------
VEA: CINE // PROGRAMA EDITORIAL







LEÓN DORADO PARA COREA EN EDICIÓN 69 DE LA MOSTRA VENECIANA / CINE / A-P

Publicado el 10 de septiembre de 2012 // 12.05 horas, en Bogotá D.C.

LEÓN DORADO PARA COREA EN EDICIÓN 69 DE LA MOSTRA VENECIANA 

Al finalizar el famoso festival de Venecia en su edición 69, las presentaciones y las tendencias de uno de los tres encuentros de cine más famosos, en conjunto con Cannes y Hollywood, ratificaron unas políticas que se han ido afirmando con estrellas negras en los últimos años: aparente despegue de “lo comercial por lo comercial” pero que al tiempo tiene también el rostro contrapuesto que se distingue por la presencia de las figuras más icónicas de la industria. La Mostra trajo en su programación a nombres como los de Robert Redford, Javier Bardem, Pierce Brosnan, Zac Efron y Kiefer Sutherland, en lista incompleta. Esa cadena de luminarias en la ciudad de los canales y los leones custodios pretende mantener su lustre en medio de una crisis a la que no es ajeno un Festival que cubre sus baches con elegancia. 

La coreana “Pietà” del director Kim Ki-duk se alzó con el codiciado León de Oro (“Leone d´oro”),  y el final se cerró por un Oriente relevante, tal como había comenzado. El trabajo de Corea le arrebató el lauro más alto a “The Master”, una realización norteamericana que se llevó el León de Plata y el galardón a la mejor dirección para Paul Thomas Anderson. El premio a la mejor interpretación masculina fue para los también estadounidenses Philip Seymour Hoffman y Joaquin Phoenix, por ese mismo filme.  

Esta realización galardonada con el segundo premio trata de manera indirecta el tema de los conflictos presuntos y personales que genera la militancia en la llamada “cienciología”. Hoffman recogió su león plateado y la Copa Volpi compartida con su compañero Phoenix y afirmó que Anderson es “uno de los mejores directores del mundo”, quizá con un cierto de desdén por haber perdido el oro veneciano. 

En la apertura de esta “mostra” la francesa revista “Vogue” dio una fiesta de relieve como corresponde al paralelo del cine con el glamour y en esa secuencia se desplegaron los vestidos de reciente diseño, el peinado y el maquillaje de presentación para alta gama. En ese sentido, nada le faltó a esta Venecia del festival de cine con su propio encanto, ya de por sí tan cinematográfico como histórico. 

Brillante Mendoza y el elenco de "Thy Womb"

La dimensión alternativa de la muestra italiana tuvo a la película india “The Reluctant Fundamentalist” como un producto preeminente para anteponer a la cara estrictamente comercial. Pero esa película que abrió el encuentro no tuvo una recepción auspiciosa por la crítica internacional que se congregó en Venecia. Esto quizá porque la insistencia de la directora Mira Nair en abordar las secuelas del 11 de septiembre, lo que genera ya cierta fatiga a once años de lo ocurrido en New York.  

La trama presenta a un analista financiero pakistaní de Wall Street que no supera el choque cultural entre su propio “sueño americano”, la suerte de unos rehenes y la nostalgia ancestral por su patria. Los variados y en general irónicos conceptos que la prensa ha expuesto sobre la producción que presentó la directora india, no suben de “una estructura mal concebida” y que el mensaje “es algo evasivo en la equivalencia” entre el maximalismo musulmán y el agresivo capitalismo extremo. Esto además de la decepción, “porque no cuenta nada que no se haya dicho antes”.  

En el resumen, esta sugestiva edición 69 de la Mostra tuvo un fuerte toque oriental no sólo por la asignación del premio mayor y el trabajo de la India. Por ejemplo, el filipino Brillante Mendoza no obtuvo galardones de primer orden pero sí un gran impacto con su realización “Thy Womb”, una película costumbrista ambientada en el sur del Archipiélago que conformó como nación España entre los siglos XVI y XIX. Allí se trata el tema de la poligamia aceptada socialmente en la complejidad de las costumbres musulmanas y el cruce con las tradiciones diversas de ese país multicultural en el que pervive bajo la piel la presencia hispana.  

El realizador filipino ha sido muy criticado por sus anteriores trabajos cargados de historias intrincadas y atravesado por los complejos problemas sin aparente solución de la sociedad a la que pertenece, entre otros, los sórdidos escenarios marginales de Manila. En esta ocasión acudió a un entorno que es lo opuesto a su línea y muestra a una Filipinas cargada de folclorismo y colorido, casi como una postal turística, que no elude las contradicciones de concepción sobre lo social y lo afectivo.    

Cabe señalar que el máximo premio para Corea fue por el mérito de una historia que impugna la disolución que impone en las relaciones interpersonales la lógica irracional del capitalismo. Si se plantea en estos términos, lo que presentó Oriente tanto en la producción india como en la triunfadora, puede decirse que ambas son una crítica cultural a los metarrelatos occidentales y su presunción de universalidad, en tanto que los núcleos de las matrices culturales orientales serían una suerte de impugnación indirecta a esas formas de articulación social que lidera Occidente, mediadas por el valor de cambio en sus formas más ríspidas (aresprensa). 


Visitas acumuladas para esta nota: 00679



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home