VEA: MUNDIAL BRASIL 2014 / PROGRAMA ESPECIAL







SEDES DEL MUNDIAL / ÓRBITA FÚTBOL / MUNDIAL BRASIL 2014

Publicado el 31 de mayo de 2014 / 22.00 horas, en Bogotá D.C.

SEDES DEL MUNDIAL 

Son São Paulo, Natal, Salvador y Cuiabá las primeras cuatro ciudades de doce que se incluyen en esta breve descripción sobre los escenarios estratégicos de Brasil, en los que se desarrollarán los diferentes partidos del programa inicial previsto para el desarrollo de este Mundial. Ellas son São Paulo, Natal, Salvador y Cuiabá.  Son doce en total y la relación sirve para construir el mosaico aproximado de variedades bien diferenciadas que presenta Brasil en sus regiones y condiciones climáticas. La inclusión de São Paulo en la cabeza de la lista no solo es porque allí se iniciará el certamen en lo que hace a ceremonias oficiales, al centro sur del país. También será en la sede paulista donde los locales se presentarán y develarán esa incógnita que es el actual scratch que dirige “Filipão”, el más serio aspirante a llevarse la Copa que se disputará en la final un mes y un día después del inicio paulista, en la que fue capital imperial de los lusitanos: Río de Janeiro

São Paulo es la capital industrial del Brasil, esto sumado a que es la puerta de entrada al pujante sur brasileño -a terra gaúcha- que los historiadores con cierta justicia y sesgo discriminatorio, señalan como el motor verdadero en la posibilidad de que ese país sea en el futuro una potencia mundial. Fueron paulistas los convocantes a la epopeya bandeirante que obligó al inicial Brasil costero, a internarse en la selva y las planicies centrales, para convertir a las primigenias factorías portuguesas en un país continental. Tal condición de vanguardia histórica y vigencia preeminente es lo que le dio mérito para abrir la agenda de partidos mundialistas 

La gran ciudad es una megalópolis que alberga a más de 21 millones de habitantes y también sede de algunas de las principales empresas productoras del país y de multinacionales. Muy cerca de São Paulo, a unos 90 kilómetros, se encuentra la ciudad y puerto de Santos, donde surgió el mayor emblema de los futbolistas históricos de Brasil, Edson Arantes do Nascimento, Pelé. El Arena Corinthians es todavía un estadio en obras cuando quedan apenas dos semanas cortas para el partido inaugural. Aun cuando ya se han efectuado ensayos y los trabajos debieron entregarse a fines del año pasado, lo cierto que aún se estarán haciendo ajustes de la infraestructura cuando suene la batucada que abra la celebración de la justa universal, el 12 de junio.  

Un lunar en las promesas, acordadas cuando la Fifa aprobó la planeación de este Mundial, y también una mancha en la capacidad de cumplimiento de autoridades y del sector empresarial del país anfitrión. Además del encuentro inicial, São Paulo en la primera ronda será el escenario en el cual se celebrarán otros cuatro partidos mundialistas, tres restantes de la primera ronda y uno de octavos de final, el 1 de julio. En la grama del Arena, el 19 de junio, tendrá lugar el encuentro entre las selecciones de Uruguay e Inglaterra, el 23 de junio se encontrarán Chile y Holanda, en tanto que el 26 de junio chocarán Corea y Bélgica 

Natal es una de las ciudades del norte brasileño que tiene uno de los mayores flujos turísticos extranjeros hacia el país, al tiempo que es uno de los mayores dolores de cabeza para la Fifa en lo que hace a la demora en la terminación de las obras del estadio Arena das Dunas.  Ya el secretario general de la entidad mundial, Jérôme Valcke, señaló que había una “lucha contra el reloj” con la angustia de la premura y la inminencia de la apertura del certamen en ese escenario del nordeste, icónico en el país anfitrión. En efecto, allí se celebrará el segundo encuentro -después del que tendrá lugar en São Paulo entre los anfitriones y Croacia- que verá como protagonistas a México y Camerún.

En Natal no solo está en veremos el estadio en sus aspectos tanto integrales como complementarios, sino además una parte de lo relativo a la infraestructura civil y logística. Los restantes encuentros que tendrán como escenario a Natal son: Ghana y Estados Unidos, el 16 de junio; Japón ante Grecia, el 19 de junio e Italia y Uruguay, el 24 de junio. Podría decirse que en el inicio del magno certamen se pretendió mostrar dos extremos del inmenso panorama que ofrece la geografía brasileña. En efecto, nada menos ni más que 3.200 kilómetros separan a la ancestral y turística ciudad nordestina del polo industrial paulista. Eso da una idea aproximada de las distancias que deberán recorrer algunas selecciones para cumplir con sus compromisos deportivos. Es el caso de Uruguay que el 19 de junio enfrentará en São Paulo a Ios británicos y 5 días después a los italianos en el distante norte.  

Arena Corinthians - São Paulo Arena Fonte Nova - Salvador

                                                                                                      

Salvador de Bahía fue la primera capital colonial de Brasil, mucho antes de que el imperio portugués se estableciese en Río de Janeiro. Es una ciudad de 3 millones de habitantes y la más poblada del nordeste, pues su conurbano suma otro millón de almas. Al igual que su vecina distante, Natal -de la que está separada por unos 900 kilómetros- es una ciudad costera con atractivas playas las que, además de su patrimonio histórico, son otro foco de atracción para los turistas extranjeros. Fue siempre llamada la “capital de la alegría” y la “Roma Negra” porque en su seno existe la mayor cantidad de afrodescendientes por fuera del África. Eso de centro de la alegría viene de su acervo folclórico de origen africano que se despliega en sus proverbiales y abigarrados programas anuales de festejos, de distinta índole.  

En su estadio Arena Fonte Nova tendrá lugar otro de los primeros partidos del Mundial, será el que enfrentará a España y Holanda el 13 de junio. Después, Salvador alojará a otras seis selecciones para tres partidos de la primera ronda. Allí se medirán Alemania y Portugal, el 16 de junio; Suiza y Francia, el 20 y Bosnia e Irán, el 25 de junio. El escenario deportivo tiene capacidad para unos 50 mil espectadores, 71 palcos y 94 puntos de servicios sanitarios, con una estructura remodelada para la oportunidad mundialista que se avecina. Esa renovación incluyó un techo traslúcido en fibra de vidrio y una zona de parqueo que puede recibir hasta dos mil automóviles. Una postal sombría del Brasil real dice que en estos días los habitantes de la calle duermen en la zona de taquillas del lujoso estadio

Cuiabá es una ciudad del centro sur de Brasil, enclavada en una zona que fue tomada por las avanzadas bandeirantes en territorios que, en su origen, estaban bajo dominio de la corona española y bajo jurisdicción del Paraguay. Tiene clima tropical semi húmedo y es capital del estado Mato Grosso. Esa denominación caracteriza en un todo lo que es la ciudad: la expresión “mato grosso” significa “selva grande” en portugués. Es una urbe intermedia, comparada con otras de mayor dimensión en el país, apenas algo más de medio millón de habitantes. La temperatura media cercana a los 25 grados, atravesada por la sensación de humedad, podría afectar a los jugadores de equipos como el de Chile, Japón o a los bosnios. Allí se verán las caras, en primer término y el 13 de junio, australes chilenos y australianos; después se medirán colombianos y nipones, el 24, para terminar la ronda se enfrentarán bosnios y nigerianos en el estadio Arena Pantanal.  

Ese escenario deportivo es uno de los que más reformas modernizadoras ha sufrido para asumir el compromiso mundialista y es, al tiempo, uno de los que mayores dolores de cabeza le está dando a la organización responsable. Es de los que se muestra más rezagado en la conclusión de obras. También es uno de los que evidenció accidentalidad fatal en la urgencia de avanzar en los compromisos que tomó la instancia organizativa. En el inicio de mayo murió electrocutado uno de los trabajadores de la infraestructura y eso motivo una suspensión formal de los trabajos, ya retrasados. Fue el octavo obrero que falleció en los diferentes emprendimientos realizados sobre los estadios que forman parte del programa mundialista. Conocido como “Verdão”, aunque su nombre real es Estádio Governador José Fragelli, tiene capacidad para 47 mil personas.  

En la suma se supone que sobre los 11.500 millones de inversión global previstos para hacer posible la imagen de que Brasil es capaz de codearse con los grandes del mundo, se produjo un incremento de cifras multiplicable por 4. Tal incremento lo han generado los atrasos, una administración errática de tiempos y recursos, además de una poco disimulada corrupción que incidió también en los retardos y en los valores crecientes. Los cuatro estadios detallados se llevaron por arrastre y de esa suma global, un total oficial de mil millones que deben cuadruplicarse. Otros recursos también inflados fueron tragados por las inversiones en 31 proyectos de remodelación de 13 aeropuertos. En esa gráfica inciden otros vectores no menos severos y amenazantes: huelgas de los trabajadores de servicios públicos, en algunos casos, y las protestas callejeras que se han visto a lo largo y ancho de este Brasil que se apresta a celebrar su Mundial, con razonables aprensiones y estallidos por reclamos contenidos (aresprensa).                       


Visitas acumuladas para esta nota: 00486



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home