------
VEA: CINE / PROGRAMA EDITORIAL 







BAFTA: UNA AYUDA PARA LOS INGLESES / CINE / PATRIMONIOS CULTURALES / A-P

Publicado el 23 de febrero de 2014 / 19.15 horas, en Bogotá D.C.

BAFTA: UNA AYUDA PARA LOS INGLESES 

Ya quedó completo el circuito de premiaciones de inicio de año, previas al Oscar, con esa velada de fin de semana que al promediar febrero hizo la academia británica. El Bafta rescató a la alicaída realización del británico Steve McQueen sobre la esclavitud norteamericana en el siglo XIX, la cual desde hace varias semanas está en las salas del mundo. En otras palabras, los ingleses le dieron un empujoncito a los propios mirando a Hollywood. Nada garantiza que estas premiaciones ayuden en la definición final de Academia norteamericana, menos la decisión británica. Pero aquí sí se identifican trazos y tendencias tal como ocurrió en los globos de oro y en las determinaciones de los sindicatos de actores y directores. La decisión de los ingleses es un llamado de atención de los primos cercanos que están al otro lado del océano y al hecho de que la premiación entre parientes de habla inglesa suele ser menos crítica ante las potenciales decisiones en California, cuando ya es inminente que se conozcan.

 Es en ese marco que debe mirarse ese último paso previo al Oscar que se celebra en el escenario de tradiciones británicas, las cuales ensalzan las glorias de sus virtudes británicas para la construcción teatral y el traslado de esos méritos a la gran pantalla. Es por eso que no puede extrañar que el reconocimiento a la mejor película haya sido para “12 Years a Slave” y el de mejor actor haya sido para Chiwetel Ejiofor, el protagonista de ese trabajo. Steve McQueen es un director británico en cuya trayectoria figura, además de esa película, el haber incursionado en la escultura y la fotografía. Su nombre no debe confundirse con el hace tiempos fallecido actor norteamericano de películas de acción.  

Es por eso que no debe extrañar esa cierta marginación que sufrió el “Escándalo Americano”, que en las premiaciones de inicio de año en los Estados Unidos había dejado atrás a la ya repetida trama de los esclavos en el siglo XIX. Tampoco debe asombrar que haya sido Alfonso Cuarón y su “Gravity” la otra obra que también pasó por encima del “Escándalo”. Es que la fascinación por el despliegue técnico también toca a los británicos, tal como lo hace con muchos públicos de cine en el mundo, quienes admiran esa destreza plástica que tienen los norteamericanos para los efectos especiales.  

En la suma, la producción de McQueen se quedó con dos de los premios más codiciados, en tanto que “Gravity” recogió seis y bastante rezagada quedó la labor de David O. Russell, con apenas tres distinciones, dos de ellas de rangos menores. Pero como ya se señaló, lo que pase en Londres nada dice de lo que pueda pasar en Hollywood, salvo por el hecho de que lo dicen los británicos. El tono de distinción estuvo a cargo de la también británica Cate Blachett  cuando subió al podio para recibir su premio a mejor actriz y rendir un homenaje al hace poco desaparecido Philip Seymour Hoffman

Steve MacQeen Brad Pitt

                                                                                        

El guionista y director Russell tuvo un buen reconocimiento por su texto del “American Hustle”, trabajo que llegó con una buena carga de premios precedentes, pero no lo salvó de quedar en un tercer lugar dentro de las premiaciones en esta definición europea. La presencia de Brad Pitt en la gala del londinense Royal Palace, tenía mucho que ver con su apoyo en producción al trabajo de MacQueen y muy poco con su fugaz aparición en la película que ayudó a realizar. Angelina Jolie y Lupita Nyong´o también estuvieron en esa velada de Londres 

En todo caso y en lo que hace al Oscar, estos recorridos de inicio de año han fortalecido la competencia entre directores. El primerizo McQueen debe enfrentarse a Russell y a Cuarón para definir los primeros puestos en la inminente premiación de Los Angeles. El mexicano lleva una cierta ventaja en la ignota votación de los integrantes de la Academia por varias razones: la exaltación de la técnica y de los sentimientos que tienen que ver con los mitos de autoafirmación de los norteamericanos y, en eso, la epopeya de la conquista del espacio siempre hace pie firme.  

La autocrítica, cuando tiene sorna y al tiempo delicadeza, hace menos definida la decisión probable de la Academia en cuanto a la buena realización de “American Hustle”. En el caso del filme de McQueen, el tema de su película le asegura buenos votos de los académicos sin importar que desde la leyenda del Tío Tom y su cabaña, esa trama  se repite sin fin y hace también parte de las creencias fundacionales propias de la mentalidad norteamericana (aresprensa).  


Visitas acumuladas para esta nota: 00536



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home