------
VEA: LETRAS / PROGRAMA EDITORIAL







GABRIELA ALEMÁN: "ESCRIBIR ES COMO RESPIRAR" / LETRAS / PATRIMONIOS CULTURALES / A-P

Publicado el 02 de mayo de 2015 / 20.00 horas, en Bogotá D.C.

GABRIELA ALEMÁN: “ESCRIBIR ES COMO RESPIRAR

La ecuatoriana Gabriela Alemán volvió al Feria del Libro, en esta edición 28, después de varios años desde su primera visita programada para grandes eventos literarios. Estuvo hace 8 años en Bogotá con ocasión de la vigencia de su condición de “capital del libro”, que en esa oportunidad lució con ostentación la gran ciudad andina. En ese tiempo también fue considerada por el Hay Festival como una de las escritoras jóvenes más destacadas, con proyección internacional. Vuelve ahora con gran recorrido literario a sus espaldas y como una autora consagrada del Ecuador, que es su patria adoptiva pues nació en Brasil. Aquella vez estuvo en Bogotá para presentar su libro “Álbum de familia” y hoy trae fresca su obra más reciente: “La Muerte silba un blues”, que consta de diez cuentos y cuya base creativa es una evocación del director de cine español Jesús “Jess” Franco. Afirma con seguridad de John Banville debería ganar el premio Nobel, pues el creador irlandés -quien también estuvo en la edición 28 de la Filbo- tiene mérito suficiente para alcanzar ese galardón supremo.

Entrevista: Martha Liliana ROMERO

La nutrida bibliografía de la autora tiene títulos con traducciones en lenguas como el chino, hebreo y croata, además del francés e inglés. En la lista de sus libros están “Maldito corazón”, “Zoom”, “Fuga permanente”, “Body time” y “Cooperativa pozo wells”, pero la lista es incompleta. Esta última visita para el encuentro con el libro de la capital colombiana coincidió con el homenaje al Nobel colombiano en el primer año de su desaparición, circunstancia en la que sostuvo que todo escritor, para serlo, debe “pensar primero en el lector”.

ARES: dentro de los diversos géneros literarios, ¿cuáles son los autores colombianos que más la motivan?

Escritores como Piedad Bonett o Pilar Quintana, entre las mujeres, y Ricardo Silva, Óscar Collazos o Fernando Vallejo entre los hombres, quienes son escritores con registros bien diferenciados -ilustra la autora- y motivan fascinación en aquel que los lee. Usan un lenguaje que atrapa y me transportan como lectora. Todos ellos tienen el secreto de un buen escritor.

ARES: pero eso no puede ser lo único que atrape de un libro o de un escritor…

También las obras deben tener cierta dramaturgia, una estructura, personajes creíbles y una historia que se aprecie verosímil -describe Alemán- para decirlo de otra manera, se deben plantear situaciones que provoquen al lector a pensar, reírse, cuestionarse y, además, lograr un punto culminante: dialogar con el lector.

ARES: ¿qué significa el escribir para su vida?

Es una forma de respirar, una manera de construir alegría y disfrutar -precisa la autora- es un modo de vida y supongo que por eso en mi caso nunca podría dejar de escribir, ni leer, porque los libros me permiten conocer el mundo y comprenderlo. Creo que si la gente leyera más la paz tendría mejores oportunidades




GABRIELA ALEMÁN*

ARES: usted escribió un libro cuyo eje es la familia, ¿eso tiene que ver con sus afectos?

Es un tema central en mi vida -aclara la escritora- pero no sólo por la familia de sangre sino también por la familia que se va armando durante toda la existencia: las amistades, los países, las sociedades y los cariños que se construyen en el vivir

ARES: ¿cómo abordó una trama de por sí compleja como lo es el retratar un ambiente de familia?

Fue algo que medité durante mucho tiempo, tenía varias historias al respecto -detalla Alemán- aunque todas tenían que ver con la historia de Ecuador. La figura del álbum me sirvió para los cuentos en los que no todos los personajes se repiten y además para el título. Se repiten las ciudades y los puntos geográficos, que en el conjunto muestran al Ecuador y sus gentes en familia. Por eso es que las historias giran en torno a la luna de miel, el bautizo o la confirmación. En esos giros aparecen Lorena Bobbit y su marido John Wayne Bobitt. También está Alexander Selkirk, un personaje que como pirata saqueó a Guayaquil pero que tiene relación directa con un personaje caro a los relatos de aventuras, como lo es Robinson Crusoe.

ARES: ¿un preferido para ganar un próximo Nobel?

Es difícil señalar a alguien -enfatiza Alemán- hay muy buenos escritores con suficientes merecimientos, pero en el conjunto hay un escritor que me encanta porque es un orfebre del lenguaje y se llama John Banville. Sería maravilloso que él lo ganase en algún momento próximo.

ARES: ¿latinoamericanos que merezcan una mención especial de su parte? 

Dos grandes maestros -señala la creadora- Gonzalo Rojas a quien pude escuchar en vida y Ernesto Sábato, que fue un verdadero monstruo no sólo como escritor sino por su actitud ética. Al primero lo escuché en vivo a sus 90 años y mostraba una tremenda fuerza vital intrínseca, así como también lo hacía con el manejo del idioma; por su lado Sábato, además de ser un escritor de primera línea, supo jugársela por sus ideas y defendió aquello que muchos no querían siquiera mencionar ni recordar (aresprensa).

------

* Foto: M.L.R.

 


Visitas acumuladas para esta nota: 01931



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home