COLOMBIA: CANDIDATO PERMANENTE A MINISTRO / LA TERCERA OREJA / ACTUALIDAD

Publicado el 22 de julio de 2014 / 19.40 horas, en Bogotá D.C.

Aquello que se escucha aunque se diga en voz baja 

(El chisme no es la verdad, pero sus elementos implícitos pueden ayudar a reconstruirla)

Esta sección le debe su nombre a un famoso programa radial de misterio que se emitía en Chile por los años 60. Esa es única deuda que tenemos con la prestigiosa radiofonía chilena. Hecho el ajuste de cuentas, debe decirse que, aquí, el espacio está destinado a la picaresca que disuelve nuestra seria política editorial. El único misterio es el propio que encierra todo chisme.

 


 

 

  • Doña Clara López es el mejor hombre que ha tenido jamás la izquierda colombiana.

COLOMBIA: CANDIDATO PERMANENTE A MINISTRO

En los días previos a la reelección de Juan Manuel Santos, círculos de la confianza inmediata al candidato Óscar Iván Zuluaga buscaron con insistencia al actual presidente de la Confederación General del Trabajo, Julio Roberto Gómez, para ofrecerle la cartera del área laboral en caso de que el Centro Democrático ganase las elecciones, inminentes para ese momento. No ha podido determinarse si era esta una oferta de coyuntura por las contingencias de una campaña agitada y con extremado  nerviosismo, sin ganador contundente a la vista, o una meditada decisión fruto de la larga trayectoria del dirigente sindical y del peso en número de la tropa que encabeza en torno a esa central de trabajadores. El ofrecimiento no pudo formalizarse puesto que Gómez se encontraba en Europa, cumpliendo con las agendas de la OIT y de otros organismos supranacionales vinculados con su ámbito de acción.

Gómez pudo saber de la oferta concreta después de su regreso al país y cuando ya la fuerza política que lo postulaba había perdido la segunda vuelta de las elecciones, celebradas en junio. Sin embargo, llama la atención ese interés por el dirigente sindical para un cargo oficial y político de primera línea en la administración central del país cafetero, por parte de los seguidores del expresidente Álvaro Uribe Vélez. Esto, dentro del marco de una definición de esa confederación sindical durante las elecciones de referencia, en el sentido de dejar libre a sus bases de más de 700 mil integrantes, en lo referente a la decisión de voto y poniendo distancias con algunos dirigentes de organizaciones afiliadas, que optaron por apoyar al candidato reelecto.

En el reciente pleno nacional de la organización se abordó el tema de las parcialidades políticas en el seno del organismo durante la última contienda electoral y se ratificó como acertada la decisión de la superestructura sindical en mantenerse al margen de definiciones en ese plano, aunque sin repulsa explícita para quienes en lo interno hicieron pública la opción por el candidato ganador. Tampoco hubo alusión de repulsa al hecho de que los sectores internos afines a Santos y de los frentes de divulgación pública de la campaña ganadora, lanzaron la especie de que la CGT apoyaba la reelección, lo cual no fue cierto. Empero, en fuentes oficiosas de esta organización sindical esa salida de oportunidad de los centros oficiales de divulgación santista no cayeron bien en la dirigencia de la CGT.

La puesta en común y de sinceramiento sobre lo ocurrido en las últimas elecciones presidenciales, que se dio en días pasados durante el encuentro del  llamado “Comité Ejecutivo Nacional” -el cual reunió a unos cien dirigentes de primera línea de todo el país- se recordó que de manera pública la Organización había planteado su neutralidad frente a los dos aspirantes a ocupar el periodo constitucional 2014-18 de la Casa de Nariño, en Bogotá. Empero, en las conclusiones finales de la reunión plenaria se aceptó continuar adelante con el anudamiento de relaciones con las fuerzas políticas del país, en tanto “sean convenientes para los intereses que defiendeeste movimiento de reivindicación social

JULIO ROBERTO GÓMEZ - Presidente de CGT Colombia

Gómez ya había recibido oferta para hacerse cargo del ministerio de Trabajo en los inicios del primer periodo de gobierno de Juan Manuel Santos, pero el dirigente declinó aceptar el cargo por razones de política sindical propias de su organización y hasta allí llegaron las cosas. Después, las relaciones de la CGT con el gobierno vigente comenzaron a enfriarse, produciéndose una distancia perceptible que no se selló hasta el momento y pudo haberse incrementado después de las últimas amenazas de las FARC contra dirigentes de la organización, las cuales no ameritaron condena sino silencio por parte del gobierno.

Fuentes cercanas pero externas a la conducción de la central obrera señalan que aún hay molestia por la indiferencia del gobierno en lo que hace a las provocaciones y  presiones del terrorismo a las cabezas del movimiento sindical, señalando con vehemencia que el señalado mutismo oficial pareciera más bien una “complicidad de aliados”. Las críticas también apuntan a que bajo la administración de Santos hubo una fuerte campaña de medios sobre un presunto apoyo oficial hacia los intereses y reclamos sindicales en diferentes áreas, pero que “ni siquiera se ha dado curso al Acuerdo Tripartito por la Libertad Sindical y la Democracia”, un compromiso que suscribieron las centrales del trabajo y organizaciones empresariales con el actual gobierno, en mayo de 2011 (aresprensa).          


Visitas acumuladas para esta nota: 00422



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home