------
------
VEA: MUNDIAL BRASIL 2014 / PROGRAMA ESPECIAL







ARGENTINA: CONSUELO DE PERDEDORES / ÓRBITA FÚTBOL / MUNDIAL BRASIL 2014 / LOM

Publicado el 25 de julio de 2014 / 19.40 horas, en Bogotá D.C.

ARGENTINA: CONSUELO DE PERDEDORES

En esa madrugada de aquel lunes 14 de julio, con imagen lánguida, los integrantes de la selección argentina de fútbol llegaron al aeropuerto de Ezeiza y no pudieron desplazarse al centro porteño donde se suponía que serían recibidos en estado gloria. La Argentina había sido derrotada por Alemania el día anterior, en el partido final de Río de Janeiro. No tenía mucho sentido un homenaje popular a un grupo derrotado, sobre todo si se observa que la Argentina ya ganó dos veces esa copa máxima del fútbol mundial y su única obligación digna de homenaje era ganar por tercera ocasión. Pero esa contradicción de situaciones y del imaginario individual o colectivo no fueron las únicas, los jugadores no pudieron recibir el equívoco homenaje porque el desgobierno que está vigente en Argentina se manifestó en el descontrol y la falta de oportunidad para disolver la acción de la delincuencia en parte espontánea y en parte organizada. La turba se tomó en esas horas la zona de concentración multitudinaria, cooptó a los manifestantes pacíficos que esperaban a los jugadores y se dedicaron durante tres horas al saqueo, el desorden y la violencia, sin que hubiese intervención policial suficiente en el momento apropiado y que, cuando llegó, operó mal y tarde.

Escribe: Rubén HIDALGO

En ese marco, un día después, la presidenta Cristina Fernández recibió a los perdedores en la Casa Rosada y allí con elocuencia y vehemencia saludó el esfuerzo, vano en el último paso, y la entrega de los deportistas en el campo de juego. Esa derrota, prevista pero no vergonzosa, no se tuvo en cuenta durante la exégesis que se hizo al grupo, el cual contaba con la presencia de su astro Lionel Messi, quien también tuvo un opaco paso por el mundial de Brasil en su tramo final aunque, en otra expresión de surrealismo político y social -parecido al que se ve en el día a día de la Argentina-  recibió por parte de la Fifa el Balón de Oro como mejor jugador del certamen, premio que estuvo muy lejos de merecer.

Surrealista porque ¿cuál homenaje al esfuerzo?, y al haber “dejado la piel en la cancha”, ¿acaso no es eso lo mínimo que se le puede pedir a cualquiera que viste la camiseta con los colores de su país?, puesto que eso mismo hicieron tanto los argentinos como los integrantes de la selección de otros países, entre ellos los colombianos, los chilenos y los costarricenses. Selecciones que  tuvieron homenajes en su regreso a casa, pero con la diferencia de que estos últimos habían llegado más alto en lo que hace a participaciones en mundiales anteriores y eso en efecto ameritaba un reconocimiento especial, tal como se hizo.

Amado Boudou Humberto Grondona jr.

                                                                                 

A los argentinos, así como a los restantes seis ganadores de la copa mundial en diferentes tiempos, lo único que les sirve es volver a ganar otro título máximo, porque el ser segundones aunque sea de primera poco o nada vale. Eso es lo que hacía más surrealista -si así se pudiese decir- el panorama de esta selección argentina llegando al territorio propio. Pero las cosas no terminan ahí, en la recepción presidencial al circunspecto conjunto derrotado de las horas anteriores, la mandataria dijo que no había visto los partidos mundialistas, pero habló de sus alternativas como si los hubiese presenciado uno tras otro.

No es la primera vez que la presidenta argentina cae en gruesas contradicciones como la referida. En realidad, los exabruptos son casi diarios cuando interviene en palabra y también cuando se ven sus decisiones de gobierno, en lo económico y social, tanto como  en lo político. Así está marchando el país, a tropezones y cada vez más al garete, con aumento del panorama alucinado digno de un cuadro de Dalí y acrecentando los temores de que la actual cúpula aferrada al control del Estado está compuesta por delirantes en algunos casos y por delincuentes en otros

Un día después de esos hechos la presidenta Cristina Fernández viajó a Brasil para ver si la dejaban a entrar a hablar por una puerta estrecha y en mesa paralela en la reunión del club de los emergentes, llamado BRICS, mientras su país se debatía bajo la amenaza de un nuevo default. En tanto, la recesión sigue atenazando otra vez al conjunto social del país, al tiempo que lo hace la inflación por otro flanco, y asumía la presidencia en ausencia de Fernández el asediado vicepresidente Amado Boudou. Un hombre acorralado por la justicia ante la evidencia de crímenes económicos contra el Estado, entre otros crímenes de similar factura. Un funcionario a quien no se le permitió en esos días presidir las sesiones del senado de la Nación, tal como lo establece la Constitución argentina, por su impresentable condición penal, que enrarece y quiebra la normal movilidad institucional.

Cristina Fernández Julio Grondona

                                                                                      

Bajo la misma marca y en coincidencia de tiempos, ya había estallado el escándalo de la reventa de entradas a los estadios mundialistas por parte de directivos de la Afa, en el que apareció implicado el hijo del caudillo máximo de la institución, Humberto Grondona junior. Los manejos de esa cúpula no son nuevos y se suman a la connivencia delictiva entre las toleradas y con frecuencia impunes barras bravas y dirigentes políticos, sobre todo del grupo gobernante. En Brasil la reventa de entradas está por fuera de la ley y estos círculos de manejo por fuera de legitimidad la realizaban desde los mismos hoteles donde estaban hospedados estos “capos” de la máxima entidad del fútbol argentino.        

En ese cuadro, es indudable que la contradictoria y accidentada intención de homenaje a los derrotados huele a la búsqueda de un gran consuelo no encontrado, porque las derrotas sociales, económicas y políticas que afectan a los argentinos por estos días, aunque vienen desde allá lejos y hace tiempo, son mayores que esa sufrida en los minutos postreros por la selección argentina en su paso por el Mundial reciente. Un magro consuelo colectivo que no puede ni debería compararse a lo que se hizo por parecidas razones en otros países de la región. Además, porque el consuelo para perdedores suele asemejarse a la plañidera para muchos, que es siempre un consuelo para tontos o, lo que es lo mismo: para tercermundistas derrotados (aresprensa).   


Visitas acumuladas para esta nota: 00572



¡SÍGANOS Y COMENTE!

Site map





MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home