-----

------







BRASIL ELIGE / ACTUALIDAD

Publicado el 06 de octubre de 2014 / 18.25 horas, en Bogotá D.C.

BRASIL ELIGE

Dilma Rousseff ganó su primera vuelta de manera contundente pero no le alcanzó para llevarse la definición y debe someterse a una segunda decisión en la que muchos ya anticipan el veredicto favorable para que “la rusita” permanezca en el Planalto de Brasilia. Pero la gran sorpresa fue que la principal contendora y antigua colega de filas militantes del PT*, Marina Silva, resultó a la postre despojada de la posibilidad de disputar la primacía y en su lugar quedó Aécio Neves, un mineiro ganador en segunda fila que avanzó de atrás hacia adelante para marginar a la veterana compañera del legendario “Chico” Mendes, aquel defensor de los “sin tierra”, allá por los años 60, 70 y 80, cuando la jerarquía militar imponía sus criterios desarrollistas y autoritarios.

Escribe: Rubén HIDALGO

La disputa de la segunda vuelta entre Rousseff y Neves es entonces el verdadero golpe de sorpresa en esta primera jornada electoral brasileña. En este caso sí, la cuestión pendiente se definirá entre dos proyectos bien diferenciados, el socialdemócrata y de centroderecha que representa el candidato de Minas Gerais y la eventual renovación del “pacto histórico” entre la izquierda petista y la alta burguesía acompañada del Estado Mayor de las fuerzas armadas del país, anudada por Lula al comienzo de su gestión al comienzo del nuevo siglo y algo deteriorado durante la actual presidencia de Rousseff.

Aunque un pronóstico victorioso para la mandataria vigente, en la cercana segunda vuelta del último domingo de octubre, estaría todavía en veremos dado por el hecho de que los principales distritos del país no la favorecen de manera plena. En el sureño estado de Río Grande do Sul el favor del electorado aún no está definido, tal como sí lo fue Minas Gerais -territorio de Neves-  y también Bahía. Pero São Paulo al igual que Paraná le fueron esquivos de manera contundente a la candidata-presidenta. Tanto São Paulo como Minas Gerais son dos de los distritos políticos que garantizaron el mencionado pacto pues albergan lo más fuerte de la producción industrial y son los tradicionales definidores de la política brasileña.

Lula convocó en fecha reciente a renovar los acuerdos estratégicos que le aseguraron una mínima tranquilidad a su gobierno de cambios sociales, con garantías para mantener el statu quo de la clase dirigente. Marina Silva no aseguraba la continuidad de esas condiciones de equilibrios macro entre los factores de poder y es esa una de las razones de la abrupta caída en las intenciones de voto en su beneficio, durante las últimas semanas previas a este paso electoral. La puja entre Marina Silva y Dilma Rousseff es de vieja data y en el cruce de dentelladas no sólo hay variaciones de tinte político entre las izquierdas brasileñas sino también las cicatrices de antiguas heridas y los resentimientos heredados alrededor del hombre que las unió en el primer nivel de la visibilidad: Luis Inázio Lula da Silva.

Ambas integraron el gabinete del omnipotente presidente que sigue definiendo en la política del país y que, antes de retirarse del Palácio do Planalto en Brasilia, inclinó el dedo a favor de “la rusita”, obligando a un paso al costado de Silva, su rival del momento. Ahora, el azar, las volvió a enfrentar pues la militante de la coalición ecologista  recogió la bandera del malogrado candidato Eduardo Campos -fallecido en accidente aéreo hace dos meses y de izquierda más radical- volviendo a poner en aprietos a la ahora residente del solio que dejó vacante el carismático expresidente obrero

Dilma ROUSSEFF Aécio NEVES Marina SILVA
41,53 por ciento 33,63 por ciento 21,29 por ciento
Primera vuelta - octubre 06 de 2014

El pacto de la dirigencia industrial y militar con los advenedizos y “sospechosos” líderes de la izquierda atenuada, en buena parte herederos del trotsquismo y encabezados por Lula -un veterano dirigente sindical conocedor y parte él mismo de las mañas de la fuerte dirigencia paulista- le aseguró a Lula en su momento una transición al cambio con ejemplar tranquilidad. Ese baqueano de las pulseadas sindicales tuvo la capacidad suficiente para maniobrar cuanto fue necesario y tragar la amargura de varias derrotas electorales para salirse con la suya hasta que, al fin, un hombre militante y además sindicalista, se alzara con la presidencia en 2002. A poco de aquella victoria, llegó el pacto con sus viejos y consecuentes adversarios para ganar la otra pulseada postelectoral que buscaba asegurar la gobernabilidad de su mandato reformista

Esas mañas que son garantía de estabilidad para el proceso brasileño vienen del pasado imperial, en el cual la presencia y la proyección de una eventual potencia brasileña reconocida en el mundo, debe ser soporte preexistente a cualquier acuerdo eventual entre aquéllos que fueron enemigos ideológicos. Eso fue lo que logró Lula hace más de una década y es lo que estará vigente si el PT, con Dilma Rousseff a la cabeza, se mantiene al frente del gobierno. Silva no es parte de ese pacto y su ascenso era un riesgo de inestabilidad que no toleraría el electorado ni tampoco el stablishment industrial y militar.   

Pero el Brasil de Lula y de su heredera se mantuvo no solo por el pacto con los poderes tradicionales, también lo sostuvo una bonanza económica transversal del ciclo lo que le aseguró la política de inserción social y una clientela segura para la reelección, sin tocar las banderas de fortalecer la aspiración de tener un Brasil determinante en la región e interlocutor en el mundo. Eso requería de cooptar a la Argentina en el Mercosur y contener a la termocefalia de los camaradas de Venezuela, Bolivia y Ecuador. Al tiempo que rivalizar de manera amable con México, el único país de habla hispana que también aspira al liderazgo en América Latina.

A la Argentina no hizo falta prestarle atención pues se autoderrumbó por la propia mala praxis de sus administraciones, con gobiernos militares o en democracia. Esa inflexión geopolítica en el Río de la Plata ayudó a Brasilia para poner más atención en sus propias obsesiones. El crecimiento de China y La India le facilitaron a Brasil mejores ingresos por sus importaciones, en tanto que la industria pesada mejoró sus ofertas de recursos exportables con valor agregado y la agroindustria se potenció de tal forma que superó en cifras y calidad a sus vecinos, entre ellos Argentina, siempre abanderados con las exportaciones de productos de la tierra.

Pero ahora las cosas no pintan bien para el Brasil en lo económico y el crecimiento permanente que rigió el periodo se ha detenido. La recesión amenaza el edificio y se encuentra en riesgo la bolsa de subsidios para mantener la lucha contra la pobreza y propiciar la inclusión social.  Esto incluye la alfabetización y la educación en todos sus niveles, como forma directa de inserción, así como también el llamado a participar en formas de propiedad urbana y rural para los siempre desfavorecidos, nunca vistas en el pasado brasileño

Al Brasil potencia lo conforma no sólo una industria exportadora desafiante y de productos con alto ingrediente en tecnología, como la aérea, sino también en ámbitos de fuerte impacto emocional y de autoestima, como el deporte. El Mundial de fútbol reciente y las próximas olimpiadas de Río de Janeiro son parte del propósito relevante de una vieja aspiración que se nutre de la memoria del imperio y de la Guerra del Paraguay, así como también en el hecho de ser integrante del exclusivo grupo BRIC que conforman los países emergentes.  

El cambio social con “rostro humano” que fue exitoso durante la parábola del PT, no obstante los contratiempos internos y del contexto mundial, parece que podrían continuar en un país que ha sido reconocido como un sujeto histórico y colectivo capaz de asimilar sus crisis con saltos no traumáticos y sin derramamientos extremos de sangre ni dramatismo, a diferencia de sus vecinos, con tradiciones de desgarramientos profundos en lo humano, social y territorial (aresprensa).   


Visitas acumuladas para esta nota: 00629



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home