RECTIFICACIÓN DEL RECTOR / LA TERCERA OREJA / ACTUALIDAD

Publicado el 03 de agosto de 2013 / 10.00 horas, en Bogotá D.C. 

RECTIFICACIÓN DEL RECTOR 

A continuación, la Agencia de Prensa Ares expone la posición del rector de la Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales -UDCA- , Germán Anzola Montero, frente al artículo sobre sus diferencias con los acuerdos suscritos entre la Universidad y la entidad Gestora Universitaria. La nota objeto de la crítica del señor Anzola fue publicada por ARES en su sección “La Tercera Oreja”, en la fecha que se refiere en el texto a continuación. 

-------------------------- 

Señor

Néstor Díaz Videla

Director General

Agencia de Reportajes y Ensayos

para la Prensa  -ARES-

Ciudad 

Asunto: Solicitud de Rectificación 

Respetado señor: 

El 24 de julio de 2013, a las diecisiete horas y cincuenta y cinco minutos (17:55), la Agencia de Reportajes y Ensayos para la Prensa -ARES-, dirigida por usted, publicó un artículo denominado “UDCA: EL TIMO DEL RECTOR”, el cual contiene afirmaciones injuriosas y calumniosas, que atentan contra mi honra y buen nombre. 

El mencionado artículo hace afirmaciones que no son ciertas, como se expondrá en cada uno de los numerales, con el fin de que se proceda a hacer la respectiva rectificación: 

1. Titula el artículo sobre el que se solicita la presente rectificación: “UDCA: EL TIMO DEL RECTOR”. 

El título del artículo publicado resulta insultante, falso, carente de objetividad y vulnera de forma flagrante mi honra y buen nombre, ya que en el contenido se menciona mi nombre completo y se divulgan tres fotografías, asociadas con un contenido que no es acorde con la realidad de los hechos. 

2. Se afirma que la Universidad del Rosario actuó como “mediador” y que actuó como “árbitro entre las partes y a pedido de éstas”.

 En relación con el convenio suscrito entre la Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales UDCA  y la sociedad Gestora Universitaria S.A., se acordó que la intervención de la Universidad del Rosario realizaría un estudio de sensibilidades, basado en una metodología de diagnóstico y de análisis, para recoger información en los campos académico, administrativo, financiero y jurídico, del cual se obtendría un valor del acuerdo entre “las partes”, de modo que esa cuantificación no establece que el resultado deba ser pagado a la Gestora Universitaria S.A., como se afirma en el comunicado.  

3. Se afirma que se convino con el Rosario “…determinar el costo del traspaso administrativo…”; estableciendo que “…el árbitro definió que el costo de la interrupción abrupta del contrato generaba una deuda por compensación cercana a los 8 mil millones de pesos”. 

La afirmación resulta ligera y precipitada, pues como se expuso en el numeral anterior lo que se cuantificó fue el valor del convenio para “las partes”, incluso con una proyección hipotética a futuro; no es cierto que el diagnóstico emitido por la Universidad del Rosario establezca que se le adeudara a la Gestora Universitaria S.A., ese resultado cuantitativo.  

4. Se afirma que se defenestrado a integrantes del grupo de fundadores y miembros de la alta dirección, entre ellos, Gilberto Alzate Ronga y Germán Téllez Gómez, por “diferencias irreconciliables” con la gestión de la Rectoría. 

Los señores Gilberto Alzate Ronga y Germán Téllez Gómez no han sido miembros fundadores de la Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales UDCA, ellos ingresaron años después, adquiriendo la categoría de miembros de número. 

El señor Germán Téllez Gómez goza, actualmente, de la categoría de Miembro de Número de la Asamblea de Fundadores, condición que es distinta a la de Miembro Fundador. 

En cuanto a Gilberto Alzate Ronga, la Asamblea de Fundadores de la Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales UDCA, dispuso la pérdida de categoría como Miembro Fundador de Número de la misma, por unanimidad y sin que yo interviniera en la decisión, puesto que se tramitó el proceso disciplinario respectivo, trámite en el que declaré oportunamente impedido. 

5. Se dice que la Universidad es manejada por parte de la Rectoría de manera “despótica, arbitraria y de manera* feudal”. 

La mencionada afirmación tiene el carácter de indefinida, siendo divulgada de forma irresponsable por la Agencia que usted dirige, sin haber contado yo con la oportunidad de dar mi versión sobre lo afirmado, afectando de forma injusta mi honra y buen nombre, frente a quienes visiten en Internet la página en la que se publican las opiniones divulgadas por la Agencia de Reportajes y Ensayos para la Prensa -ARES-. 

6. Se afirma que al retomar el control administrativo de siete programas que administraba la sociedad Gestora Universitaria S.A., han disminuido de forma dramática las matrículas y se encuentran en grave riesgo, la gestión y trámite de los registros calificados.  

De ninguna manera se ha afectado la gestión y trámite de los mencionados registros, pues el mencionado artículo divulgado por la Agencia de Reportajes y Ensayos para la Prensa -ARES-, entra en contradicción, ya que allí mismo se afirma que la mencionada gestión se debe hacer en el segundo semestre de la presente anualidad, semestre que se encuentra en tránsito, de modo que las gestiones se están haciendo de forma irresponsable y transparente, como se hace con todos los programas que regenta la Universidad. 

Bogotá D.C., julio 29 de 2013  

GERMÁN ANZOLA MONTERO 

Rector UDCA

--------- 

*Dicememoria” en el original. 

---------

CONSIDERACIONES DE ARES 

La Agencia de Prensa ARES da curso positivo a la solicitud del rector de la UDCA, Germán Anzola Montero, en el sentido de brindarle espacio en la website de la Agencia para hacer visible su rectificación al artículo publicado por ARES en la sección La Tercera Oreja, titulado “UDCA: el timo del rector”. En su versión y opinión consecuente expone Anzola sus puntos de vista ante el artículo publicado y de referencia. Es su derecho y se accede al mismo, como corresponde, en el mismo lugar y con mayor espacio. En tal sentido debe decirse también que sus consideraciones específicas son  respetables tanto como lo es el derecho de réplica, y que tales criterios tienen para la Agencia el mismo valor que los que pueda esgrimir cualquier lector sobre ese u otro material publicado bajo nuestra responsabilidad y dentro de sus políticas editoriales. La misiva del rector es más extensa, pero corresponde que la rectificación a la vista quede delimitada a la letra puntual de la nota cuestionada

También debe advertirse que ARES se tomó el atrevimiento de intervenir en el texto emitido por el rector Anzola y por eso éste ha sufrido un leve retoque de edición, debido a la presencia  de errores de sintaxis que afeaban las líneas originales, sin que por ello se debilite o altere el núcleo duro de la queja del autor.  Al margen de lo anterior, la Agencia de Prensa ARES aprovecha la ocasión para ratificar a sus lectores que tiene los elementos suficientes y necesarios para respaldar el sentido de lo publicado en el artículo de marras. A partir de ese criterio debe inferirse que el cuidado de la reputación en lo individual -que es objeto principal del requerimiento de Anzola- corresponde en primer término a la construcción del propio individuo, a partir de sus actitudes, actos y de sus consecuencias sobre terceros, en particular, y sobre lo social en general.  

El respeto que se demanda de los demás siempre será suplementario de lo que haga el interesado y que acumula en su vida en términos de prestigio o desprestigio. Ese respeto reclamado del entorno y tributado como exigencia que se plantea, jamás reemplazará al  que el individuo edifica por sí mismo. En la Modernidad nada es intocable y sagrado, salvo la vida y los derechos, sobre todo los derechos de los demás. Tampoco son intocables aquéllos que suponen que lo son desde sus posiciones de poder, con aura mesiánica.  

En la misma línea de consideraciones, debemos señalar que no son los medios de comunicación operadores de los escándalos, ellos -los medios- tan solo son escenarios en los que se manifiestan y ponen en evidencia los protagonistas de los temas tratados, a partir de las inquietudes y consecuencias que derivan de sus acciones. Entre éstas, los comportamientos implícitos y censurables que, a veces, quedan velados por los rituales de agrado y que, en otras ocasiones, se escudan en la letra menuda de la ley y normas internas de las instituciones, para poder violentar sin medida a quienes a priori, se supone que no están en condiciones de defenderse.   

Los medios de comunicación con frecuencia deben asumir  roles que no son propios de su función social, por ejemplo: ser la última frontera para la defensa de aquéllos que ven vulnerados tanto sus derechos como legítimos intereses y no tienen voz suficiente frente a quienes se parapetan en posiciones de ventaja para, de manera proterva y vesánica, hacer alambicadas y perversas maniobras dialécticas dirigidas a enmascarar sus fechorías. Los medios deben asumir ese ingrato ejercicio, cuando las instituciones del Estado se muestran impotentes para proteger con presteza a quienes son objeto de arbitrariedad o son insuficientes para poner freno adecuado y rápido a aquéllos que ponen en minusvalía al otro, con una racionalidad estratégica aplastante -por lo tanto perversa- dado lo “despótico y arbitrario” de su ejercicio.  

Cuando la injusticia y la estulticia se prolongan sin medida ni compuertas, allí aparecen los medios de comunicación para ejercer un papel vicario que no les corresponde, pero que vale en la intención de que, mediante el señalamiento público, las intenciones y procesos vuelvan al cauce normal del que nunca debieron salir. Dentro del mismo marco, ARES también ratifica que protegerá sin restricción ni mengua la debida reserva sobre sus fuentes, cualquiera que sea el ámbito sobreviniente en el que se plantee el debate y derivaciones sobre éste o cualquier otro caso que comprometa tanto a sus directivos, columnistas y periodistas, como a la misma Agencia. De la misma manera como tampoco acepta ni aceptará presiones indebidas de índole alguna -por ejemplo, a través de “denuncias”- que pretendan alterar sus lineamientos editoriales, así como la vigencia y pertinencia del material publicado, con clara intención de silenciar y coartar el derecho universal al libre ejercicio de la expresión y opinión  (N. de la R. / 2013 - 08 - 02).          


Visitas acumuladas para esta nota: 01474



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home