VEA: PROGRAMA ESPECIAL / MUNDIAL JUVENIL COLOMBIA SUB-20







EL MUNDIAL JUVENIL DE COLOMBIA / MUNDIAL SUB-20 / ÓRBITA FÚTBOL / LOM

Publicado el 28 de julio de 2011 / 15.50, hora de Bogotá D.C.

EL MUNDIAL JUVENIL DE COLOMBIA

Era el año 2006 y las relaciones entre Colombia y Venezuela se encontraban en el punto más álgido y bajo de su historia. La tensión era máxima y Venezuela era candidata opcionada, la más opcionada, para ser sede del mundial juvenil Sub-20 y contaba en su haber la realización de una cercana Copa América y excelentes, además de flamantes, estadios. Pero el presidente Álvaro Uribe se le atravesó en el camino y encomendó al entonces vicepresidente Francisco Santos para que adelantara labores de desestímulo a la intención venezolana que tenía grandes posibilidades de concreción. Dos años después, en mayo de 2008, la FIFA decidió en sentido positivo la presión del lobby colombiano y se cristalizó el objetivo que tenía intención deportiva aunque también política.

Escribe: Rafael GÓMEZ MARTÍNEZ

En la víspera de la justa mundialista juvenil otra cuenta queda clara: la intención es quedar habilitado como país para la realización de un mundial de mayores. El país cafetero ya presentó solicitud en tal sentido. 

Llamada oficialmente Copa Fifa Coca Cola hasta 1997 y Copa Mundial de Fútbol Juvenil hasta 2005, la Copa Mundial de Fútbol Sub-20 cuenta en su haber que su primera edición de 1979 vio al argentino Diego Maradona consagrarse como figura del fútbol mundial.  Argentina ha tenido un protagonismo importante en estos certámenes. Pero Colombia también ha ocupado sitiales destacados.

El encuentro de los juveniles, realizado en 2003 en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), encontró a Colombia ocupando un tercer puesto, detrás de Brasil el campeón de esa edición, España el segundo y por delante del primer campeón, Argentina, que ocupó un discreto cuarto sitio. Contó en ese campeonato con jugadores de gran calidad técnica que hizo recordar al célebre onceno que derrotó a los argentinos por el abultado 5-0 de 1993. Ese grupo fue al que se llamó “generación de oro” del balompié colombiano, integrado por Carlos Valderrama, Bernardo Redín, Leonel Álvarez y el llamado “tren” Adolfo Valencia, entre otros.

En aquella gesta deportiva de 2003 -que hizo la mejor presentación en los mundiales de esta edad- estuvieron jugadores que aún permanecen en actividad, con vigencia y permanencia. En una lista incompleta de aquellos juveniles se encuentran Yulian Anchico, José de la Cuesta, Javier Arizala y Nixon Perea. También estaba allí quien sigue siendo uno de los jugadores de mayor estatura de ese torneo juvenil, Andrés González, hombre que aún hoy hace correr sus 1.85 metros defendiendo la divisa del Independiente Santa Fe, de la capital del país anfitrión en la edición 2011 del mundial juvenil Sub-20.

Entre el mundial de Emiratos Árabes Unidos y los siguientes de Canadá y Holanda asistieron sumados unos tres millones de espectadores directos. La cifra de goles durante las mismas tres citas, conceden un promedio de 2.8 tantos por partido. Pero lo más importante en cifras es el rédito económico que dejan estas categorías juveniles.

Las distintas federaciones nacionales también se llevan su parte del león porque promueven a sus juveniles a las categorías mayores y a su internacionalización definitiva. Esto último en tanto varios de los jugadores menores de 20 años ya están negociados y jugando en clubes diferentes a los de sus países de origen. Todos ganan en este negocio que tiene una proyección de futuro mayor que los de categorías superiores, por obvias razones. Son operaciones con riesgo bien calculado y perspectivas positivas.

Una evidencia de esa perspectiva es el ejemplo de Lionel Messi. Antes de asomarse a las contiendas deportivas mundialistas este joven argentino ya era parte de la plantilla del Barcelona español que lo había llevado a Europa siendo todavía un niño.  El jugador se estrenó en el Mundial Sub-20 de 2005, con apenas 17 años. 

Pero fue en Holanda donde se consagró como juvenil pues hizo seis que sumados a los del anterior certamen global de la categoría le generaron un acumulado de 11 goles, sólo superado por sus compatriotas Ramón Díaz (12, en 1979) y Fernando Cavenaghi (12, en 2003). El caso de Messi, si bien excepcional, traza un relieve de la importancia de estos escenarios juveniles para proyectar nuevos talentos del deporte emblemático para gran parte del mundo. La cita colombiana permitirá echar una mirada a nuevos rostros, capacidad de manejo de la pelota y proyección de los astros en ciernes que se han estado formando en las distintas ligas participantes en este Mundial que organizan los cafeteros (aresprensa).   


Visitas acumuladas para esta nota: 01200



¡SÍGANOS Y COMENTE!

Site map





MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home