-----
-----
VEA: ARTES VISUALES / PROGRAMA ESPECIAL







COLOMBIA EN ARCO 2015 / ARTES VISUALES / PATRIMONIOS CULTURALES / A-P

Publicado el 12 de febrero de 2015 / 20.40 horas, en Bogotá D.C. 

COLOMBIA EN ARCO 2015

Serán cuatro días de feria de artes visuales en Madrid y allí estará Colombia como invitada especial por América Latina. La muestra internacional se abrirá el 25 de febrero y se extenderá hasta el primer día de marzo. Habrá presencia de 212 galerías de 30 países y en el Programa “Solo Projects” de la agenda se verán propuestas e investigación estética de este lado del mundo. En el total, 40 casas de exhibición latinoamericanas representativas de 10 países, aportarán a la pirámide que para esta versión tiene al país cafetero en la cúspide. En el mencionado espacio investigativo habrá piezas de salas que llegan de Panamá, Brasil y Guatemala.  Así será, en términos ampliso,  la edición 34 de Arco Madrid en lo que hace a la presencia de América Latina.

La feria de arte madrileña se ha estado posicionando desde sus ediciones iniciales -la primera fue en 1982- como un gran referente de visibilidad para el arte iberoamericano. Esto no obstante que la propia organización del encuentro tiene como objetivo de reconocimiento a Europa y cuenta con un activo movimiento de estímulo al coleccionismo en el Viejo Continente. Es para esto que constituyó un Programa de convergencia en tal sentido, el cual tiene una lista de más de 150 compradores direccionados hacia sus diferentes estands. Desde el año pasado, cuando se anunció lo concreto de la invitación del país andino a esta versión de la feria de arte en Madrid, no se ha dejado de señalar el buen momento por el que pasan las artes visuales de Colombia y de una circunstancia notable: sólo dos países de la región han asistido a Arco con este cartabón: Brasil y México.

Ahora Colombia forma parte de esa selecta lista, aún demasiado reducida. Un directivo de la feria española ha señalado que la elección estuvo argumentada en el hecho de que ya son muchos los artistas colombianos que transitan los circuitos internacionales y lo mismo hacen sus galerías. El coleccionismo aún no es una afición demasiado arraigada en el país invitado, pero lo positivo es que la promoción de la creatividad de los artistas consagrados y noveles tiene ya numerosos escenarios consolidados y entre ellos se deben contar las convocatorias de eventos como Artbo, hacia fines de cada año o las diferentes bienales que son tradicionales y promueven un arte con intenciones iniciales menos ligadas con los canales comerciales.

Pero es mucho aún el camino por recorrer y por esto es pertinente señalar que en lo pedagógico extendido al gran público, la cuesta recién se inicia y la apertura de ferias como Odeón en la capital colombiana, que se realiza en simultánea con Artbo, contribuye con el esfuerzo colectivo. Una evidencia de esa evolución lo da la siguiente cifra: Artbo comenzó hace algo más de una década con 29 galerías y en su edición del año pasado completó casi 70.  Lo concreto en este proceso que ya lleva más una década, es que ya no se liga la suerte de las posibilidades de un merecido ingreso para un artista o de una casa de exhibición, a la apuesta fácil de los dineros fáciles que penetraron tantos niveles institucionales del país cafetero, entre las décadas de los años 70 y 90.

Aquella fue una parábola histórica que afectó al conjunto social del país, incluidas las instancias deportivas y culturales, además de otras áreas del arte y de la expresión estética. Algo que no todos quieren recordar y duele hacerlo, pero de ese legado reprobable debe excluirse el dato meritorio de que, cuando se hizo ese oscuro tránsito histórico, ya las grandes y emblemáticas figuras de las artes visuales colombianas estaban consagradas por sus valores propios. Es sobre esa base que las nuevas generaciones de artistas construyen su vigente nombradía con tanta irreverencia como desparpajo estético, aunque sin sentimientos de deudas con aquella generación fundadora del éxito vigente.  

Obras - María Alejandra Garzón

Hay hoy en la capital del país unas 60 galerías y otros tantos museos en contraste con lo que ocurría hace unos 20 años que, después del turbión que hizo el conjunto de violencia y narcotráfico, dejó un exiguo número de salas de exhibición, apenas un 10 por ciento comparadas con las cifras actuales. También aportaron al cambio ciertos estímulos del Estado, sobre todo el distrital de la capital, en lo que hace a la apertura de nuevos espacios de expresión y de reconformación de acceso generalizado a la creatividad de los artistas en diversos planos y géneros de creación. Hoy llegan a Colombia grupos de expertos de museos y coleccionistas de diferentes partes del mundo, interesados en lo que hacen los artistas colombianos. Uno de ellos, hace unos dos años, nada menos que desde el Museo de Arte Moderno de New York.               

Al convite de Madrid asistirán 10 galerías del país destacado para Arco en esta edición, casi todas de Bogotá, en contraste con lo ocurrido el año anterior en el que sólo se vio al Instituto de Visión, el cual nada tiene que ver con la oftalmología sino que es el curioso y sonoro nombre que le pusieron los orientadores de esa galería, como supuesto de creatividad y estrategia de mercado. En el lote estará también otra sala de llamativo nombre: Doce Cero Cero, una suerte de soleado mediodía que bien podría evocar el ya referido momento que vive la producción visual del país. Cada galería asistente solo puede llevar a Madrid dos de sus artistas representados y los escogidos para el caso de la galería nombrada son Édgar Jiménez y María Alejandra Garzón.  

El primero es un artista caleño que se nutre de la experiencia estética en la que abrieron camino los grandes artistas norteamericanos de los años 50 y 60, cuando la meca del arte dejó Europa para instalarse en los Estados Unidos. En ese sentido el trabajo de Jiménez hace evocación al entronque del arte clásico con el cine y otras expresiones de la creación masiva e incluso comercial, con marcada iconografía afroamericana. Por su lado, Garzón ha elegido en su propuesta un lenguaje provocador e irreverente desde la perspectiva de un cargado erotismo femenino. En la versión anterior asistieron a la cita de Arco unos 100 mil visitantes con un 25 por ciento de esa cifra compuesta por profesionales del sector, entre ellos 500 coleccionistas privados (aresprensa).  

-------

Reporte y fotos: Martha L. Romero


Visitas acumuladas para esta nota: 00834



¡SÍGANOS Y COMENTE!

Site map





MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home