------
VEA: TURISMO / PROGRAMA EDITORIAL







OTRA VEZ LAS FLORES DE MEDELLÍN / TURISMO / HEDONISMO / LOM

Publicado el 01 de agosto de 2013 / 20.20 horas, en Bogotá D.C.

OTRA VEZ LAS FLORES DE MEDELLÍN 

Tal como sucede cada año para esta época, Medellín suelta su fiesta de las flores con la presencia en relieve de los famosos y tradicionales “silleteros” que recorren la ciudad por sus calles principales exhibiendo lo que es fruto del trabajo de campesinos en la zona aledaña a la urbe de la montaña. La exhibición que se prolonga durante una semana completa, es un acontecimiento local de tradiciones culturales. Es también una gran convocatoria de interés turístico que ya trascendió las fronteras chicas de esta ciudad icónica en el occidente colombiano, a la que se conoce como de “la eterna primavera”. 

El encuentro en su edición 57 se inició este primer día de agosto y se cerrará diez jornadas después. El programa que corre a cargo de la alcaldía de la ciudad anfitriona tiene previsto desarrollar unos 140 renglones de actividades con concentración masiva y, además, de ingreso libre. Esto en parte debido a que se trata de la festividad principal que se realiza allí año a año con auspicio del gobierno local y también porque tiene fuertes raíces con las costumbres de quienes llevan el mote de “paisas”, como gentilicio que identifica no solo a la gente de Medellín sino a la de todo el departamento de Antioquia, del cual esta ciudad es capital

El principal acto del más de un centenar previsto, es el famoso desfile de silleteros. Es este el mejor momento para la exhibición de lo que siempre se ha conocido como “empuje de los antioqueños”, quienes mucho tuvieron que ver con la conformación del país, pues estos campesinos fueron primero colonizadores de otros territorios diferentes al departamento de Antioquia y después fueron pilares en la que se considera fue la primigenia industrialización del país en los comienzos del siglo XX, con base en la producción textil.  

El colonizador antioqueño tuvo su fuente en la gente de campo de la región y esta Feria de las Flores de Medellín es la mejor presentación simbólica de aquel espíritu aventurero y de la añeja capacidad de recorrer, tanto de a pie como a lomo de mula, cualquier distancia para luego dominar territorios hostiles en montaña y llano. Eso fue aquella colonización sobre espacios vírgenes de la foresta tropical colombiana. Algo que le puso un sello de distinción a lo que también fue llamado “espíritu paisa” y le dio a esa particularidad de la diversidad antropológica colombiana, una marca hasta hoy indeleble no solo para el trabajo sobre la tierra y la aventura industrial sino también en el “adn” para hacer negocios exitosos.  

La silleta sobre la espalda, que es lo que se ve en estos desfiles, muestra precisamente la manera como se llevaba la carga de otros tiempos para recorrer distancia entre cordilleras y desfiladeros de la fiera geografía del país. Esa carga de flores sobre la espalda simboliza de manera suavizada la capacidad para hacer frente a la adversidad de otros tiempos y la porfía por vencer las dificultades del terreno y de las condiciones climáticas, así como del modo que debieron afrontar aquellos viejos pioneros las dificultades de lo desconocido. La composición de flores de cada silleta incluye tipos locales y también externos. Es así como pueden verse crisantemos, rosas, orquídeas, girasoles, claveles y lirios, entre otros muchos tipos de una diversificada posibilidad

La silleta está compuesta por una estructura de soporte que se apoya en la espalda del cargador y el material floral se apoya en esa superficie que une a hombre y madera. El conjunto puede llegar a pesar unos 70 kilos y la marcha por las calles de Medellín puede alcanzar un total cercano a los 14 kilómetros, que se cubren en unas dos horas. Las mujeres que también se integran en el paso pueden llevar una carga idéntica, o más liviana, que esa que llevan los hombres, en tanto que a los niños les está permitido cargar pequeños arreglos, de mucho menor peso.  El programa y en especial la marcha, así como la preparación de la silleta que exige un esfuerzo adicional y previo al desfile, se premia al final de las concentraciones con categorías distintivas como “emblemática”, “monumental”, “tradicional” y “absoluta”.  

Este reconocimiento a cargo del gobierno municipal se otorga a esas varias condiciones de la silleta, que incluye valores agregados como la creatividad, las dimensiones y el peso, entre otros aspectos. Algunas silletas son llamadas “colosos de flores” por las señaladas dimensiones. Debe puntualizarse que ese elemento de transporte también tiene una curiosa historia desde el origen, pues evoca tiempos de humillante servidumbre en lo que hace al transporte por las montañas colombianas: sobre la espalda, esos cargadores llevaban también a hombres y no solo elementos de un sitio a otro por la quebrada orografía del país. Hoy ese oficio de triste memoria queda atemperado por la elegante exhibición de las flores (aresprensa). 


Visitas acumuladas para esta nota: 00600



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home