------
------







FRANCISCO: UN HOMBRE, UN PAPA / DOXA / ACTUALIDAD

Publicado el 31 de diciembre de 2013 / 18.30 horas, en Bogotá D.C.

FRANCISCO: UN HOMBRE, UN PAPA*

 Recibió la orden de su antecesor y debía cumplirla, como buen integrante de una institución religiosa en la que comparte el espíritu militar de su estructura. Eso dice la anécdota, y el jesuita argentino Jorge Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, se convirtió en el nuevo Papa que reemplazó al renunciado pontífice alemán, Benedito XVI, quien le ordenó como Papa que aceptara su nombramiento si el cónclave de cardenales así lo imponía.  La sorpresa de muchos y el arrebato de otros tantos no podían dar crédito en marzo del año que se cierra al hecho de que fuese un latino, para colmo argentino, quien llegaba a la condición de sucesor de San Pedro. Por primera vez un americano en ese espacio de poder tan temporal y tan material como espiritual, que es El Vaticano. Un monarca, por cierto, cuyo  boato fue uno de los primeros elementos que el recién nombrado Francisco se encargó de apartar para dar una luz sobre el rumbo que pretendía imprimir a su pontificado

En efecto sus primeras señales desde el solio de Roma dieron a entender que su paso definitivo por esa ciudad capital del catolicismo, sería tal como lo que había sido su vida de pastor en América Latina: el trabajo misional por los pobres pero sin caer en los excesos de quienes militaron en la llamada Teología de la Liberación que, de alguna manera, acompañó desde la Iglesia a los extremismos latinoamericanos de final del siglo XX. En efecto, el mismo Bergoglio se había encargado de trazar las distancias que esa visión maximalista desde su espacio de obispo, cuando dio las directrices que quedaron en letra del “documento de Aparecida”.  

Se refiere al texto de las conclusiones de la V Conferencia del CELAM, realizado en  Brasil en el año 2077, que rechaza las ideologizadas tesis de los promotores de la articulación entre la misión de la Iglesia en la región, y la hermenéutica marxista de esa misión pastoral. Francisco criticó de manera dialogante pero vertical lo que se presumía como un desvío ideológico del ideal religioso, de la misma concepción sobre los pobres y de lo que la Iglesia debía proponer para la inserción social de los sectores deprimidos, con las acciones consecuentes en favor de los mismos

No hubo mucho que esperar para precisar el talante del nuevo obispo de Roma. Ya al salir al balcón del Palacio papal en su primer saludo a la multitud que quería dar la bienvenida al nuevo pontífice, rechazó los vestidos de ornato y salió para hacer contacto con la multitud con la misma ropa sencilla que prefería y usaba desde sus tiempos de misionero obispal en Sudamérica. También sus medios de transporte fueron los habituales de cualquier parroquiano y rechazó el habitar los palacios para residir en espacios tranquillos y sencillos, aledaños a las oficinas papales

En lo administrativo también mostró que sus intenciones de producir reformas en el manejo de las finanzas y las relaciones de poder de El Vaticano eran tan firmes como lo fueron durante su labor ante las fuerzas que desde adentro ponían en riesgo tanto la estabilidad de la Iglesia como la confianza de sus fieles. Fue por eso que planteó cambios paulatinos pero rápidos entre los interlocutores eminentes de las instituciones eclesiales en el centro de las decisiones y flexibilizó lenguajes para el reconocimiento de quienes pueden sentirse alejados por los dogmas del catolicismo institucional vigente.  

Aquella reconocida energía que tuvo para doblegar en la reunión de Aparecida a quienes estuvieron a punto de producir un cisma, allá por los años 70 y 80, reapareció para desplazar a quienes habían guardado silencio ante el abuso de sacerdotes con menores o habían convertido a la Iglesia en un centro de manejos económicos sospechosos de toda sospecha. La opción por los pobres ha sido ratificada como el eje misional de la milenaria institución religiosa que encabeza y cuya grey espera mucho más del Papa argentino.  

Se ha dicho que los católicos de Estados Unidos miran con desconfianza aún a este nuevo heredero de San Pedro. En el seno de una cultura protestante que mira al pobre de manera bien diferente a como lo puede apreciar un latinoamericano, esas prevenciones son normales, si se quiere. Pero nada hace pensar que ese enfoque hacia la pobreza del Pontífice tenga aristas delirantes e hirsutas, como las que muestran algunos gobiernos de la región de la que es oriundo Bergoglio. Incluso, debe decirse que la pugnacidad y el rechazo que hacia su figura manifestaron los voceros y protagonistas del gobierno de Buenos Aires, detallan que Francisco nada tiene que ver con las concepciones termocéfalas del populismo vigente y el marxismo latinoamericano.  

En ese marco no resulta antojadizo que importantes publicaciones y entidades del mundo hayan considerado al nuevo Papa como el hombre del año 2013. La elección súbita de este jerarca así lo anunciaba y esto quedó ratificado con el estilo inicial de su mandato. Queda suficiente camino para determinar la influencia que pueda ejercer la obra de Francisco, tanto para su Iglesia como para el resto del mundo. Los primeros pasos de su mandato han sido positivos, no solo por las medidas concretas que apuntan a la reforma positiva de una Iglesia que se mostraba enferma y contaminada.  

También por el aire secular y descomplicado que le dio a su primer tiempo de gestión papal. Nadie lo mira como un santo, a casi un año de su elección, sino como un hombre común, capaz de emprender grandes desafíos que aceptó con natural humildad, desde el comienzo. Él tampoco quiere que lo consideren un santo, apenas quizá un revolucionario, pero no a la manera de esos que están asolando y devastando el continente de donde viene, sino a la manera de Luther King, Gandhi o Mandela. Vale, de esos que revolucionaron el estado de las cosas sin acudir a la violencia y para beneficio de todos (aresprensa).  

El Editor  

---------

 * La columna Doxa expresa la posición editorial la Agencia de Prensa ARES


Visitas acumuladas para esta nota: 00609



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home