-----
VEA: CINE / PROGRAMA EDITORIAL







ODIOSO CANNES, ODIOSO OSCAR / CINE / LA PLATEA DE MAGLIO / PATRIMONIOS CULTURALES / LOM

Publicado el 15 de mayo de 2013 / 11. 35 horas, en Bogotá D.C. // Reeditada el 25 de mayo de 2013

ODIOSO CANNES, ODIOSO OSCAR* 

Se abre el renombrado Festival de Cannes con un remake de “El Gran Gatsby”, aquella magistral realización que hizo en su tiempo, 1974, Robert Redford y que ahora Leonardo Di Caprio repone, claro, quizá con menor garbo cinematográfico. Es buena la distancia en tiempo para volver a abordar las incidencias de la última premiación de la Academia y la entrega de los Oscar 2013, porque algo hay que une a Cannes con Hollywood más allá de los fastos, las presentaciones y cierto aire de banalidad que enmarca a estos cónclaves mundiales, en el sentido gráfico de la expresión, del séptimo arte. El elitismo del festival francés y la oda a la industria y sus productos en el escenario de California, dejan espacio para mirar diferencias.  Los jurados de Hollywood, tratan de poner distancias con todos los premios anteriores y posteriores al Oscar. Los de Cannes en tanto, hacen la discriminación desde otras perspectivas. Esa separación de criterios a veces compensa las condenas por las nominaciones y las consabidas exclusiones.  

Escribe: Maglio GARAY 

En el inicio de la temporada previa, que asoma en diciembre, la premiación que otorgó el Círculo de Críticos de New York e incluso el National Board, junto con otras entidades de menor nombradía premiaron a la reiterativa “Lincoln” y también a “La Noche más Oscura”, dejando al costado a “Argo”. Pero con el correr de los días cambiaron las decisiones de críticos y sindicatos, dando vuelta de manera sorpresiva una balanza cuya inclinación ya parecía definida. Así, Hollywood terminó mostrando algo diferente, incluso en condición de verdadero chasco para las apuestas al respecto.  

Para el caso de este Cannes que se inicia con los murmullos sobre las obvias exclusiones odiosas, incluso éstos alcanzan a señalar que es esta edición una celebración del cine industrial norteamericano y la cinta de apertura es la mejor demostración de un autosometimiento excluyente que hacen los franceses ante los intereses de Hollywood. Algo va de agua a ese molino de la Costa Azul francesa que no sólo se aparta en apariencia tanto del Oscar norteamericano como también de la rivalidad con una Alemania que abrió el año de manera brillante, con un Berlinale que se afirma en esa vocación de buscar buenas realizaciones en otras raíces: lo popular, el Tercer Mundo y todo aquello que es ignorado por la élite del cine, en particular la élite francesa

Eso y con todo, que en los de Estados Unidos también cargan una buena cuota de desdén  hacia lo periférico, basados en el conservadurismo de los jurados de la Academia. En efecto, el peso de la edad de los integrantes de los grupos de poder sobre las decisiones de la Academia recae en un 75 por ciento en hombres y apenas un 25 de cada cien jurados son mujeres, en tanto que mucha menor representatividad tienen los afrodescendientes. Eso sumado a la edad de los votantes marca el rumbo de caprichosas decisiones y giros imprevistos. Los tumbos de la carrera de Ben Affleck para alcanzar su galardón a mejor película en este 2013 señalan esos vértices caprichosos que se reafirman con otra exclusión: la de Kathryn Bigelow.  

Mia Farrow y Robert Redford - "El Gran Gatsby", circa 1974

Affleck repitió el caso histórico de 1989 para “Conduciendo a Miss Daisy”, que ganó la estatuilla a mejor película sin nominación a mejor dirección. En aquella ocasión la omisión fue para la orientación de Bruce Beresford.  Igual sucedió con Greta Garbo en 1932, con “Grand Hotel”. En todo caso, es cierto que el manejo comercial del estos eventos y las maniobras del mercado que son naturales para Hollywood, terminaron haciendo fracasar a Steven Spielberg con “Lincoln” y amenazan al metarrelato europeo de Cannes con el virus mercantil por encima de lo estético. Tanto y de la misma manera como ahora, en la última y reciente premiación de Hollywood, se le negó oportunidad a di Caprio desde las nominaciones, por “Django Unchained”, lo que debe señalarse como un fracaso relativo para el apuesto actor que avanza sobre otras responsabilidades en la producción de filmes

Son doce días que comienzan este miércoles en Cannes y que en esa reverencia al cine comercial del otro lado del Atlántico, verá figuras de la talla  Michael Douglas, Matt Damon, Ryan Gosling y Emma Watson, entre otros. Esto, además de la alfombra roja y el champagne que regalará veladas intensas de medio día, crepúsculo o la noche y madrugada para anudar relaciones y tratos comerciales en los que se juegan la vida aquéllos que llegan con menos nombradía y cartel para insertar proyecciones y aspiraciones de estrellatos futuros. Más de 40 mil profesionales de todo el mundo se congregan en estos días en Cannes con este propósito.  

Empero, no todo parece perdido, el frustrado Steven Spielberg de Hollywood 2013 preside un jurado que barrerá opciones para la entrega de la Palma de Oro, el 26 de mayo. Al menos 5 películas prometen, para los expertos, mejores horas en este festival que cumple su versión 66. Entre ellas, la que protagonizan Michael Douglas y Matt Damon en “Behind the Candelabra”, un trabajo que recrea la vida del célebre pianista Liberace con su compañero en afectos. Douglas interpretará al fallecido músico contemporáneo (aresprensa)

-----

*En la primera versión de este material escrito, por un error del editor y no del columnista, se confundió a Robert Redford con Peter O´Toole como protagonista de "El Gran Gatsby", película que fue coprotagonizada con Mia Farrow, en su realización de 1974. Pedimos disculpas a nuestros lectores habituales (N. de la R.)


Visitas acumuladas para esta nota: 00718



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home