---
---







LA HABANA: ESE MANSO CABALLO DE TROYA III / ACTUALIDAD

Publicado el 26 de febrero de 2014 / 16.30 horas, Bogotá D.C.

LA HABANA: ESE MANSO CABALLO DE TROYA III* 

Al concluir su primer mes de gobierno en la administración de Juan Manuel Santos, se conocieron  al menos dos hechos trascendentales y sin relación aparente: la pública reunión de los presidentes de Colombia y Venezuela en Santa Marta y el secreto documento del llamado Plan de Trabajo Independencia Definitiva (2010-2014), de las Farc.  Empero, ambos acontecimientos se relacionan de manera estrecha y en el contexto de lo señalado en los dos artículos anteriores bien se puede aportar a la reflexión de quienes se ocupan del análisis académico y político para determinar el curso de los procesos de paz, tanto en el presente como en el futuro. En la articulación de los factores que produjeron los dos hechos señalados en la primera línea, es posible deducir que cuando el presidente Hugo Chávez propuso, en la reserva de las conversaciones de Santa Marta, ser el garante de un proceso de paz entre el Estado colombiano y las Farc, parte de la concepción a futuro de la oferta tenía mucho que ver con la visión de la organización al margen de la ley, expresada en el documento señalado, como estrategia de mediano plazo. 

Escribe: Néstor RAMÍREZ MEJÍA** 

Ese marco de relaciones hace suponer que hubo un acuerdo previo o posterior entre Chávez y un Timochenko aposentado en Venezuela, como parte de las buenas relaciones de este último con el chavismo. Esos vínculos se pueden entender a partir del previo Plan Renacer de las Farc, en el anudamiento de metas y procesos entre los círculos de poder de Caracas con la dirigencia subversiva colombiana, y después de conocerse el gran acervo documental develado en los archivos incautados a Raúl Reyes. 

Pero la entrada fuerte en el escenario planteado se dio con el plan Renacer*** de las Masas que se inicia en texto haciendo alusión a las “importantes relaciones del camarada Timo [Timochenko], con los amigos colaboradores del presidente Chávez y vale la pena darles a conocer el Plan Estratégico, así como se le presentó a su jefe, a su asesor y amigo Chacín****. Igual de importante es reforzar en los encuentros con los elenos*****….buscar el apoyo de los asistentes a estas reuniones, a la senadora Piedad****** hablarle sobre la necesidad de crear un partido del pueblo y buscar su alianza con el movimiento bolivariano”. 

En esa comunicación paradigmática y reservada de las Farc se identifica como “partido del pueblo” a lo que después se conoció en superficie como Marcha Patriótica. En tanto, los 13 puntos restantes del documento de la agrupación ilegal son de carácter “militar”, pues su propósito fue el de tratar de proteger la fuerza propia en un nivel estratégico mientras enfrentaban la ofensiva del gobierno en un nivel táctico. No puede resultar extraño el contenido de ese posicionamiento pues para esa época la masa crítica de las filas subversivas había visto disminuidos sus efectivos de 17.800 a unos 8.000, en un lapso de apenas 8 años.  

La organización ilegal había sido golpeada de manera severa durante la administración del presidente Álvaro Uribe y de su ministro de Defensa, el hoy presidente Juan Manuel Santos. Habían quedado debilitados tanto en hombres como en un nivel tan estratégico como táctico y eso obligaba, como revela el Plan Renacer, a proteger el remanente de sus fuerzas. Ese cuadro de situación hacía ver más claras las posibilidades políticas y presionaban para acudir con mayor presteza a la “combinación de medios” para la lucha, con la experiencia y aportes del vecino y amigo que estaba detrás de la frontera.  

LA “INDEPENDENCIA DEFINITIVA”  

En el mismo orden, al abordar la estrategia política que contiene el llamado “Plan de Trabajo por la Independencia Definitiva (2010-2014)”, cuyo norte y eje está presente en las conversaciones de La Habana -en el otro borde de la mesa- es obligatorio descartar las intenciones presuntas, por parte de la organización impugnadora del estado de derecho, a insertarse en un sistema democrático participativo que conservaría los “viejos andamiajes de dominación y explotación”. El contenido de ese documento tiene como objetivos el “construir un frente amplio de izquierdas como fuerza electoral y social”; además de “crear y fortalecer organizaciones y movilizaciones de masas populares”. Al tiempo que se propone “construir medios de comunicación  para difundir la corriente de opinión alternativa”, así como también el “formar cuadros para conducción política y la organización de masas

 A continuación proponen desarrollar un frente ideológico y cultural para construir un nuevo gobierno y una “nueva sociedad”, así como el “obtener solidaridad internacional especialmente en América Latina”. Finalmente, se insta a “construir poder económico y social que le dé soporte y soberanía económica al nuevo gobierno y sociedad”. En lo que hace al primer objetivo -aglutinar a las izquierdas- debe ponerse en relieve que al respecto ya se logró un avance notorio con la creación de la ya mencionada Marcha Patriótica.  

Esta organización visible hizo posible la coordinación del reciente paro nacional agrícola, como estrategia previa y preparatoria de una posterior “insurrección de las masas” que sería un objetivo culminante. Al observarse la fecha de este documento -septiembre de 2010- y la relación con la generalizada paralización del país que se produjo al promediar el segundo semestre del año pasado, puede deducirse que ese pico de perturbación se organizó con paciencia, a lo largo de tres años, explotando y coordinando las justas reclamaciones de los agricultores y otras fuerzas de la producción como también del trabajo.  

Los problemas de la agricultura, los cuales son de por sí de difícil solución por falencias estructurales, reciben como negativo valor agregado el de los intereses y propósitos ajenos a cualquier solución posible, llevando el problema a una confrontación mayor, útil al aludido Plan de Trabajo de las Farc. En la ecuación pugnaz se cumple el postulado ideológico y conceptual descrito por Ernesto Laclau en “La Razón Populista”, que es un desarrollo teórico del principio leninista de la “agudización de las contradicciones” en el plano social. Algo que ha desarrollado como estrategia el alcalde Gustavo Petro en sus intermitentes discursos confrontativos, algunas de sus medidas de gobierno, y también en el llamado a ocupar la Plaza de Bolívar por parte de sus seguidores, en su pugna reciente y vigente con la Procuraduría.  

En esta composición compleja de situaciones se hace evidente que el hilo conductor de los intereses políticos que aspiran a convertir a Colombia en un trofeo de victoria regional, vincula al fallecido presidente Hugo Chávez con las ambiciones en este caso coincidentes del ELN y de las Farc. El otro segmento de ese hilo está en las necesidades del presidente Juan Manuel Santos por alcanzar la paz de los colombianos.  Por eso llama la atención que siendo Colombia un objetivo estratégico de la llamada “revolución bolivariana”, en el sentido de lograr la eliminación de lo que para el presidente Chávez era el “eje monroísta o del Pentágono” -cuyos dos polos son Bogotá y Santiago de Chile- las cosas derivasen de la pugnacidad abierta a una cierta tensa amabilidad vigente.  

Es que ahora el propósito bolivariano ya no se busca mediante la confrontación directa sino estimulando el anhelo de la paz. Eso, mediante el apoyo a las gestiones de La Habana y como posibilidad tan futura como cercana de cambiar las relaciones internas de fuerza que pujan en el juego de la democracia colombiana. Así, se habría resuelto la contradicción entre la tensión inicial de las administraciones Bogotá-Caracas y la construcción de una “nueva amistad” entre ambos gobiernos

Es por todo esto que se debe observar con atención el fenómeno que deriva de la sanción impuesta al alcalde Gustavo Petro por parte de la Procuraduría. Debe admitirse que es una coincidencia aleatoria, en apariencia, pero el plan estratégico del ELN se concreta en el desarrollo político de este antiguo guerrillero amparado y amnistiado por anteriores procesos de paz y amigo cercano del presidente Hugo Chávez. Si se hace un paralelo entre la concepción de esa agrupación armada ilegal en el año 2003 y los pasos actuales del alcalde de Bogotá se puede inferir que hay coherencia entre la acción y la letra de la estrategia política que dice de la necesidad de “buscar cambios políticos a nivel de gobierno, apuntando a la desestabilización del régimen para abrir no una sino numerosas grietas en la institucionalidad, tendientes a la modificación de la legalidad”. 

No otra cosa es el colocar en riesgo el estado de derecho mediante el “desbarajuste institucional”, tal como lo denomina el exalcalde Jaime Castro. También lo es el desnaturalizar de manera fraudulenta la figura de protección de las garantías constitucionales -la tutela- buscando anular la potestad del Estado para investigar y sancionar faltas disciplinarias de funcionarios públicos, o el acudir a medidas supranacionales, para tratar de desconocer a la justicia colombiana y manipular para fines propios y políticos desestabilizantes, tanto la información sobre el caso como las circunstancias. Mucho de eso y parecido se ve por estos días en Venezuela y la Argentina, como para sospechar de que algo similar, en lo que hace a gravedad, se prepara para Colombia en el interior del caballo de Troya y en su extensión ideológica tanto nacional como regional (aresprensa).  

--------- 

* Los otros dos artículos de esta serie se encuentran vinculados en este mismo espacio. 

** El general Néstor Ramírez Mejía fue segundo comandante del Ejército de Colombia. 

*** El Plan Renacer de las Farc se conoció en el inicio del año 2009. 

**** Se refiere al exministro de Hugo Chávez, Ramón Rodríguez Chacín a quien se le atribuyeron fuertes vínculos con los grupos subversivos colombianos y sectores de narcotraficantes durante su paso por el gobierno boliviariano. Fue ministro del Interior y Justicia de Venezuela en el año 2008.       

*****Elenos” es el nombre coloquial que se les da a los integrantes del llamado Ejército de Liberación Nacional. 

****** Se refiere a la exsenadora Piedad Córdoba, a quien en otros documentos de las Farc se la menciona con el nombre encubierto de “Teodora”.  


Visitas acumuladas para esta nota: 01187



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home