NUEVO FIASCO DE JUVENILES ARGENTINOS / ÓRBITA FÚTBOL / SUDAMERICANO SUB-20 / MENDOZA-ARGENTINA 2013

Publicado el 17 de enero de 2013 // 19.00 horas, en Bogotá D.C. 

NUEVO FIASCO DE JUVENILES ARGENTINOS 

Aunque sigue adelante el campeonato sudamericano Sub-20 de Argentina, en Mendoza, ya nada le importa a los dueños de casa: su selección ha quedado al margen del certamen, en la primera ronda y de manera vergonzosa. El acumulado de frustraciones en este nivel del fútbol argentino tiene un nuevo dígito en el acumulado general. Esta serie no ha sido fruto de la casualidad, es la evidencia de un retroceso evidente en todos los niveles de la organización de este deporte en ese país, y del propio país. Es por eso que el papelón de Mendoza no produce sorpresas sino que, por el contrario, ratifica la mediocridad de una dirigencia y la proyección que sobre el fútbol argentino genera el cuadro de situación general de quienes orientan a esa sociedad

La Argentina pierde en su propio terreno la posibilidad de aspirar a un puesto entre los cuatro de la región, que disputarán el mundial de la categoría en la lejana Turquía. Pero ya en el año 2011 la otra selección de juveniles, la que dirigía Walter Perazzo, había quedado a medio camino en el Mundial de Colombia.  

También los juveniles de la banda occidental del Río de la Plata, habían resignado su participación para las Olimpiadas de Londres, dirigidos al fracaso Preolímpico de Perú por el mismo Perazzo. Antes, en 2009, habían declinado posibilidades de asistir al mundial de Egipto y terminaron en el último lugar del Hexagonal realizado en Venezuela.  

Esa última ausencia del juego olímpico, echando por tierra lo alcanzado en Atenas 2014 y Pekín 2008, cuando en ambas presentaciones se alzaron con el oro, marcó una nueva serie de recientes y reiteradas máculas en las presentaciones argentinas con valores jóvenes. Es una acumulación de frustraciones que no se pueden tapar con un dedo ni buscando justificaciones baladíes.  

Argentina es el país que junta más galardones mundiales en ese nivel del fútbol FIFA. Acumula seis campeonatos orbitales juveniles, el primero alcanzado en Japón 1979 y el último en Canadá 2007. Los procesos seguidos en los últimos años han sido una oscura y mezquina negación de esos antecedentes 

Este nuevo tropezón que ya no tiene al frente a Perazzo, pone en la punta del negro iceberg a otro nombre con igual condición de abanderado de frustraciones: Marcelo Trobbiani. Pero esos nombres son la primera evidencia de algo más profundo, el lánguido retroceso, esa cuesta abajo que se ha manifestado en otros escenarios y con otras generaciones, en una cadena que pone de relieve a los verdaderos promotores de esta degradación de añejas glorias

CARLOS BILARDO H. GRONDONA J. GRONDONA
Responsables directos de recientes fracasos argentinos

El señalamiento de los responsables concretos de tal degradación apunta de manera directa a Julio Grondona, el máximo timonel de fracasos de la AFA. También a su hijo Humberto Grondona, el conductor de estos procesos juveniles y a Carlos Salvador Bilardo*. Este último como voluntario autoenterrador de su historial como técnico campeón mundial, por su complicidad con la gris conducción del dúo Grondona. Este grupo directivo dilapidó lo construido y alcanzado por José Pékerman en su momento y la continuidad del brillante ciclo, que se cerró con Hugo Tocalli 

En efecto, hasta ese momento la llegada de los directores técnicos argentinos para estas responsabilidades, se hacía por concurso y oposición de competencias. Después, comenzó a reinar el favoritismo y el “dedazo” del máximo árbitro de la AFA. En ese lapso las selecciones de la región tomaron el modelo de trabajo y orden que habían dejado Pékerman y su sucesor, mientras en la Asociación del Fútbol Argentino se abandonaba la línea de responsabilidad y visión moderna para asumir este tipo de compromisos. Los resultados están a la vista 

Es que poco se puede esperar del nepotismo y los manejos administrativos de “don” Julio Grondona y su núcleo de dirección. Eso es sabido en toda América Latina, los negocios no siempre claros de esa camarilla enquistada desde  hace casi 40 años en la AFA deben terminar en lo que se acaba de ratificarse en Mendoza y San Juan. Nada por el momento puede cambiar el panorama triste que exhibe el fútbol argentino en un cuadro que, tal como se evidencia, incluye a sus juveniles 

Suena a chiste el haber señalado con anticipación que la selección eliminada en el estadio mendocino tenía en su nómina a “magníficos”, que nunca se vieron en las dos derrotas en seguidilla, ante Chile y Paraguay. Un programa cerrado con aquel lánguido empate ante Bolivia y ratificado con un estúpido penal que cometió Lautaro Gianetti, en el final de un partido definitorio y que hasta ese momento tenía ganadora a la Argentina, con cierta esperanza de clasificación a la ronda siguiente. El último partido de la serie fue de trámite entre un clasificado, Colombia, y un eliminado, Argentina. 

Una sola comparación sirve de muestra para resaltar el descalabro de esta selección albiceleste. Mientras el conjunto dueño de casa sólo pudo empatar con Bolivia, en los dos últimos partidos posteriores al empate, los del Altiplano se llevaron 11 goles a La Paz: seis propinados por Colombia y cinco hechos por Paraguay. Justa despedida de los argentinos de este campeonato en su casa. Queda la AFA en el papel de mucama de los que quedaron y  merecen seguir en competencia. Su dirigencia, con los Grondona a la cabeza, no da para más (aresprensa)

------

*  Humberto Grondona, hijo, es en la AFA subdirector de selecciones nacionales y el cargo inmediato superior es de Carlos Salvador Bilardo.


Visitas acumuladas para esta nota: 00848



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home