------







EL IDIOTARIO DE CRISTINA FERNÁNDEZ / LA TERCERA OREJA / ACTUALIDAD

Publicado el 24 de octubre de 2012 // 13.00 horas, en Bogotá D.C.

Aquello que se escucha aunque se diga en voz baja  

(El chisme no es la verdad, pero sus elementos implícitos pueden ayudar a reconstruirla) 

Esta sección le debe su nombre a un famoso programa radial de misterio que se emitía en Chile por los años 60. Esa es única deuda que tenemos con la prestigiosa radiofonía chilena. Hecho el ajuste de cuentas, debe decirse que, aquí, el espacio está destinado a la picaresca que disuelve nuestra seria política editorial. El único misterio es el propio que encierra todo chisme.


  • Sólo aquél que come ajos es capaz de darte aliento verdadero


EL IDIOTARIO DE CRISTINA FERNÁNDEZ 

Son frases sueltas dentro de sus intervenciones. A veces pretenden generar una suerte de cercanía con sus audiencias inmediatas o distantes. Las primeras, es normal que sean ante sus aplaudidores de turno. Otras, se supone que son para ese 50 por ciento y algo más que la votó el año pasado y que, también se supone, está compuesto por aquel electorado que se favorece con los subsidios y dádivas que a puñados le han permitido a la presidenta argentina mantener su clientela y lo que de manera ampulosa se denomina “el modelo”. También es cierto que a veces se la cita fuera de contexto, con la intención de fustigarla y de construirle una negra aureola de ignorancia o despiste que no le afectaría al ciudadano común en su vida cotidiana pero sí afecta a quien se presume que debería pensar, decir y parecer una estadista. Aunque es claro que la señora Fernández insiste airosa en sus inefables salidas verbales. Esto, en parte por el éxito de continuar sumergiendo a su país en la galaxia “tercermundista” que a ella y a su círculo inmediato parece no inmutarlos. Eso es lo de ella, por eso no pueden extrañar las perlas negras y continuas de su discurso. La lista incompleta de este “idiotario” preliminar es el siguiente. 

  • Deben temerle a Dios y a mí, un poquito”. Lo dijo hace dos meses y para llamar la atención a los funcionarios públicos que no realizan de manera adecuada sus obligaciones. Pero, sin duda, esa frase de ama de casa debería caer mal porque ciertas confianzas en una presidenta no son bien vistas. Además, por el simple hecho de ser una ciudadana argentina, y con los estereotipos que en América Latina se manejan sobre los argentinos, hubiese sido mejor para doña Cristina Fernández que hubiera pensado una fracción de segundo antes de disparar el dislate
  • Se nos dio un lugar en los famosos salones del Arsenal", expresó la presidenta argentina en una alocución que se pudo escuchar también en Venecia, y agregó: "…para que tengan una idea: cuando se construyó [el Arsenal] en 1570, en Italia vivían los genios del Renacimiento: Leonardo da Vinci y Miguel Ángel”. Lanzó el disparate también en los últimos días de agosto, suelta de cuerpo en el micrófono, tal como siempre lo hace, y mezcló fechas, escenarios, situaciones y personajes del Renacimiento que -por la fractura y falta de sindéresis- hubiesen hecho ruborizar a cualquier persona con mediana cultura. En el año y en el tiempo que citó Fernández, cuando -según ella- se construyó el edificio italiano que ahora aloja a la XIII Exposición Internacional de Arquitectura, ya no existía ninguno de los dos geniales artistas a quienes hizo alusión. Sobre todo el primero, llevaba ya medio siglo de muerto para el momento de lo que ella dató como el tiempo de construcción de “El Arsenal”, el cual tampoco es de esa época. No tenía necesidad de haber nombrado a esos artistas ni la fecha de construcción del histórico edificio, nadie se lo hubiese exigido y el papel de erudita, que a veces se gasta, la volvió a dejar malparada. Fue en la inauguración del Pabellón Permanente de la Argentina en la Bienal de Venecia. Todo el mundo sabe que la cultura general de la presidenta Fernández es bastante limitada, tal como lo es la de algunos de los presidentes de su entorno contestatario latinoamericano, pero nadie le pide más de lo que puede dar. ¿Por qué lo hizo?, es un misterio. Quizá suponga que todo su auditorio, en el mundo, es también ignorante. Es por eso que se le suma este despliegue de su propia condición ignara, como parte de su extenso idiotario.  
  •  “Esto es Harvard, no La Matanza”. Lo dijo como lo hace casi siempre, con locuacidad gestual y alterada, tratando de descalificar a los muchachos estudiantes de la universidad norteamericana, que habían sido citados a su disertación de hace menos de un mes en uno de los auditorios de esa casa de altos estudios en los Estados Unidos. Éstos la sometieron a un sencillo y espontáneo cuestionario -que también después fue descalificado por la expresión genuflexa de sus voceros oficiosos en la Argentina- tocando los temas a los que ella evita referirse de manera directa en su país. Al comparar de manera asimétrica a la universidad de los Estados Unidos con la otra, la de Argentina, situada en el conurbano bonaerense -poblado por sectores humildes- recibió el repudio generalizado. En verdad, una buena parte del estudiantado de la Universidad de La Matanza, lo mismo que su población, objeto del exabrupto de la presidenta, conforman las filas de su clientela electoral
  • En la Argentina “…no hay cepo cambiario, sino cepo democrático”. Lo dijo en tiempo reciente, para negar que existan en la Argentina restricciones al ejercicio de derechos elementales, tales como la libertad de elección y locomoción, con el control de cambios impuesto en ese país desde fines del año pasado. Así como también ha negado que exista un evidente avance ofensivo en contra de la libertad de expresión, encabezado por la administración de Fernández. Es parte de la intencionada y efectiva esquizofrenia política y constitucional que en detrimento del Estado de Derecho mantiene de manera radical el vigente gobierno de la Casa Rosada. La desafortunada expresión la hizo en su país después del papelón que pasó con las preguntas que le lanzaron los jóvenes en la Universidad de Harvard, cuando perdió los estribos ante una elemental requisitoria de la que un verdadero estadista hubiese salido avante con un sencillo recurso: decir la verdad. Sobre todo, cuando se le indagó sobre el origen de su fortuna personal, con crecimiento geométrico durante la gestión  del matrimonio Kirchner. En aquella ocasión, la salida puntual fue acudir al infantil recurso de decir que le había ido muy bien con su "profesión de abogada”, antes de asumir funciones de Estado. En todo caso, ¿alguien sabe qué es un cepo democrático y en qué se diferencia de un cepo a secas?, esto sobre todo a sabiendas de que en tajante definición, ese aparato no es otra cosa más que un instrumento de tortura (aresprensa).


Visitas acumuladas para esta nota: 01138



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home