------
VEA: LENGUA ESPAÑOLA EN FILIPINAS / PROGRAMA PERMANENTE







DOS CUMBRES CENTRADAS EN LA LENGUA / LENGUA ESPAÑOLA EN FILIPINAS / ACTUALIDAD

Publicado el 21 de octubre de 2013 / 21.10 horas, en Bogotá D.C.

DOS CUMBRES CENTRADAS EN LA LENGUA 

En el momento de cierre de la XXIII Cumbre Iberoamericana en Panamá, después de más de dos décadas de encuentros y con un aroma agridulce en el ambiente por las ausencias estratégicas  de mandatarios de América del Sur entre otros, se inauguró también el cimero VI Congreso de la Lengua Española. Aunque debe decirse que ambas reuniones, la específica y la política, tienen eje en la herramienta básica de comunicación que es la lengua y en la historia que le da sentido a esta comunidad integrada por más de quinientos millones de hablantes. La iberoamericana bajó el telón el fin de semana pasado con la presencia de Mariano Rajoy y el príncipe de Asturias, además de la llegada a última hora del colombiano Juan Manuel Santos y la más temprana del mandatario de México, Enrique Peña Nieto. Pero al mismo tiempo, con las ausencias de Brasil, Chile, Venezuela, la Argentina y Cuba, por citar solo a algunas de las grandes ausencias. Este detalle le pone unos puntos suspensivos muy marcados a la evolución de esta suerte de commonwealth de los ibéricos que el año pasado, en Cádiz, recordó que hace dos siglos el imperio español perdió la oportunidad de comenzar a tejer una comunidad política intercontinental entre hablantes de la lengua compartida, a partir de la primera constitución moderna y liberal que se trazó antes del retorno del absolutismo monárquico y el cierre de la guerra de independencia americana. La segunda oportunidad de formar comunidad continental por vía de la identidad cultural, quedó sellada con el fracaso concreto del Congreso Anfictiónico de Panamá que propició Simón Bolívar desde Lima, en 1825. 

Las ausencias reiteradas de los más encumbrados jefes de Estado latinoamericanos ya se sucedían desde hace varios encuentros previos, incluso debe decirse que aquel llamado al silencio del monarca español en Bariloche al finado presidente Hugo Chávez, en 2007, era un anuncio de esas diferencias dentro de la comunidad que, si bien son naturales, en este caso se radicalizan por el encono ideológico. En la actualidad política española por ejemplo, nada más distante de orilla ideológica que Mariano Rajoy y los americanos presidentes del grupo del Alba, quienes desistieron en bloque a la posibilidad de hacer presencia en Panamá. En efecto, además de las ausencias ya señaladas de los más pesados en esa ribera, tampoco Daniel Ortega o Evo Morales manifestaron interés en atender esta convocatoria a Panamá 2013.   

En los dos días de conversaciones, Juan Manuel Santos tuvo oportunidad de hacer público que el enredado proceso de paz para su país que se tramita en La Habana está más comprometido que nunca en su continuidad, debido al clima político interno y también a esos desacuerdos mayores que los acuerdos, con una agenda en la que parece que los ilegales que están a un lado de la mesa le ganan al interés y la angustia de un gobierno al cual se le agotan los tiempos sin resultados mostrables en su propósito de poner fin al largo, cruel y sangriento conflicto interno.  

La reunión también sirvió para que los cuatro integrantes de la llamada Alianza del Pacífico buscaran hacer más sólido su propósito de prepararse para un comercio fuerte y continuo con el Asia, además de disponerse a hacer los aprestos para el ingreso de Costa Rica a esa particular alianza, que es vista con desconfianza por los países de signo ideológico contestatario. No hace mucho tiempo el boliviano Evo Morales afirmó que ese grupo es una suerte de cuña o caballo de troya de los intereses de los Estados Unidos en el conjunto de países que en la región se agrupan, precisamente, para distanciarse de aquél. Es cierto que la convocatoria a Panamá bajo la idea de la presencia de la comunidad iberoamericana “en el contexto mundial” se vio opacada por las ausencias sugestivas de aquellos países que tienen reticencias frente a nociones como las de “globalización”, en lo que hace a su implementación en términos políticos y económicos. 

M. VARGAS LLOSA R. MARTINELLI FELIPE 
Nobel  Presidente  Príncipe

En suma, todo ese color tuvo el encuentro de mandatarios y jefes de gobierno que tienen al español y al portugués como su signo básico de comunicación. El impacto de las ausencias -no sólo en este encuentro sino desde los recientes anteriores- ha hecho que a partir de la próxima reunión comunitaria el año que viene en Veracruz, México,  las siguientes programaciones sean bienales, como en algunos festivales de cine y exposiciones internacionales de arte o festivales de teatro. También se ha dispuesto que el cambio de frecuencia en el calendario coincida en alternancia con los que hace la Unión Europea y los países de esta región del mundo. La reorganización de la secretaría de la entidad (Segib), su financiamiento y el término del mandato del uruguayo Enrique Iglesias al frente de la misma, fue parte de la temática a la que se abocaron los convocados a Panamá.   

Este VI Congreso de la Lengua en cambio, es trienal y para la ocasión, el tema se ha dividido en tres soportes fundamentales para un acto de habla que como ocurre con la lengua cervantina está en plena expansión. La apertura estuvo a cargo del príncipe heredero, Felipe de Borbón y del presidente panameño, Ricardo Martinelli pues, tal como ocurrió con la que se cerró el sábado, sufrió la ausencia del rey Juan Carlos que se sumó a la casi mitad de mandatarios que no asistieron a Panamá. Es la primera vez que el monarca de Madrid no concurre a la apertura de este congreso de estudiosos de la lengua. Empero, el interés por este fenómeno de la filtración del habla española en la cotidianidad de países como Estados Unidos, sigue llamando la atención del mundo académico que acude a este tipo de encuentros, pero ese interés no solo es de ellos 

Los expertos y estudiosos se regodean en Panamá con la presencia de figuras como el Nobel peruano Mario Vargas Llosa o el nicaragüense Sergio Ramírez. También asisten el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha y el de la Real Academia Española, José Manuel Blecua. El futuro del libro, la tecnología digital y su impacto en la palabra escrita, así como también la relación entre la industria editorial y la educación, son las temáticas básicas aunque reiteradas en este tipo de reuniones. Vargas Llosa destacó a su llegada a Panamá la circunstancia de la extensión de la lengua de Cervantes por el mundo. El galardonado escritor, quien presentará su último libro “El Héroe Discreto”, afirmó que “el español se amplía y fortalece cada vez más”, al tiempo que señaló que las lenguas son “una de las grandes experiencias humanas, como el amor, la vocación o la amistad” (aresprensa).


Visitas acumuladas para esta nota: 01478



¡SÍGANOS Y COMENTE!

Site map





MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home