CELAC INSISTE EN ALTERNATIVAS Y CONTRADICCIONES / ACTUALIDAD

Publicado el 28 de enero de 2013 // 20.23 horas, en Bogotá D.C.

CELAC INSISTE EN ALTERNATIVAS Y CONTRADICCIONES 

Desde su propia creación la institución regional latinoamericana llamada CELAC nació en el torbellino de la polémica radical y eso no se atenuó en esta reunión que contó con la asistencia de los europeos, urgidos por la búsqueda de mayor entendimiento con el mundo, en el medio de su gran crisis económica. Este último fue en verdad el nudo principal de la reunión intercontinental que alberga demasiadas contradicciones internas más allá -también como punto conflictivo- de disputarle a la OEA su papel de vocero continental y del propósito manifiesto de quitarle presencia a los Estados Unidos y a Canadá. El interés de incrementar la multipolaridad mundial sin el tutelaje siempre discutido de los países angloparlantes del norte del continente americano, se acentúa en encuentros que como éste tienen en el centro y ligadas con los intereses de los latinoamericanos, tanto las urgencias de los europeos como la disposición de los asiáticos por el intercambio directo y desafiante,  sobre ese otro “mare nostrum” que es el Pacífico para los norteamericanos. 

Escribe: Rubén HIDALGO 

Pero tantas halagadoras intenciones chocan con hechos protuberantes que van en contravía de las grandes intenciones y del metarrelato ideológico que le dio cuerpo a esta iniciativa institucional y continental. La democracia en el continente está en acentuado riesgo y los promotores de la idea de la CELAC son aquéllos que movilizan ese riesgo. El discurso y las acciones de esos promotores van por ese camino.   

Chile, el anfitrión de la Cumbre, le entrega el timón de la mesa a Cuba en un formalismo en el que la contradicción es la carta de cambio y aunque esa pluralidad sea evidencia de que el mundo de la economía y el de la política no necesariamente debe coincidir, lo cierto es que la exclusión de Paraguay en la reunión de Santiago es al mismo tiempo, el pasaporte hacia la sinsalida, puesto que allí se niega lo que se dice defender. La presunción de una violación de los principios democráticos, en los hechos, que motivaron la salida de Fernando Lugo del despacho de la presidencia en Asunción no es mayor que el señalamiento que se le puede hacer al gobierno de la isla caribeña, por la escasa aplicación de aquellos principios que hacen viable a una democracia. 

Al mismo tiempo, la aspiración de una mayor flexibilización de las condiciones del comercio internacional, las inversiones, la seguridad jurídica y la atenuación de restricciones al intercambio, que son la base para la presencia estratégica de líderes europeos como Angela Merkel o Mariano Rajoy, chocan con las políticas que aplican países como la Argentina y la misma Venezuela. Esas contradicciones alentadas desde sus visiones políticas y de relato, por aquéllos que propusieron la vigencia de esta entidad regional, poco pueden estimular la confianza inversionista y el resto de las confianzas necesarias para construir nuevos vínculos entre países y flujos comerciales y de inversión 

Venezuela ocupa uno de los últimos puestos mundiales en seguridad económica, apenas por encima de Corea del Norte, en tanto que la Argentina baja aceleradamente en esa lista de cifras negras. El contraste lo señalan Chile y Perú, países que avanzan por un proceso prolongado de modernización de sus economías, infraestructura y liberalización de su normatividad y regulaciones restrictivas.  

Colombia va por el mismo camino ya trazado y afirmado -con retraso y fragilidad peligrosa y también contradictoria- por esos dos países a los que se debe agregar México. Ese es un grupo de estados que, precisamente, se encuentran ahora ligados por otro organismo que surgió en el último bienio: el grupo de la Cuenca del Pacífico. Una iniciativa geoeconómica que se prepara para negociar con Asia, en particular con los países del sudeste de ese continente y que, al tiempo, han dispuesto reducir el arancel de sus importaciones entre sí, en un 90 por ciento.  

En el mosaico señalado, lo rescatable entonces es al menos la posibilidad de conversar entre contrastes marcados, pero en un panorama en el que la amenaza de diletancia internacional sin coherencia en los hechos, se suma a los demás riesgos que se ciernen en la región. Uno de ellos es la paulatina desactivación contingente de la OEA, como escenario para la discusión de los problemas de la zona. Aparte de las condiciones actuales en América, esa desactivación del organismo suprarregional que se formó en Bogotá en la postguerra inmediata, comenzó de manera paulatina pero indeclinable, al igual que el TIAR, desde la confrontación entre la Argentina y Gran Bretaña en el Atlántico Sur, hace 30 años 

El complejo escenario muestra, ahora y además, a una Venezuela en ascuas institucional y un manejo por control remoto del entorno presidencial, con consecuencias imprevisibles por la pérdida de credibilidad acelerada sobre las reales condiciones de salud del presidente Hugo Chávez y el equilibrio y gobernabilidad del país caribeño. Al respecto, vale señalar que no son suficientes los esfuerzos de los responsables delegados que administran entre Caracas y La Habana, en informar hasta la saturación sobre la verdad de la situación, con discursos en los que no es la ideología la que debería imperar.  

Al margen de esa situación, de por sí delicada, también se cocina en ese caldero de versiones un proceso de paz entre el gobierno colombiano y la elusiva fuerza irregular de las FARC, apoyado por los asistentes al encuentro de Santiago. El cuadro se enrarece en ese protagonismo que tanto Venezuela como Cuba tienen en su condición de gestores y garantes de patio para las conversaciones. Dentro de ese cuadro,  Bogotá y Hugo Chávez, por distintas razones, parecen prisioneros de un proceso con sino adverso y mal pronóstico, que no pueden evitar (aresprensa).                               


Visitas acumuladas para esta nota: 00718



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home