-----
VEA: CINE // PROGRAMA EDITORIAL







RUEDA LA BERLINALE / CINE / PATRIMONIOS CULTURALES

Publicado el 07 de febrero de 2013 / 16.05 horas, en Bogotá D.C.

RUEDA LA BERLINALE 

Abre Berlín su festival de todos los años, en pleno invierno del norte de Europa. Apenas una producción hispanoamericana está en la lista preseleccionada para alcanzar el Oso de Oro que como galardón entrega el festival alemán. Se trata de “Gloria”, la producción chilena que dirige Sebastián Lelio que es única entre los candidatos principales, pero no es una presencia latinoamericana exclusiva. La apertura estuvo a cargo del director chino Wong Kar Wai, quien ofreció una producción justificada en el homenaje al gran maestro de las artes marciales, Bruce Lee, pero cuyo texto e hilo estético está basado en la concepción filosófica oriental de la belleza.  Won no sólo llegó para mostrar su realización en el primer turno, sino que además es el presidente del jurado internacional y por lo tanto su filme no concursa. La obra del chileno Lelio deberá competir con 4 trabajos de los Estados Unidos, 3 de Francia, 3 de Alemania y varios filmes en solitario de otros países tales como Rusia e Irán, para un total de 19 realizaciones en la competencia más importante. 

En todo caso, Berlín es una especie de apertura especial del año presentaciones cinematográficas con aspiraciones a obtener algún galardón, en la cadena de festivales que se abren al mundo desde febrero. Muy cercano en tiempo a la entrega de los Oscar en Hollywood, se distingue  de la industria norteamericana y de la Academia en varios aspectos que no sólo lo diferencian en las líneas de lo estético, sino también de lo directamente comercial

Más ligado a exhibir filmes de culturas que no tienen un marcado relieve en las cadenas de distribución mundiales ni de países con fuerte peso simbólico -no obstante que los países líderes también participan en este Festival- lo cierto es que buena parte del lote de presentaciones de la Berlinale no alcanza a ser conocido en el resto del mundo. Tampoco es un espacio para que aparezca el cine alternativo, tal como lo hace Sundance, pero lo cierto es que los condicionantes de selección de este conocido festival alemán se inclinan más por el arte que por la industria.  

Es por ello que la muestra de Berlín está en la lista “A” de grandes espacios de exhibición de la cinematografía mundial, el cual está conformado apenas por 5 grandes eventos y entre los que figura apenas uno de América Latina: el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Parte de ese enfoque de la gran reunión de cine de Berlín se encuentra en sus orígenes, a principios de la década de los años 50, en una Alemania dividida y en incompleto estado de reconstrucción, que le apuesta al discurso artístico para “participar de la democratización” del nuevo país e incidir en ese espíritu que debía acelerar la cicatrización de heridas.   

El filme de apertura de esta Belinale 2013 “The Grandmaster”  retorna al fundamento del arte del kung-fu: el honor, los principios de vida, el respeto y una filosofía que sigue las líneas del orden de la naturaleza.  El punto de partida de su trama es el año 1936, justo el tiempo de la invasión japonesa a China. La parte escénica y el relato fotográfico de Wong Kar Wai acuden a la coreografía y  a los paisajes del gran país oriental, en donde la puja entre enemigos y héroes no sólo está dada por la presencia de tropas extranjeras sino, además, por la rivalidad entre clanes.  

El realizador chino de 54 años ya es un viejo conocido de éste y de otros festivales europeos. Apareció en la capital alemana en 1988 con su primera película: “As Tears go by”, que presentó aquella vez en el Foro de Cine Joven. En 1996 volvió al mismo lugar con “Fallen Angels”  y un año después se llevó del Festival de Cannes el premio como mejor director, con “Happy Together

Esta presencia del director chino como presidente del jurado internacional del Festival de Cine de Berlín, cierra un ciclo de su carrera. El grupo de selección de este año. que preside Wong, está integrado por figuras como Tim Robbins, el director alemán Andreas Dresen y la iraní Shirin Neshat. Esa presencia multicultural entre los que deciden muestra aquel viejo espíritu por la democracia de esa Alemania que surgió de las ruinas del maximalismo ideológico y la exclusión racial. En tal sentido, la presencia de Irán tanto en la lista de filmes candidatos a los osos -oro o plata- como entre los jurados, es una ratificación  de que aquel espíritu fundacional no se ha perdido (aresprensa).


Visitas acumuladas para esta nota: 00607



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home