------
VEA: MODA // PROGRAMA EDITORIAL







HAIDER ACKERMANN: UN OUTSIDER DESDE LOS ORÍGENES / MODA / HEDONISMO / LOM

Publicado el 10 de julio de 2012 // 11.30 horas, en Bogotá D.C.

HAIDER ACKERMANN: UN OUTSIDER DESDE LOS ORÍGENES 

El diseñador Haider Ackermann será la figura principal de la celebración que prepara Colombiamoda para el 2013, por sus 25 años de trabajo colectivo. Ese personaje de primer plano internacional en el diseño moda estuvo en fecha reciente en  Bogotá, en una visita fugaz de promoción y juego recortado con los medios de comunicación. Ackermann ha realizado prendas que lucieron en su momento figuras de talla mundial tales como Victoria Beckham, Penélope Cruz, Tilda Swinton y Janet Jackson, entre otras. Este creador es considerado una suerte de outsider* metido en el sistema de la moda internacional, no sólo por su enfoque estético como diseñador sino además por sus orígenes y trayectoria, que incluyen la formación por ósmosis cultural durante su vida de niño en África. 

REPORTA: Martha ROMERO 

El criterio de análisis sobre el trabajo y trayectoria de Ackermann lo identifica con un perfil “cultural y urbano”, de tribu urbana. El corte de sus telas suele ser asimétrico. Tanto, que no falta quien en Bogotá diga con sorna que a primer golpe de vista algunos de sus “collages” y disposición de telas parecen más bien una manta de gamín para el descanso bajo el cielo aunque, para el caso, más bien sobre el hombro y al mediodía, caminando por las calles del centro de la capital colombiana.  

Esta ironía hace alusión también al uso de materiales diversos que se fusionan y alternan entre lo informal y lo sofisticado. Algo importante en la tendencia prêt-à-porter, porque ésta ha sido siempre, precisamente, la síntesis icónica de mayor relieve sobre lo urbano en la moda.  

La cuota de lo salvaje insertado en la sensibilidad y mentalidad de la gente de la ciudad, dentro de las realizaciones de Ackermann y de su enfoque estético, es el cuero que aporta a las piezas creadas “algo de animal y cierto toque de barbarie”, que en verdad es una pincelada de rebeldía y sensualidad, con algo de atenuada protesta y reacción postmoderna. Es por eso que incluye colores brillantes, cortados con negros o grises; así como también el cruce entre tonos amarillos con rojo.  

Alguna vez Ackermann dijo que su proceso creativo en el inicio de cada jornada se produce con una buena ambientación musical. En ese contexto considera también que la figura femenina le aporta a su trabajo mucho más que la del hombre, para la línea creativa que él desarrolla. Eso en sí mismo no habla de la verdadera fundamentación que tiene el creador en la compleja mezcla de sus propias vivencias. 

HAIDER ACKERMANN

Más allá de su sólida formación académica el libro vital de Ackermann tiene páginas que dan razones más explícitas sobre los simbolismos que traza en sus diseños. Una parte de su niñez transcurrió en África donde sus padres de adopción y crianza recorrieron aquel continente por razones de trabajo. Ese panorama de inmersión cultural brinda claves sobre los principios “primitivos” de sus diseños. ¿Acaso aquéllas mantas de evocación trashumante y de marginal urbano no aluden también a ciertas prendas tradicionales africanas?; esa podría ser, sin duda, parte de la herencia y la mezcla cultural que exhiben sus creaciones.  

Al margen de lo anterior quizá también sea pertinente recordar que Ackermann nació en Bogotá, ciudad andina que era en el año de su nacimiento era una gran aldea que él no alcanzó a conocer pues su adopción se produjo de inmediato, una vez abrió sus ojos al complejo mundo que, en el año 1971, aún no acababa de salir de la agitación y riqueza creativa de la década de los años 60. Un mundo que tampoco  imaginaba que iba a afrontar la primera gran crisis petrolera y las preocupaciones germinales por el medio ambiente.  

En ese panorama global que se anticipaba, pasó parte de sus primeros años en Francia y luego a la experiencia africana, para una posterior residencia permanente en Europa.  Después, llegó su preparación superior en la Real Academia de Bellas Artes de Amberes, Bélgica. El resto es historia conocida: el reconocimiento de Karl Lagerfeld como posible sucesor de su reinado y las menciones para la nómina de Chanel o Dior. En ese mapa de expectativas y realizaciones Ackermann es un invitado consuetudinario a la Semana de la Moda de París.      

La presencia y el reencuentro del diseñador con Bogotá trajo algunos disgustos. Entre ellos, el incomprensible manejo torpe de una organizadora -quien supuso que imponer cortapisas al contacto con el diseñador que tomaba las primeras impresiones conscientes con el país que lo vio nacer pero no le pudo aportar identidad- cuyo poco tacto delegado para la ocasión, hubiese dado mejores frutos si no se hubiesen impuesto vanos intentos represivos para la toma de fotos del personaje o para recabar esas iniciales percepciones adultas del país donde nació. Aquella aldea de los años 70 ha puesto marca parroquial en la mentalidad de quienes suponen que reprimir y coartar a la prensa genera réditos positivos (aresprensa).

-----

*el anglicismo outsider vale aquí como expresión para quien se mueve con actitudes y marcas comportamentales de raíz cultural alternas a las oficiales o aceptadas por una mayoría supuesta.    


Visitas acumuladas para esta nota: 01133



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home