COLOMBIA: SALARIO Y EQUIDAD MISERABLES / ACTUALIDAD

Publicado el 31 de diciembre de 2012 // 10.00 horas, en Bogotá D.C. 

COLOMBIA: SALARIO Y EQUIDAD MISERABLES 

Estaba cantado el fiasco del aumento salarial 2013 para los empleados de menor nivel en el escalafón laboral colombiano y también lo estaban los rocambolescos procesos previos, en los que participaron los asalariados organizados. El magro cuatro por ciento mensual, con apenas unas líneas porcentuales por encima, ahoga en la dura realidad a la pirotecnia verbal del presidente Juan Manuel Santos y su círculo de gobierno, sobre la presunción programática de reducir los niveles de inequidad social. En contrapartida, un alivio tributario de un 13 por ciento para el sector empresarial torna, desmesurada, escandalosa y distorsionada la brecha que se abre en la búsqueda de una sociedad más justa en el país cafetero. 

En las semanas previas al “ukase* salarial del Ejecutivo colombiano, anunciado en el último viernes de diciembre, el vicepresidente Angelino Garzón había tachado sin miramientos de “miserables”,  a ese privilegiado sector que constituye al empresariado colombiano,  al proponer un incremento mensual de apenas un 3.5 por ciento, frente a los casi 7 puntos que había planteado como exigencia la CGT y el 10 por ciento que había reclamado la CUT, dos de las principales centrales obreras del país

Los expertos economistas de una de estas centrales, César Torres y Antonio Avendaño, ya habían confrontado con argumentos teóricos y modelos estadísticos a sus colegas del gobierno, señalando que el apriete en el consumo, realizado por la visión de conjunto tanto ideológica como económica en la coyunda empresarios-gobierno, acentuaría en mayor medida la desigualdad de por sí tan desafiante como también escandalosa, tal como se presume que propicia la misma reforma tributaria y cuyo eje establece una suba geométrica de los ingresos de las empresas,  puesta en vigencia con el respaldo del Congreso en los últimos días de diciembre.  

La situación planteada anuncia un 2013 de fuerte agitación laboral, vistas las impugnaciones hechas por los sectores sociales tanto al alivio en los tributos de quienes más ganan, como a la desaparición de los “parafiscales” que alimentaban con recursos a entidades de alivio social. El gobierno echó sobre sus espaldas el mantenimiento de esas instituciones, a pesar de la incredulidad que al respecto marcaron los sectores críticos con ese paso

La teoría de la administración Santos señala que, como “por arte de magia”, los empresarios destinarán parte de esos nuevos  márgenes de utilidad a reducir el desempleo que de manera tozuda se mantiene en el país en el borde variable del 10 por ciento y que esto también permitirá reducir la informalidad que campea tanto en lo empresarial como en el resto de la actividad productiva. Las dudas al respecto de los impugnadores se basan en antecedentes como aquél de la privatización de la salud, ocurrida hace más de una década, que no ha garantizado de manera plena los derechos de la población en este plano

CÉSAR TORRES
Economista-Asesor sindical

Ningún argumento valió para detener la aplanadora histórica de la asociación gobierno-Congreso-empresarios, en este caso señalada como perversa, para evitar el gran bocado sobre bandeja que se sirvió a la dirigencia empresarial que ha reducido su ritmo de producción en el ejercicio anual que concluye este 31 de diciembre y que afirma las reservas sobre el sostenimiento de largo plazo de instituciones de reducción de marginalidad, alivio social y apertura de oportunidades, tales como el SENA y el ICBF. El primero, en tanto principal entidad educativa de formación técnica a cargo del Estado y el segundo, como institución de protección a la infancia desamparada.  

Ambos recibieron durante más de medio siglo el aporte de trabajadores y empresarios, a través de lo que se llamó “parafiscales”, mediante un gravamen tributario y aporte directo de los trabajadores en lo que también se denominó “salario social”. Las ya señaladas ”mesas de concertación”, que convocó el Estado entre octubre y diciembre del año que concluye, no evitaron que el paquete de reformas, casi sin modificaciones en lo que hace a tener en cuenta las inquietudes planteadas por los sectores sociales, se aprobase en el ámbito legislativo.  

El diálogo de sordos entre los participantes de esas mesas derivó en una falta de acuerdo final sobre el salario mínimo que regirá en el año 2013 y que significa en lo que hace a incremento, el valor de apenas cuatro almuerzos** para obreros en un mes, llamados “corrientazos” en la jerga coloquial  de los colombianos del común.  La mortificación de las centrales obreras está alimentada en la consideración de que más allá de las cifras que se manejaron, la puesta en escena de la llamada “concertación” no fue otra cosa que una forma de desorientar a la opinión pública nacional e internacional en el sentido de que la intención del gobierno era dar validez a la argumentación de los sectores sociales. Pero nada de esto ocurrió y todo lo que en verdad parecía cocinarse desde la esfera oficial, en asocio con la empresarial, finalmente se cocinó 

Colombia figura en la lista de países más desiguales del mundo en lo que hace equidad social. En el plano latinoamericano es tercero por debajo de Haití y
Guatemala. Una de las banderas del programa de Juan Manuel Santos fue el de reducción de esos niveles de desigualdad que sonrojarían a cualquier analista desprevenido. Más allá del discurso de atril, las nuevas propuestas del gobierno que entran en vigencia durante el año 2013 parecieran ir en sentido inverso (aresprensa).

 -------- 

* Ukase: decreto del zar. Entre los latinoamericanos se usa a veces para definir a un decretazo, vale decir, una imposición extrema y arbitraria desde lo alto del poder público, que suele generar descontento y se distingue por su impopularidad.   

**Este aumento salarial beneficia a un 20 por ciento de la población colombiana y representa unos 13 dólares mensuales ($ 22.800.- pesos). El famoso “corrientazo” equivale a algo más de 3 dólares.                                  


Visitas acumuladas para esta nota: 00986



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home