------
VEAELIMINATORIAS SUDAMERICANAS BRASIL 2014 / PROGRAMA ESPECIAL







MERECIDO PARA EL “TRI”: ¡MÉXICO, CAMPEÓN DORADO! / ÓRBITA FÚTBOL / OLÍMPICOS LONDRES 2012 / LOM      

Publicado el 12 de agosto de 2012 / 11.11 horas en Bogotá D.C.

Brasil se derrumbó en el Último Partido, pero estaba Previsto  

MERECIDO PARA EL “TRI”: ¡MÉXICO, CAMPEÓN DORADO! 

Mal pronóstico este resultado del fútbol olímpico para un Brasil que tiene el compromiso mundialista para dentro de dos años. Mal presagio también para un entrenador carioca en el que nunca se ha confiado, como ocurre con cualquier D.T. brasileño y como también ocurrió con su antecesor, el célebre “Dunga”, pero más es ahora en el caso de este infortunado Luis Antônio Venker de Menezes, más conocido como “Mano” Menezes. Ya se sabía que este conjunto brasileño presente en Londres tenía un defecto histórico del Brasil que, precisamente, “Dunga” había corregido: defensas flojas que quedaban ocultas en los resultados por el desequilibrio siempre vigente de grandes delanteros y eficientes jugadores en el mediocampo. El drama volvió para este Brasil ante un México que aprovechó esas deficiencias que los débiles rivales -salvo Corea del Sur- que tuvo en este torneo no pudieron aprovechar de manera contundente.  De nuevo pierden los sudamericanos la oportunidad de llevarse un primer oro olímpico del que sufren por carencia sus vitrinas y que los pone por debajo de sus rivales eternos en el patio propio: Uruguay y Argentina. Una medalla de plata para los brasileños es lo mismo que nada.    

El estadio icónico e histórico de Wembley se vistió de gala y estuvo abarrotado para despedir a los dos equipos que protagonizaron la Final del fútbol olímpico masculino: México y Brasil. La definición fue ajustada y merecida para un conjunto azteca que dominó en buena parte del encuentro y que, salvo en una de las jugadas postreras, no cometió los errores defensivos que sí pagó muy caro el grupo humano que estaba obligado a ganar este oro: Brasil. 

Los brasileños se llevan una nueva medalla de plata y una nueva frustración porque es cierto que esa presea pálida para nada le sirve a un país que quiere y aspira, así  seguirá por ahora, el premio áureo que nunca ha podido llevarse a casa. Las deficiencias defensivas traicionaron a esta “verde amarelha” en la instancia definitiva. El primer gol mexicano llegó a pocos segundos de iniciado el partido, marcando dos records, en un error casi infantil de entrega por parte de la zaga sudamericana. 

El segundo llegó en el tiempo complementario con un tiro libre que encontró la cabeza sin marca del mexicano Oribe Peralta, quien por segunda vez en el encuentro condenaba a un Brasil que no lució timorato pero sí incapaz para imponerse. A esta altura ya era evidente que el técnico mexicano Luis Fernando Tena había superado en planteamiento táctico a su colega “Mano” Menezes. El orientador azteca hizo los cambios y la disposición adecuada de sus muchachos frente a un rival que por momentos también tuvo control del partido, pero que en general había entregado desde el inicio el control de las acciones al rival. 

México pudo haber aumentado con simpleza el marcador con un fútbol sencillo, directo y bien concebido, sin las gambetas inútiles de Neymar, lejos del área, sin el juego sucio que exhibió este “scratch” ante Corea del Sur y sin la doble carga emocional de tener que llevarse a casa el máximo galardón, junto con la obligación de estar obligado a realizar pasado mañana un Mundial de fútbol. Brasil perdió ante un México que siempre estuvo por encima y, para colmo, ante una afición latinoamericana que aún no cree -salvo los propios mexicanos- que ese país ya está desde hace tiempo listo para disputar con buen suceso este tipo de compromisos. 

En realidad, parecía que no les pesaba la ausencia en el campo del símbolo vigente del actual poderío mexicano: Giovani dos Santos. El primer gol fue dedicado por entero al eficaz y talentoso delantero que se perdió la cita de gloria debido a una lesión. Fue evidente que en el proceso y las definiciones a este grupo del “Tri” no le hacía falta la presencia de dos Santos para hacer bien su faena. Vaya si la cumplió. 

Se advertía al menos desde el partido con Honduras, que Brasil en cualquier momento podía tener un traspié como el que acaba de sufrir. El encuentro con los coreanos profundizó las dudas que se habían puesto sobre la mesa desde el comienzo. Para colmo, se advierten fricciones en el seno de esta selección carioca, los que se hicieron evidentes en los últimos minutos del partido con la discusión en campo de Rafael y Juan Jesús. Si un orientador como Menezes, para un país como Brasil, no tiene  control de vestuario ni de temperamento de sus dirigidos, todo está perdido. 

El bronce para Corea del Sur fue la coronación de una buena campaña y la consolación del penúltimo partido en el cual, frente a Brasil, resignó de manera digna la posibilidad de disputar el oro olímpico ante México. No debe olvidarse que en ese penúltimo partido que los auriverde ganaron de manera cómoda, lo hizo también con la ayuda de un sesgo arbitral bochornoso del checo Pavel Kralovec en beneficio de los sudamericanos, quien frustró al menos dos penales que hubiesen merecido los asiáticos. 

Ocurre que esta selección brasileña transitó todo el camino hacia la final ganando de manera invicta y con marcadores holgados de tres goles en todos sus encuentros, pero frente a rivales que, pareciera, fueron puestos a propósito para la buena clasificación del finalista, ansioso por el oro. Más ansioso que un México que llegaba por primera vez a una definición de este linaje.

Los asiáticos, japoneses y coreanos, coronan en esta Olimpíada Londres 2012 una excelente campaña futbolística y ese penúltimo juego de consolación fue un justo premio, aunque poco, para ambos equipos, pues cualquiera de ellos era buen merecedor del metal opaco, por la tercera posición entre los mejores. En esta presentación olímpica, tanto Corea como Japón vuelven a mostrar la gran evolución de su fútbol y una presentación cada vez mejor posicionada en estas citas de élite del balompié mundial. La síntesis del compromiso olímpico londinense es que ahora la cabeza de Menezes está a disposición del verdugo. En este caso, el verdugo ha sido él mismo (aresprensa).


Visitas acumuladas para esta nota: 01769



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home