-----
VEA: CINE / PROGRAMA EDITORIAL







CANNES: PALMA PARA “ADELE” / CINE / PATRIMONIOS CULTURALES / A-P

Publicado el 27 de mayo de 2013 / 15.30 horas, en Bogotá D.C. 

CANNES: PALMA PARA “ADÈLE 

Hubo una cierta sorpresa porque la película ganadora tomó carrera hacia la codiciada Palma de Oro en los últimos días del Festival y, en efecto, al final lo ganó. “La Vie d`Adèle”, la obra que se alzó con el trofeo mayor, ofrece una trama intrincada de amor lésbico, pero amor al fin. Dirigida por Abdellatif Kechiche, un director norteafricano que por ahora y hasta el momento, era conocido por los aficionados de culto a las artes escénicas, en particular al cine. Ya había anunciado su capacidad de realizador con “La Faute Voltaire”, en el año 2000. Así culminó una edición 66 de Cannes, nimbada de circunstancias extrañas: robos de fuerte impacto y quejas por las condiciones de seguridad, además de una presidencia del jurado que llenó de especulaciones el ambiente. Fue Steven Spielberg el encargado de encabezar como jurado el anuncio del premio y no obstante ser este hombre un mito en la cinematografía mundial, no pocos recordaron que salió apaleado por sus colegas de Hollywood con su película “Lincoln”, la más nominada y la más soslayada en la versión del Oscar de la Academia del año que corre. 

Atrás quedaron las críticas por la apertura del encuentro con la nueva obra de Leonardo Di Caprio y su remake de “El Gran Gatsby”. También quedó atrás la aparición de Sofia Coppola y su trabajo bastante golpeado por la crítica, “The Bling Ring”. La ganadora se llevó buenas opiniones para afirmar la opción en la que los jurados se decidieron por ella de manera definitiva. El propio Spielberg señaló que esperaba el éxito para ese filme en la salas de los Estados Unidos, con un público siempre tan reacio a las producciones extranjeras en lengua no sajona. Otros hablaron sobre la factura de esta película que aborda la evolución de las relaciones amorosas y la complejidad del guión de la película ganadora, en conjunto con una dirección que permitió que “los personajes respiren en el desarrollo de la historia”.  

El segundo premio, o premio consuelo o como quiera llamarse, que en Cannes se denomina el Gran Premio del Jurado, fue para “Inside Llewyn Davies” de los hermanos Joel y Ethan Coen, una historia de perdedores -condición emblemática en el imaginario de los norteamericanos- escrita alrededor de la vida de un cantante de folk de la década de los sesenta -cuando todos ganaban renombre- los muchos buenos que hubo en ese tiempo y también los malos. Fue Oscar Isaac el encargado de interpretar a esa desconocida y hoy olvidada estrella de la canción americana y fue también quien recibió el premio, ante el intempestivo viaje de los Coen de regreso a Nueva York

 El otro premio, el Premio del Jurado -que no incluye la partícula “gran”- fue “Like Father, like Son”, una realización del japonés Hirokazu Kore-eda quien retorna a los recurrentes relatos sobre la infancia de este creador oriental, en una historia que trata sobre un niño y un cambio por error, en un hospital.  El premio a mejor director fue para Amat Escalante, el méxico-estadounidense nacido en Barcelona, y se constituyó en otra sorpresa del festival de cine francés, un galardón que el año pasado ganó otro mexicano, Carlos Reygadas, por “Post Tenebras Lux”.  Escalante lo ganó con “Heli”. El reconocimiento al mejor guión se lo llevó el chino Jia Zhang-ke por “A Touch of Sin”, un filme que figuró durante el Festival como un posible candidato al máximo galardón

Debido a que por la tradición de Cannes quien gana el máximo trofeo no puede llevarse otros premios, el reconocimiento a la mejor actriz recayó en la argentina Berenice Bejo por su papel en “Le Passé”, del iraní Asghar Farhadi. Bejo tomó el papel que abandonó la francesa Marion Cotillard y el director apuntó que “el rostro de duda de Bejo resultó fundamental para el personaje que yo quería en mi película”. Bejo requirió que el director asiático recogiera con ella el trofeo. Nadie ha podido olvidar que esta actriz sudamericana fue la protagonista de “The Artist”, la película que ganó el Oscar el año pasado   y que fue dirigida por el esposo de Bejo, Michel Hazanavicius.  

Atrás, aunque sin olvido, quedaron los espectaculares robos, con algo de cinematográfico, que se produjeron en Cannes durante el desarrollo del Festival. El más grande fue el que sufrió el magnate chino de la cinematografía, Zhang Qiang, del China Film Group, con la desvalijada a su apartamento de paso por el balneario francés. Un hecho que se agravó con la poca importancia que le prestó la policía francesa a la denuncia del ilícito. Qiang orienta a la segunda productora china en importancia para el mundo y además de quejarse ante el trato displicente que sufrió por parte de las autoridades galas, no dejó de recomendar a los turistas que evitaran visitar Cannes, debido a que nadie se hace cargo de las “condiciones de seguridad en la ciudad”. Unos días antes del hecho que afectó al productor oriental y en el momento que se iniciaban las proyecciones del Festival, la firma suiza Chopard había sufrido en circunstancias parecidas el robo de joyas valuadas en un millón y medio de dólares (aresprensa).   


Visitas acumuladas para esta nota: 00549



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home