-----







CUMBRE DE CUMBRES EN CARTAGENA / ACTUALIDAD

Publicado el 11 de abril de 2012 // 14.25 horas, en Bogotá D.C.

Se Abre con Entorno Enrarecido 

CUMBRE DE CUMBRES EN CARTAGENA 

Es una curiosa y cruda circunstancia, un cruce imprevisto de condiciones que hace que esta Cumbre no sea como otras, aunque en general desde su nacimiento este encuentro de jefes de Estado y de gobierno del continente haya estado enmarcado por la polémica propia de las diferentes y complejas evoluciones de los países de esta zona del mundo y de sus signos ideológicos. Se hace claro en esta sexta edición que lo ideológico la está marcando desde comienzos del año.  En efecto, las expectativas por la Cumbre de las Américas se enrumbaron de ese modo desde que el presidente Rafael Correa signó en febrero a la reunión de Cartagena con el condicionamiento de la asistencia de los países del ALBA. Esto, si no se ajustaba el temario de la asamblea a situaciones calientes de la región, tal como es el caso de la situación en el Atlántico Sur, la presencia de Cuba y los acuerdos de defensa continental, en el limbo a partir de la desactivación de facto del TIAR en 1982. Ese condicionamiento enrareció el ambiente previo a la cumbre inminente. Pero no todo es aprensión, aunque bastante aprensión genera también la inclusión en agenda ¿paralela? del tema del cambio de las políticas de estado frente a las drogas. Un encuentro de empresarios es un injerto positivo como para tratar aquello de las oportunidades continentales frente a un mundo con una crisis prolongada cuyas sombras y amenazas no se desvanecen. 

Escribe: Rubén HIDALGO  

Colombia ha preparado con rigor el escenario de este acontecimiento continental y vuelve, como es lógico aunque incluso contra su voluntad en lo diplomático, a poner sobre la mesa la relación de los Estados Unidos y Canadá con el resto de América. Es claro que el tema ahora y siempre, tal como lo fue en Mar del Plata en 2005, lo que está en debate constante es el sitio de la primera potencia del mundo entre sus vecinos. No es sólo el tema de Cuba lo urticante o en todo caso lo es por oposición y precipitación.  

Esa situación, la cubana, tuvo a la cancillería colombiana a ritmo de vértigo en las semanas anteriores a esta reunión de Cartagena para generar el paso al costado de la presencia de la Isla y evitar, por sustracción, la no asistencia de los Estados Unidos. Ese era el primer riesgo superado sobre la hora, pero con actitud hierática por parte de la cancillería colombiana y los medios de comunicación del país sede de esta Cumbre.  

No obstante, lo ocurrido es un aviso de que más allá de los esfuerzos de componedores y estadistas, la cuña ideológica es un componente a tener en cuenta en el futuro de las relaciones entre los estados pugnaces con la evolución de la historia vigente dentro de los carriles del capitalismo y quienes con poder de estado y gobierno cuestionan ese derrotero y accionan de diversas formas por cambiar el estatu quo, o que lo proclaman al menos en discurso. Esto aun cuando debiera suponerse que las tensiones de la Guerra Fría habían dejado atrás ese tipo de debates. 

CRECIMIENTO Y POBREZA  

El tema de Cuba sigue vigente y el aviso para esta Sexta edición de la Cumbre de las Américas es un campanazo que se debe escuchar, la crisis al respecto está anunciada y se asoma para anestesiar el tratamiento de otros tópicos que el continente exige. Ocurre que para quienes cuestionan las condiciones generales de la región, resulta evidente que el tránsito por un desarrollo dentro de los moldes tradicionales no atenúa o lo hace de manera muy lenta, las situaciones de desigualdad de gruesos sectores de la población. El propio país anfitrión es un ejemplo de ese estado de cosas y, para colmo, con el ingrediente de la violencia armada crónica y distintiva del todo social, desde los años 50, en su escenario social. 

El eje de las temáticas entonces, debería ser el de la lucha contra la pobreza y un cierto sensorium alrededor de este punto hace que un hombre, como el presidente Juan Manuel Santos, que cree en la economía del mercado y sus virtudes pretendería liderar esa cruzada contra la marginalidad, que lastra las posibilidades inmediatas de América Latina como región emergente. Debe recordarse que este tipo de reuniones nació en 1994, con la idea de la creación de una zona de libre comercio con cobertura desde Alaska a Tierra del Fuego. Ese era el propósito impulsor de los Estados Unidos, después de haber puesto en vigencia su primer tratado zonal de fronteras comerciales abiertas con Canadá y México. 

PRESIDENTE JUAN MANUEL SANTOS

Pero la oposición fue inmediata y fruto de ello fue el nacimiento de la rebelión zapatista en el sur del país azteca y situaciones de revueltas callejeras de grupos radicales como las que debió enfrentar George Bush en Mar del Plata, en el año 2005, esto último con aliento solapado del gobierno argentino, encabezado por Néstor Kirchner. Una zona franca de intercambio continental con preeminencia de los Estados Unidos ponía los pelos de punta a más de uno y esto se repite desde el intento de Anfictionía de 1826, en Panamá. Al punto de que la ingenuidad cargada de tremores de aquella iniciativa preliminar de 1994 fue desechada de manera rápida, aunque siguió implícita en cada una de las cuatro reuniones cimeras posteriores a la primera, realizada en Miami.  

OPORTUNIDAD CON RIESGOS 

Lo cierto es que el propósito regional de cristalizar en conjunto una marcha hacia mejores horizontes en lo económico y en la distribución de los ingresos con mayor simetría e inclusión social requiere de respuestas sin demora, sobre todo en un tiempo cuyo punto axial es el cambio de polaridades de poder, además de la atenuación coyuntural de las hegemonías tradicionales y el traslado de centros de gravedad geopolítica y económica del Atlántico al Pacífico. En ese marco es donde afloran las emergencias de países como Brasil, la India o la China y también las oportunidades históricas que se desvanecen en poco tiempo.  

América Latina como conjunto produce un 30 por ciento de la riqueza mundial y aunque las materias primas -sobre todo las estratégicas si en ese rubro se incluyen hidrocarburos, minerales y alimentos- siguen siendo el frente principal de producción, existe coincidencia generalizada entre los gobiernos de la región en el planteamiento de que sin procesos de inclusión social y preparación adecuada de la población, los latinoamericanos verán pasar de largo y de nuevo el tren de esta historia de cambio y crisis que está vigente.  

CARTAGENA DE INDIAS

Es por eso que la agenda oficial de esta reunión cumbre de Cartagena, cuyas sesiones principales se cumplirán entre el 12 y el 15 de abril –esto aunque los grupos de contexto se reúnen desde los días previos- tiene importancia de coyuntura y las presiones sobre sus prioridades continúan incluso en las horas inmediatas preliminares a su núcleo duro de debates. También es por eso que se mantiene vigente, aun cuando no figure en el nudo temático principal, el abordaje con nuevas  visones y propuestas para combatir la industria del narcotráfico y sus centros de gravedad en lo que hace a despliegue de violencias, además delas condiciones de seguridad del continente, como consecuencia de la rémora de colonialismo que pone en riesgo general a la región desde el Atlántico Sur.  

Las mesas para las discusiones de empresarios y las contrapartes de inconformidad entre jóvenes y marginados o minorías reclamantes, son parte de esa agitación y nervioso ambiente, sin pesimismo, que se vive para el encuentro de la treintena de países de países que asisten a la Cumbre, con la ausencia de Ecuador entre los inconformes. Hasta la propia ciudad anfitriona tiene cosas que decir al respecto. En efecto, Cartagena es una estampa viva de las asimetrías y la exclusión de quienes, hasta este momento de la historia, no están invitados a la mesa de la opulencia y del disfrute de lo conquistado por los logros de la modernidad (aresprensa). 


Visitas acumuladas para esta nota: 00809



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home