------
------
VEA: ELIMINATORIAS / PROGRAMA ESPECIAL







COLOMBIA: SUERTE DE “CASI” CLASIFICADO / ÓRBITA FÚTBOL / ELIMINATORIAS BRASIL 2014 / LOM

Publicado el 07 de septiembre de 2013 / 07.35 horas, en Bogotá D.C.

COLOMBIA: SUERTE DE “CASI” CLASIFICADO

Fue un partido accidentado, con situaciones picantes en el segundo tiempo que pudieron cambiar la deriva normal del enfrentamiento que tuvo a Colombia por encima de su rival de turno desde el primer tiempo, y a un jugador de más durante la mayor parte del partido. Un penal que malogró Ecuador mantuvo la ventaja para una Colombia que quedó superada, en destellos, por el tren de juego ecuatoriano y la habilidad de sus jugadores. Aunque también por los momentos deslucidos y sin marca que mostró el dueño de casa, sobre todo por los costados.

El gol brillante de James Rodríguez, quien recorrió todo el campo todo el tiempo, fue el remate de una jugada que tuvo como protagonista previo al inefable Radamel F. García.  El alivio relativo para los anfitriones no limitó la presión de Ecuador durante la mayor parte de la segunda mitad del juego. Colombia pudo haber aprovechado mejor su ventaja numérica, pero lo errático en pantallazos de su juego  permitió a los ecuatorianos renovar apuesta para sus ilusiones y aguantar con fortuna, en situaciones que pudieron hacer aumentar la cuenta mínima de los cafeteros.

La presión externa sobre ambos equipos estuvo en el clima que obligó a una suspensión de hora y media en el inicio del trámite y un imprevisto pero habitual corte de luz en Barranquilla, que atrasó el inicio del segundo tiempo. Dentro del campo, un golpe en la  cabeza al arquero David Ospina y la ausencia de relevancia en el juego de Teófilo Gutiérrez y Macnelly Torres, junto con una innecesaria simulación en el área rival, con tarjeta amarilla incluida ganada por Pablo Armero, debilitaron el mínimo relieve en el marcador y los méritos del ganador.

Tuvo suerte Colombia, la suerte del “casi” clasificado que emula a la suerte del campeón, porque si Ecuador hubiese tenido  el cuadro completo o hubiese concretado el gol de penal, otra pudo haber sido su suerte y el resultado final. El magro uno a cero para los locales en Barranquilla le aseguró un resultado positivo y poner su clasificación al alcance inmediato de su esfuerzo, pero dejó la sensación de que varios de sus jugadores no estuvieron a la altura de las responsabilidades. Claro está, no todo fue demérito del triunfador que en varias secuencias se mostró errático, sino que el visitante incluso en minoría numérica mostró que no fue un minusváludo para un compromiso como éste.  

El partido hizo ver a un Ecuador que cayó con sus banderas en alto y al técnico José Néstor Pékerman fuera de casillas con sus jugadores, hasta el pitazo final.  Ninguno de los dos rivales desconocía que éste era un partido difícil entre selecciones vecinas archiconocidas entre sí y con direcciones técnicas en el top regional. Los gestos gallardos entre Reinaldo Rueda y Pékerman así lo atestiguan. Colombia aseguró esos tres puntos que le afirmaron sus expectativas de casi segura clasificación. Ahora tiene a Uruguay al frente, en otro partido al todo o nada, porque los de la orilla oriental del Río de la Plata siempre han sido los dueños de la “garra”.

Esos uruguayos que dejaron al margen a los peruanos en su campo, con un penal bien construido por Luis Suárez, al finalizar el primer tiempo y otro del mismo autor en el segundo tiempo, afinan sus pretensiones en espera de los colombianos y en Montevideo. El triunfo de Lima les hizo recuperar posiciones en la tabla, con hambre y necesidad de mayor puntaje para iluminar su chance de ir a Brasil. En un juego áspero como el que le plantearon a sus rivales y tal como es su tradición, fueron demoliendo el buen juego de los inicial de los incas, con faltas provocadoras que acabaron con la necesaria tolerancia y tranquilidad del oponente.

En eso aportó el deficiente y sesgado trabajo del árbitro argentino Patricio Loustau, que permitió el ríspido manejo de los uruguayos e hizo mutis en un penal primerizo y obvio contra los locales, terminando por expulsar al peruano Yoshimar Yotún, cuando éstos cayeron en la emboscada elaborada por los orientales con intención de hacerles perder la paciencia. Una verdadera vergüenza el arbitraje de este hombre que desmerece el buen recuerdo que dejó su padre, Juan Carlos Loustau.

LOS GUARANÍES NADA REGALAN          

El  triunfo de Paraguay por cuatro goles ante los del altiplano nada modifica en el destino de ambas selecciones que están en el extremo inferior de la tabla, salvo la intención de desquite que se llevan para La Paz estos bolivianos, que enfrentarán a un Ecuador perdedor en el partido previo de esta jornada. Es probable que los ecuatorianos tuviesen contabilizada la caída de Barranquilla, pero para asegurar la clasificación que se mostró elusiva en el partido ante Colombia deberán ahora dejar la piel en la altura de la capital altoperuana, si quieren remontar y mantener la ilusión de estar en el horizonte brasileño del año que viene. Los muchachos de Reinaldo Rueda ratificaron que tienen con qué en este partido que perdieron en la lluviosa -para esta jornada- pero siempre caliente Barranquilla

Por su lado Chile hizo lo suyo, con fuerza, vocación de triunfo y velocidad, esas condiciones que le imprimieron los DT argentinos, a partir de la huella que dejó Marcelo Bielsa y sus compatriotas continuaron, primero Claudio Borghi y ahora este casi desconocido, Jorge Sampaoli. El triunfo de Chile ayudó de manera indirecta a Colombia, aunque los cafeteros nada le deben a los australes pues lo que aquéllos han hecho tiene marca propia, reiterada en el estadio de Barranquilla.

Los de la estrella solitaria comenzaron a superar la vino tinto antes del primer tercio del tiempo inicial, aunque los patriotas pudieron igualar expectativas al menos en dos ocasiones, con reacción después del gol chileno que se logró con una presión inicial arrolladora y el rédito en ese tanto solitario.  Pero después, otro gol de impecable factura y trámite complejo, luego de un tiro de esquina, fue hundiendo las expectativas de los caribeños cuando quedaban quince minutos para concluir el primer tiempo.  

El árbitro le negó al venezolano Salomón Rondón un gol justo como resultado del borbollón que surgió de un tiro libre de Juan Arango, en el comienzo del segundo tiempo, y las cosas siguieron así, en parte por el errado e infantil  planteamiento táctico inicial del DT, César Farías. Un tercer gol chileno de soberbia factura concretado por el capitán Arturo Vidal cuando expiraba el partido, enterró cualquier posibilidad de los visitantes por cambiar la suerte del encuentro.

Argentina reaparecerá en la segunda secuencia de esta penúltima jornada de septiembre y tratará de sacarse de encima esa igualdad de posición que tiene con Colombia; además, con la pretensión de aumentar la ventaja relativa en número de goles a favor, después de dos empates consecutivos ante Colombia y Ecuador con sabor a derrota, alcanzados en junio. Visitará a un Paraguay que nunca en Asunción regaló algo a los encopetados argentinos.

Chile tendrá ahora fecha libre, con la tranquilidad relativa que le deja su triunfo ante los venezolanos, en tanto que éstos recibirán a los peruanos también perdedores. Ambos tienen la angustia de una posición en la tabla que anuncia eliminación anticipada, cuando las posibilidades se agotan para sostener la última esperanza (aresprensa).


Visitas acumuladas para esta nota: 00543



¡SÍGANOS Y COMENTE!

Site map





MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home