-----
VEA: CINE // PROGRAMA EDITORIAL



CANNES: HANEKE GANÓ LA PALMA DE ORO / CINE / PATRIMONIOS CULTURALES / A-C

Publicado el 28 de mayo de 2012 / 15.00 horas, en Bogotá D.C.

CANNES: HANEKE GANÓ LA PALMA DE ORO

Al promediar en fase avanzada el desarrollo de esta edición 65 del Festival de Cannes, que acaba de concluir, ya existían cábalas difusas sobre los candidatos para alzarse con la Palma de Oro. Una de las opcionadas fue en algún momento la producción de Ken Loach, “Angel Share”. No fue la única, pero en verdad los pronósticos eran magros incluso en los días finales frente a lo tempraneros que habían sido en otras ediciones cercanas.  En efecto, los presuntos candidatos a consagración ya reunían varios títulos con méritos para el máximo galardón, muchos días antes de la fecha oficial, que en esta ocasión se conoció el domingo 27 de mayo. La Palma de Oro se la llevó Michael Haneke por “Amour”, una historia del afecto maltratado en el centro de las relaciones de una pareja de la tercera edad.

Ya en las diferentes proyecciones previas habían pasado trabajos como el del director Michel Gondry, con “The We and the I”, en la que se desarrolla una trama de cultura juvenil dentro un bus. El propósito de la propuesta era hacer que los adolescentes se interpretasen a sí mismos con la intención de borrar una imagen de estereotipo extendido: la de que los adolescentes “son tontos” y con conductas sin sentido.  También estuvieron en estas dos semanas de cine en la que se celebró el 65 aniversario del festival más importante del mundo, astros como el mexicano Gael García y el argentino Ricardo Darín.

Darín protagonista de la película extranjera que ganó Oscar en 2010 con “El Secreto de sus Ojos”, estuvo acompañando en esta ocasión a la película de Pablo Trapero “Elefante Blanco”, que estuvo entre las cintas latinoamericanas que apostaron por la Palma de Oro. En definitiva, el máximo galardón se lo llevó el austriaco Michael Hanecke por “Amour”. El laureado mexicano, por su lado, había llegado como protagonista de “No” y se alzó  con el premio consuelo aunque importante de Art Cinema, que otorga un jurado de programadores fílmicos independientes.

MICHAEL HANEKE
Palma de Oro - Cannes 2012

La cinta es una realización trinacional que reunió a chilenos, estadounidenses y mexicanos, dirigida por el austral Pablo Larraín. La historia de la película se ambienta en Chile, durante la campaña de referéndum, en 1988, que provocó el alejamiento del poder de Augusto Pinochet. Trapero, con Darín a bordo, se fue sin galardones y el premio Una Cierta Mirada se lo llevó otro mexicano, Michel Franco, con “Después de Lucía”.

Otra de las películas latinoamericanas que participó fue “7 Días en La Habana”, una cinta con el mismo número realizadores, que ensamblaron una historia unificada y en la que participaron el ya mencionado Trapero y Benicio del Toro. El exigente jurado se inclinó por el trabajo de Franco que tuvo su segunda participación en Cannes. El cine colombiano también tuvo su momento de esperanzas con la presentación de los filmes “La Sirga”, de William Vega y  “La Playa”, de Juan Andrés Arango.

Fueron los mexicanos los cineastas de este lado del mundo quienes tuvieron mayores y más altos reconocimientos para el cine latinoamericano. No obstante ciertas ausencias en la hora de los laureles, como aquel de los argentinos ya mencionados, lo cierto es que el cine latinoamericano tuvo en conjunto una brillante presentación en este recorrido de Cannes.  Al buen papel de Gael García y Larraín, debe agregarse el relieve que tuvo como premio al mejor director el también azteca Carlos Reygadas, con su controversial filme, “Post Tenebras Lux”. Una realización que se consideró innovadora del lenguaje cinematográfico.

GAEL GARCÍA BERNAL PABLO LARRAÍN

En la suma, el cine de América Latina no tuvo el paso opaco de la versión del año anterior y en esta ocasión fue España la que estuvo replegada en lo que hace a producciones en lenguas iberoamericanas. El trabajo de la península apenas tuvo presencia con el buen filme de Antonio Méndez Esparza “Aquí y Allá”, que recibió el Gran Premio de la Semana de la Crítica. Otro argentino, Alejandro Fadel, ganó lauro por “Los Salvajes”, en el marco de esa misma semana de la crítica, una sección paralela que es la más añeja del Festival de Cannes.  Brasil fue invitado de honor al Encuentro mundial pero, al igual que los argentinos con mayor relieve, se fue con las manos vacías.  

El trabajo que presentó el máximo galardonado, Michael Haneke, mostró en su libro la doble faz de los comportamientos civilizados, con su carga de psicopatía escondida en los modales y en un trato socialmente correcto de dos ancianos, quienes deben lidiar con enfermedades propias de la edad y el cerco de las alucinaciones, la desesperanza y el dolor del hastío frente a la vida. El rol protagónico estuvo a cargo de un artista con una pesada carga de honores y buen cine a lo largo de su extensa vida: Jean-Louis Trintignant, aquel de “Z” (1969), “Il Sorpasso” (1962) y tantos otros filmes que dejaron historia en las décadas de los años 60 y 70. La saga de Trintignant en esta ocasión estuvo acompañada por Emmanuelle Riva, tal como en otros tiempos coprotagonizó su labor con Irene Papas o Catherine Spaak  (aresprensa).   


Visitas acumuladas para esta nota: 00782


¡SÍGANOS Y COMENTE!


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2012                   
Volver al home