------







BOCHINCHE EN HONDURAS / ACTUALIDAD

Publicado el 25 de noviembre de 2013 / 19.25 horas, en Bogotá D.C.

BOCHINCHE EN HONDURAS 

Este país centroamericano que estuvo hace cuatro años en el centro de la escena por la encrucijada ideológica que plantearon los países del Alba, con Venezuela a la cabeza, renueva su mandato presidencial en una accidentada transición a la democracia. En ella los dos candidatos que alcanzaron el mayor volumen de respaldo reclaman el triunfo y quien aparece como aspirante derrotada plantea que se concretó el temor previo a las elecciones: un fraude inaceptable.  El rechazo de los países contestatarios a la presencia de Porfirio Lobo, quien reemplazó en la presidencia hondureña al izquierdista Manuel Zelaya derrocado por un movimiento palaciego en 2009, no ha terminado de asentarse ni disolverse. Lo cierto es que Lobo termina su mandato con el apoyo de aquéllos que no comparten la visión de mundo del otro bloque latinoamericano, como son los Estados Unidos y Europa. Eso le ha bastado para mantener a su pequeña nación con relativa tranquilidad y completar su periodo. Sosiego relativo porque la violencia se enseñorea en el país de la mano de un poder alterno al del Estado, como es el de las pandillas llamadas “maras” y el narcotráfico, que tienen a Honduras como sitio de tránsito, asentamiento y refugio desde hace muchos años. Este país centroamericano, es el segundo más pobre del Continente, apenas por encima de Haití y con una precariedad sobresaliente en educación y atención de la salud pública, entre otros males de una larga listaLimítrofe con Nicaragua, Guatemala y El Salvador, está al tiempo demasiado cerca de un México en pleno conflicto por la guerra del narcotráfico, que también golpea a la traumatizada Honduras. 

Escribe: Rubén HIDALGO 

Ahora dirimen fuerzas los seguidores del régimen institucional que reinició Lobo frente a quien es cónyuge del depuesto Zelaya, Xiomara Castro. La puja define también la vigencia o la alternancia del centenario bipartidismo hondureño, ante la eventualidad de ascenso de los sectores de izquierda que se han alineado detrás de Castro y de la reciente memoria del pintoresco Zelaya, quien asumió su frustrada presidencia como un hombre de derecha y después se afilió al chavismo venezolano y, de manera marginal, al llamado Socialismo del Siglo XXI.  Honduras, además de ser uno de los países más pobres del hemisferio, tiene una estructura hospitalaria mínima, una reducción básica de su capacidad de crecimiento y una fuerte emigración de jóvenes en suma parcial de los problemas estructurales que no podrían solucionarse con un simple proceso electoral o de cambio de orientación ideológica inmediata.  

Honduras tuvo su calvario político de coyuntura no concluida cuando el presidente en ejercicio Manuel Zelaya fue depuesto mediante un trámite alambicado y nunca suficientemente aclarado, con airados señalamientos contra los golpistas y un apoyo militante por parte, en especial, del gobierno bolivariano de Hugo Chávez y de su grupo ideológico regional. Después de su caída, Zelaya salió del país de forma clandestina y comenzó un peregrinaje que agrandó su imagen de víctima, pero en realidad todo el proceso que este mandatario desarrolló en su país, dirigido a perpetuarse en el poder según sus opositores y a deformar el manejo de la difícil democracia de esa sociedad, le dieron validez perversa al recurso del “putsch” que lo relevó del mandato en una nación donde votan unos cinco millones de personas, sobre algo más de ocho millones de habitantes

En efecto, el partido Partido Liberal y el Partido Nacional se han alternado en el manejo de la administración de Tegucigalpa durante más de un siglo, con la gran sombra de arbitrio del poder militar, el cual fue hegemónico en Honduras entre las décadas de los años 50 y hasta 1980, momento en que retornó el poder civil al manejo del Estado. Ese determinismo de los uniformados en la política reapareció para precipitar la caída de Zelaya, en el año 2009. Entre unos y otros hasta el momento nada ha sido suficiente para alterar la profunda marginalidad social del país, que se encuentra en la más alta escala de la región. La democracia, por sí misma, no ha podido hacerlo y nada garantiza que la parábola cambie si se ensayase un experimento como el de Venezuela como todo señala que pudo ser la intención del frustrado Zelaya. Ahora su esposa pretende avanzar en lo que la malograda gestión de su marido vio interrumpida, por aquel golpe palaciego que lo alejó antes de tiempo de la casa de gobierno 

En efecto, son bien divergentes los programas de gobierno de ambos candidatos, ahora enfrentados por la legitimidad de los comicios que se realizaron en este final de noviembre de 2013. Mientras quien se ha pronunciado como triunfador, el oficialista Juan Orlando Hernández del partido Nacional, apoya la privatización extensa de las actividades productivas, la estabilidad jurídica y una militarización paulatina del país, bajo control civil, para enfrentar a los sectores armados de la delincuencia y como paliativo a la criminalidad que atraviesa al vida cotidiana, su oponente va en sentido inverso. Honduras tiene uno de los índices más altos del mundo en lo que hace a muerte violenta en las calles: más de 20 diarias, en promedio, con casi 85 decesos anuales causados por cada 100 mil habitantes.  

Castro y su partido Libre, en cambio, han propuesto una mayor intervención del Estado para paliar la pobreza y atender la demanda de empleo, que incide en la fuerte emigración de jóvenes, bajo las banderas de lo que la propia Castro denomina “socialismo democrático” y con un programa que incluye la reforma agraria. El país se encuentra en virtual quiebra técnica en lo económico y los movimientos sociales se incrementan en conjunto con la actividad de la delincuencia organizada. Ambos candidatos han señalado que acudirán al Fondo Monetario Internacional para afrontar las emergencias, que acosan tanto al gobierno como a la sociedad en su conjunto. Ahora, la eventualidad de un clima de caos político e inestabilidad social se sumaría a las variables de ese complejo cuadro (aresprensa).             


Visitas acumuladas para esta nota: 00652



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home