pretende que la ciudad se consolide en ese ámbito de las grandes urbes latinoamericanas. 

Los grandes eventos son una importante actividad para el turismo -agrega la directora Vargas- no solo cuando están referidos al tema deportivo. Bogotá es un destino que se potencializa como un escenario de negocios, para encuentros masivos y también para convenciones de primer nivel. Algo diferente a la tarea de atraer turistas de manera "graneadita", de uno en uno o familia tras familia. En cambio un evento de proporciones puede concentrar la visita en convergencia y de manera simultánea, de cinco mil o diez mil personas y eso tiene un impacto económico evidente, tanto como lo tiene en lo social. 

Esa concentración de condiciones que se anteponen a un encuentro como el Mundial Sub20, debe dejar lista la mirada de Colombia hacia sus propias potencialidades y hacia la manera como la mirará el mundo de aquí en adelante. Este Mundial es significativo como un hito en ese sentido.  

El Mundial significa tener una nueva posibilidad -finaliza diciendo Nohora Vargas- para poner en escena los atractivos que tiene Colombia de motivar a un círculo especial de personas que están interesadas en el deporte para que nos vean desde otras aristas. Hay destinos que han decidido, como el canadiense, o por ejemplo el caso de Hawai, garantizar un posicionamiento a través de la realización de certámenes deportivos. En Colombia, creo que lo más importante será apoyarse en un evento como éste de 2011 o cualquier otro que haya adelante, ya sea de naturaleza económica, deportiva o cultural, en tanto manera de vender lo que el país es capaz de hacer y de albergar cuando se lo elige como destino turístico (aresprensa.com).

----------

* Transmilenio es el moderno transporte masivo Bogotá, que reproduce en igual sentido la solución creada en la ciudad brasileña de Curitiba. 

--------------

** FOTO: Martha Liliana ROMERO


Visitas acumuladas para esta nota: 02151



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home