------
------







IRRESPONSABILIDAD DE MIGRACIÓN COLOMBIA / LA TERCERA OREJA / ACTUALIDAD

Publicado el 04 de enero de 2015 / 19.55 horas, en Bogotá D.C. 

Aquello que se escucha aunque se diga en voz baja 

(El chisme no es la verdad, pero sus elementos implícitos pueden ayudar a reconstruirla)

Esta sección le debe su nombre a un famoso programa radial de misterio que se emitía en Chile por los años 60. Esa es única deuda que tenemos con la prestigiosa radiofonía chilena. Hecho el ajuste de cuentas, debe decirse que, aquí, el espacio está destinado a la picaresca que disuelve nuestra seria política editorial. El único misterio es el propio que encierra todo chisme.


  • Donde hubo fuego, quemados hubo

Así es el Tercer Mundo II

 

IRRESPONSABILIDAD DE MIGRACIÓN COLOMBIA

Migración Colombia es el organismo que depende del ministerio de Relaciones Exteriores y que reemplazó al antiguo organismo civil de inteligencia que en ese país se conoció como DAS (Departamento Administrativo de Seguridad), el cual dependía de la Presidencia de la Republica. Esta última entidad se ocupó de atender durante medio siglo los temas administrativos y jurídicos con los extranjeros de paso o residentes en Colombia, hasta su desaparición a fines del año 2011.  Las distintas estructuras del DAS, después de su disolución, se distribuyeron por diferentes entidades y en lo que hace a la atención de migrantes, la cosa se circunscribió a la mencionada Migración Colombia. Desde el 10 de diciembre y hasta los últimos días del año que concluyó, el ente antedicho interrumpió la entrega de la llamada “cédula de extranjería”, documento que identifica y habilita a los extranjeros que viven en ese país para desplazarse, realizar todo tipo de trámites y demostrar la legalidad de su residencia local. Pocas explicaciones salieron durante el pasado diciembre de los funcionarios de ventanilla y mesas de atención, para dar razones sobre la inaudita anormalidad que provoca severos perjuicios a la comunidad no nacional residente en Colombia.

El antiguo DAS fue eliminado por la administración del presidente Juan Manuel Santos, después de una seguidilla de escándalos que rodearon sus labores de inteligencia. Sus distintas dependencias fueron derivadas a diferentes cuerpos en lo que hace de manera específica a la seguridad del país y la división de extranjería quedó a cargo de la nueva Migración Colombia. Empero, algunas labores de control a las actividades de los no nacionales, que eran propias de la naturaleza del DAS, quedaron bajo el manejo del nuevo organismo.

En el segundo semestre del año anterior los agentes de esa entidad capturaron y deportaron a Lorent Gómez Saleh, un joven opositor venezolano cuya captura y silenciamiento reclamaba la dictadura de Nicolás Maduro. El militante político fue puesto a disposición de los aparatos de seguridad dependientes de Caracas, bajo la sombrilla de las relaciones especiales que existen entre los dos países para facilitar las conversaciones de antesala por la paz que se realizan en La Habana. Esa captura generó fuertes protestas desde diversos países y de la propia oposición colombiana al gobierno de Juan Manuel Santos, en lo que se consideró una suerte de subalternización del gobierno de Bogotá a la represión del régimen de Caracas.    

Hasta el incidente de la entrega de cédulas, la atención a las necesidades de los extranjeros se tecnificaron y mejoraron en lo que hace a manejo de tiempos e incluso trato interpersonal, en las oficinas que la dependencia tiene sobre la calle 100, en el norte de la capital colombiana. Pero las circunstancias señaladas empañan la actividad tendiente a facilitar el encuadramiento institucional de los no colombianos en el país andino. En efecto, es inmenso el impacto que producen en la vida cotidiana de los extranjeros residentes en Colombia, una falla como lo es la no entrega de la necesaria cédula de extranjería. Así, se interrumpieron en ese lapso trámites jurídicos, de traspaso de bienes, notariales, de índole económica -ante bancos, entre otros- y de desplazamiento, por contar sólo con algunas de las dificultades que produjo el desliz de la mencionada instancia oficial.

Sergio Bueno Aguirre - Director Migración Colombia

Salvo las explicaciones parciales y livianas de los funcionarios de ventanilla -que de hecho no tienen ninguna calificación adecuada para brindarlas-  ningún responsable de rango medio o superior presentó argumento alguno para justificar el injustificable tropiezo, que afecta a centenares de ciudadanos. Es como si para el director de la entidad colombiana Sergio Bueno Aguirre, el haber causado tantas dificultades a las víctimas de la inconsistencia administrativa y técnica, fuese una circunstancia menor.

No sólo hubo vacío de explicaciones, tampoco hubo disculpas de autoridad alguna por la grave e inexplicada tanto como inexplicable falencia. Eso completa el cuadro de irresponsabilidad del funcionario cabeza de Migración Colombia y del propio ministerio de Relaciones Exteriores. Nadie sabe hasta el momento el nivel y espesor de los daños causados a los damnificados extranjeros y tampoco se ha podido establecer si alguno de ellos demandará al Estado por los perjuicios que pudieron haberse causado.

Tampoco se ha podido establecer si la fragilidad técnica que generó la nada clara circunstancia sufrida y la secuela derivada está en las entrañas de la entidad que se supone responsable o si esta fue causada por una empresa externa contratada para hacer el deficiente y fallido trabajo. Eso no alivia la culpa que cae tanto en el ministerio del ramo como en Migración Colombia. Resulta evidente que ninguna de las dos entidades interdependientes tuvo la capacidad administrativa, técnica o tecnológica para asumir el riesgo de un incidente como el señalado, el cual finalmente se produjo sin que hubiese la solución adecuada y a tiempo.

Deberán ser ahora los organismos de control oficiales y los medios de comunicación locales los que se ocupen del inaudito caso, cuyas causas y consecuencias, como ciertos hechos de la rampante corrupción del país, permanecen “en una dimensión abstracta a establecer”. Lo que sí queda claro, por ahora, es que el nuevo ente que reemplazó al DAS, aun cuando no es un aparato de inteligencia en sentido estricto, ha mostrado ser competente para hacer seguimiento y reprimir a impugnadores de un régimen perverso e impresentable como el de Venezuela, pero poco eficiente y menos diligente para resolver los problemas que, como éste, las mismas autoridades les crean a los extranjeros que residen en el país cafetero y le aportan con su silencioso trabajo (aresprensa). 


Visitas acumuladas para esta nota: 00846



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home