VEA: CINE // PROGRAMA EDITORIAL







LO QUE DEJÓ SAN SEBASTIÁN / CINE / PATRIMONIOS CULTURALES / A-P

Publicado el 02 de octubre de 2012 // 16.25 horas, en Bogotá D.C.

LO QUE DEJÓ SAN SEBASTIÁN 

En el curso de pocas décadas, el tradicional festival español -mejor dicho, vasco- ha puesto a la Península en los primeros planos de ese cine al que se considera importante en el plano internacional. Es San Sebastián una de las mejores vitrinas de la producción iberoamericana, no sólo la española, y es una manera refinada de realzar la producción estética en celuloide, hecha con la lengua de Cervantes. Aunque este encuentro de la costa cantábrica no hace ascos en lo que tiene que ver con el idioma de referencia territorial y es tan universal como sus pares del mundo. San Sebastián cumplió su edición 60 en esta versión de septiembre de 2012. 

En el transcurso de este reconocido encuentro de cine del país vasco español, el director Pablo Berger hizo conocer su largometraje “Blancanieves”, que muchos supusieron como una suerte de paralelo con la francesa “The Artist”, no sólo por el hecho de ser muda y representativa de los inicios de la historia del cine.  Berger le salió al cruce a la crítica mordaz para decir que su trabajo es sobre el cine mudo europeo, con lo que en realidad no aclaró mucho. En el caso de esta película de estreno el reparto es de lujo y no hay artistas de cartel relativo hasta la aparición en pantalla: Maribel Verdú, Ángela Molina y Macarena García.  

Tal cual debe ocurrir en una gala cinematográfica como ésta, hubo homenajes relevantes. Uno de ellos a Richard Gere quien junto con Susan Sarandon presentó la obra “El Fraude”. El cumpleaños 60, en la apertura del encuentro, se hizo con un recorrido en imágenes diversas sobre lo ocurrido en estas seis décadas.  También el cuestionado Oliver Stone, militante internacional del chavismo venezolano, recibió el premio Donosti. En esa línea de internacionales y acompañando a Stone,  aparecieron figuras como John Travolta y Benicio del Toro, protagonistas de la cinta “Savages.  

Entre los latinoamericanos, el recurrente Gael García presentó la película “No”, del chileno Pablo Larraín. El director austral acude a la memoria reciente de los procesos de su país, con una trama que, como es de su peso, trae otra vez a escena la figura de Augusto Pinochet. Los sucesos que se produjeron en ese país con el derrocamiento del socialista Salvador Allende y la larga permanencia del militar chileno en el Palacio de la Moneda, en conjunto con las repercusiones sociales que trajo su gestión, son fuente permanente para recreación estética e histórica.  

En este caso, se trata del referendo de 1988, cuando la administración del jefe uniformado que encabezó el golpe de 1973, debió convocar a la voluntad y la opinión chilena que se decidiría por la no continuidad de su gobierno. García interpreta a un audaz creativo publicitario que se encarga de la campaña a favor del “no” contra Pinochet. Cabe señalar que este filme de Larraín representará a Chile en la Academia como candidata al Oscar por la mejor película hablada en lengua no inglesa.  

GAEL GARCÍA

Uno de los premios relevantes de este festival, el Donostia, se lo llevó el escocés Ewan Mc Gregor quien dijo en sus primeras reacciones por el lauro que no merecía estar al lado de Woody Allen, Meryl Streep o Richard Gere, quienes ya se habían llevado el galardón en anteriores versiones del encuentro de San Sebastián. El británico carga en sus espaldas con más de 50 largometrajes y este reconocimiento es una parada de alto relieve en su carrera. Mc Gregor fue el seductor de Nicole Kidman en “Moulin Rouge”, pero también ha hecho de soldado, ejecutivo, sacerdote y de escritor a sueldo, en su larga trayectoria fílmica

El principal galardón, la Concha de Oro, se fue con el francés  François Ozon y su obra “Dans la Maison”. Si bien el primer lugar lo ocupó el cine galo, los españoles ocuparon un digno segundo puesto con los premios que se llevaron como Mejor Actriz y Especial del Jurado para la ya mencionada “Blancanieves”, de Pablo Berger. El de Mejor Actor fue para José Sacristán por la coproducción de factura argentina “El Muerto y ser Feliz” de Javier Rebollo, que se presentará en la apertura del cercano Festival de Mar del Plata, en Sudamérica.  

En la categoría Horizontes Latinos también la Argentina se llevó su logro con “El último Elvis”, de Armando Bo, en tanto que la chilena “Carne de Perro”, de Fernando Guzzoni, se alzó con el mayor lauro en la categoría de Nuevos Directores. En la suma, la cosecha latinoamericana no fue de segunda línea. El rioplatense Ricardo Darín, el hombre del Oscar por “El Secreto de sus Ojos”, fue el responsable de entregar honores tanto a Sacristán como Dustin Hoffman, quien recibió el premio de honor por su trayectoria (aresprensa).   


Visitas acumuladas para esta nota: 00652



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home