PUERTAS CERRADAS PARA SIMÓN TRINIDAD / LA TERCERA OREJA / ACTUALIDAD

Publicado el 13 de noviembre de 2012 // 11.40 horas, en Bogotá D.C.

Aquello que se escucha aunque se diga en voz baja  

(El chisme no es la verdad, pero sus elementos implícitos pueden ayudar a reconstruirla)

Esta sección le debe su nombre a un famoso programa radial de misterio que se emitía en Chile por los años 60. Esa es única deuda que tenemos con la prestigiosa radiofonía chilena. Hecho el ajuste de cuentas, debe decirse que, aquí, el espacio está destinado a la picaresca que disuelve nuestra seria política editorial. El único misterio es el propio que encierra todo chisme.


  • Doña Alejandra Montoya, humorista y presentadora de la radio colombiana, optó por una intervención científica para la fertilización que le permitió ser mamá. Nadie de La Luciérnaga pudo.

PUERTAS CERRADAS PARA SIMÓN TRINIDAD 

Fuentes primarias oficiosas del entorno de la embajada de Estados Unidos en Bogotá, han hecho saber con nivel de confidencialidad en círculos cercanos al gobierno colombiano, que está cancelada cualquier posibilidad de participación de Ovidio Palmera (a) Simón Trinidad en las conversaciones de La Habana para tentar la paz en el largo conflicto que mantiene el país sudamericano con sus impugnadores armados, al margen de la ley.  Las conversaciones que se iniciaron y sostienen por iniciativa de Bogotá con el grupo por fuera de la ley, tuvo un requerimiento preliminar de la organización subversiva en el sentido  de plantear la presencia del terrorista preso y condenado en los Estados Unidos. La hipotética presencia de Palmera o Trinidad se hubiese realizado como integrante de la representación que esta agrupación criminal tiene en la capital cubana para las tratativas de paz. De manera ambigua ya el embajador de Estados Unidos en la capital colombiana había anunciado el rechazo a que la justicia de su país pudiese reconsiderar la situación del subversivo preso, en horas coincidentes con el desarrollo de las elecciones de los Estados Unidos. Algo similar se deslizó en una cadena de radio de Bogotá al mediodía del domingo pasado. La confirmación de la negativa del gobierno de Barack Obama a interceder en este plano se habría efectuado menos de 48 horas después de conocido el triunfo del mandatario norteamericano.   

Simón Trinidad fue capturado en Ecuador, en un espectacular operativo de inteligencia que tuvo como protagonistas a agentes encubiertos tanto colombianos como ecuatorianos, en los primeros días del año 2004. Siempre se ha sostenido que la captura de Palmera fue un golpe indirecto, resultado de un seguimiento que pretendía aprehender al segundo hombre de las FARC, alias Raúl Reyes, quien residía en el borde de la frontera colombo-ecuatoriana y, desde el territorio del vecino país, dirigía operaciones militares hacia objetivos civiles e institucionales en el interior de Colombia. 

Este jefe terrorista fue puesto fuera de combate cuatro años después de la caída de Palmera, en marzo de 2008, en un ataque aéreo sobre su campamento en área ecuatoriana, lo que generó una larga crisis diplomática resuelta bajo la administración del presidente Juan Manuel Santos Calderón. Fue precisamente el actual mandatario colombiano quien dio la orden de bombardear el comando de Reyes, cuando se desempeñaba como ministro de defensa del presidente Álvaro Uribe.  

Palmera no era un hombre de bajo rango en las FARC y en el momento de su pérdida de libertad ocupaba un cargo cercano al llamado Secretariado de la organización armada, al tiempo que fue negociador en las mesas de la frustrada experiencia de paz de El Caguán, durante la administración del presidente Andrés Pastrana. No obstante, siempre los dirigentes de las FARC han guardado silencio sobre las responsabilidades reales y concretas de Trinidad dentro de sus filas. 

Este hombre cumple en los Estados Unidos una condena de 60 años por su intervención en el secuestro de ciudadanos norteamericanos, lavado de activos y nexos con el negocio del  narcotráfico, aunque este último cargo nunca ha podido ser confirmado. También los voceros de la organización armada han negado vínculos con esta industria y tráfico ilegal, no obstante la consistente evidencia de su manejo y control en territorios y corredores de tráfico de esas sustancias, en áreas de su influencia en el interior del territorio colombiano.  

La extradición de Trinidad, después de su entrega a las autoridades colombianas por parte de Ecuador, se produjo casi un año después de su captura y fue puesto bajo control de la DEA en el último día de 2004. En diversas ocasiones, las FARC han señalado que los caminos de paz posible y negociable con el gobierno colombiano tendrán la sombra y el obstáculo de la prisión de Trinidad y de otros integrantes de esa organización al margen de la ley, en los Estados Unidos.  

Si bien no se considera, desde los círculos externos de la negociación de la capital cubana, que el rechazo a una libertad condicionada o la participación intramuros de Palmera en las negociaciones de Cuba pueda afectar el curso de esas conversaciones, lo cierto es que la organización a la que perteneció siempre ha mantenido una línea coherente al respecto y parece poco probable que se conforme con esa negativa de los Estados Unidos. Para aquéllos que tienen afinidad ideológica o emocional con esperanzas sobre el curso de los hechos hacia la paz que comienzan a correr en La Habana, la decisión de Washington es un traspié a tener en cuenta. 

Tales esperanzas estaban basadas en la posibilidad de un indulto, que es potestad del Ejecutivo norteamericano, como parte de la  expresada voluntad del gobierno Obama en apoyar el proceso abierto por la administración de Bogotá con la principal banda armada que ha azotado con violencia al país en el último medio siglo. La reelección del aspirante demócrata alimentaba aquellas esperanzas que, según se ve, estaban sostenidas en el aire. Nada estuvo más allá de un verdadero “wishfulthinking”, un verdadero “pensar con el deseo”, en términos literales de la expresión sajona (aresprensa).   


Visitas acumuladas para esta nota: 01142



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home