VEA: PROGRAMA ESPECIAL: MUNDIAL JUVENIL SUB-20 







COLOMBIA SÍ PUDO / MUNDIAL SUB-20 / ÓRBITA FÚTBOL / LOM

Publicado el 11 de agosto de 2011 / 16.05, hora de Bogotá D.C. 

COLOMBIA SÍ PUDO

Colombia cumple bien la tarea de demostrar que es capaz de realizar grandes empresas deportivas que conciten la atención del mundo.  Eso puede decirse con toda certeza ahora, cuando ya se cerraron los octavos de final y cuando quedan pocas selecciones, apenas ocho de las 24 que llegaron a la cita colombiana, con buenos resultados de despliegue deportivo, una aceptable organización y las condiciones anexas que, salvo algunos lunares de trámite no alcanzan a empañar en absoluto el esfuerzo de los organizadores locales y de la Fifa. Ya en las rondas finales nada hace pensar que las cosas se desvíen del positivo curso que tomaron en lo que hace a receptividad de esta magna cita mundialista. 

Escribe: Edgardo “Cuqui” LÓPEZ

La apuesta a punto de los estadios, salvo en Cali, se pudo cumplir y en el caso de El Campin de Bogotá, donde está programado el partido final, el escenario deportivo muestra nueva grama, zona de vestuarios y áreas adyacentes a la altura de los requerimientos. Eso sí, ciertos errores de planeación de las obras de El Campin, en lo que respecta a desagües y áreas de recepción cercanas, bien pudieron haber sido concebidas con mayor cuidado para no tener inconvenientes cuando castigan las lluvias tropicales propias de la región.  La afluencia de público a las 8 sedes durante la primera ronda fue suficiente como para hacer pensar que Colombia es un país confiable para el desarrollo de este tipo de desafíos.

El cuestionamiento previo a la refacción y adecuación de estos escenarios fue despiadado y no sin razón en lo que hace a contrataciones para las obras correspondientes, pero en definitiva y con corrupción a bordo como pareciera que corresponde a la naturaleza de los latinoamericanos, la organización y sus responsables pudieron con solvencia suficiente dar apertura y recorrer el primer tramo y los siguientes de este desarrollo.

En lo que hace a lo futbolístico en sentido estricto debe señalarse que el profesor Lara, para el caso de Colombia, mostró cuánto sabe sobre estos muchachos que estuvieron con él en las batallas sub15 y sub17. Su primer partido ante Francia era una marca no un simple partido pues los galos son candidatos naturales para campeonar  en este nivel.  Salieron adelante con holgura y en el segundo tiempo pasaron por encima del rival que quedó fundido y puso de relieve la previsión colombiana para afrontar los compromisos en la altura que perjudicó a los franceses, quienes no llegaron con esa preparación.

El planteamiento táctico de Lara, 4-2-3-1 inicial, se aseguró con la presencia de un efectivo e internacional Luis Muriel, acompañado por José Valencia un heredero cabal de las virtudes de su padre, el famoso “tren” Adolfo Valencia. James Rodríguez y Michael Ortega completaron la posibilidad de hacer daño en las vallas rivales, tal como lo demostraron no solo ante Francia sino también ante los africanos de Mali y, al final, tanto a Corea del Sur como  frente Costa Rica. La defensa colombiana también ha sido objeto de confianza y el guardameta tiene en su haber el hecho de tener un halo de seguridad, a partir de la circunstancia de que es muy difícil vulnerarlo dado que comete pocos errores con buen  despliegue técnico bajo los palos.  

Ya en carrera para continuar hacia el final -después de haber superado a los “ticos” en octavos, en un partido de los más difíciles que mostró este Mundial y donde estuvo eliminada hasta quince minutos antes de terminar el encuentro- Colombia se convierte en el más serio aspirante para disputar el encuentro definitivo. El encuentro con Costa Rica fue una de las mayores emociones de este torneo.

Los otros sudamericanos caminaron con diferentes ritmos hacia la opción de clasificación. Allí están en definitiva los siempre los favoritos, aunque decepcionen por su trabajo parcial o total: Brasil y  Argentina. Faltó Uruguay en esa lista de tres, pues los juveniles no pudieron ratificar lo que hicieron los mayores en la reciente Copa América y cayeron ante un Camerún que también se fue en la siguiente ronda.

Por Europa están en la lista de Cuartos tanto España como Portugal y la misma Francia que despertó después de la paliza que le propinó Colombia en su primera salida de Bogotá. Los galos ratificaron su papel de grandes y sus tradiciones. Los franceses las tienen y las pusieron sobre el campo de juego para superar el trago amargo de la primera derrota. Por África llegó Nigeria en solitario a este tramo y afirmó su papel relevante de siempre en la categoría juvenil Sub-20. En definitiva fue el mejor entre los africanos ya que los otros, entre ellos Malí y Camerún, no dieron todo lo que se esperaba de ellos para este Mundial.

El mundial de juveniles tiene una gran raigambre como escenario para catapultar a las figuras que van reinar en los años siguientes. Ya se sabe que la actual estructura nació hacia 1979 en un certamen sacó como astros a Diego Maradona y Ramón Díaz entre los campeones y al mítico uruguayo Enzo Francescoli, o jugadores que grabaron su nombre en altorrelieve para la historia del fútbol. Entre ellos, Salvador Cabañas, Carlos Valderrama, Leonel Álvarez o Ronaldinho y Ronaldo.

Argentina lleva seis copas acumuladas en esta categoría juvenil, cuatro de ellas de la mano José Pekerman, una con César Luis Menotti y otra con Hugo Tocalli. Los brasileños se han llevado cuatro trofeos, España dos y también hay en la sumatoria africanos como Nigeria, y europeos como Italia, Inglaterra y Portugal. La edad de los jugadores que participan en estos certámenes los encuentra con la frescura, la expectativa y el ansia de consagración. Están con toda la “polenta” y en el mejor momento de irrigación de testosterona.

Estos jugadores aún no tienen la madurez y el resultado del cultivo de años, pero están en el umbral y dan la señal más precisa de lo que puede pasar en el inmediato futuro. Una prueba de la falta de madurez que puede jugar una mala pasada en esta categoría fue la salida en falso de la Selección Argentina, contra el público y contra las instalaciones de vestuarios, en el estadio Atanasio Girardot de Medellín. Algo bochornoso, descalificatorio, digno de sanción social y que no debe repetirse a partir de medidas ejemplarizantes.

Entre las figuras que asoman en este Mundial están Philippe Coutinho y Adriano por Brasil, Érik Lamela e Juan Iturbe por la Argentina. Este último es un joven de 18 años que juega por ráfagas y del que se  hablan maravillas, a pesar de que no ha podido ratificarlas hasta el momento. En su último partido ante Egipto -el del bochorno que protagonizaron sus compañeros-  tuvo todo servido para hacer dos goles que no se concretaron. De Iturbe debe decirse que se han disputado su participación y nacionalidad tanto la Argentina como el Paraguay.

El otro americano es el siempre presente México, una Selección que está peleando desde hace más de una década los lugares relevantes de los desafíos futbolísticos internacionales de los que participa. En suma, son un cuarteto americano, un trío europeo y la poderosa Nigeria por el África los que se supieron ganar los ocho puestos finales para buscar la Copa. Un revuelto bastante equilibrado para un desafío mundialista que Colombia supo encarar con solvencia, hasta ahora (aresprensa).    


Visitas acumuladas para esta nota: 00933



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home