-----







ALIANZA DEL PACÍFICO, EN PARACAS / ACTUALIDAD

Publicado el 13 de julio de 2015 / 14.30 horas, en Bogotá D.C.

ALIANZA DEL PACÍFICO, EN PARACAS

En el célebre e histórico punto de Paracas, al sur de Lima, se desarrolló hace poco más de una semana la décima sesión de la llamada Alianza del Pacífico, cuyo objetivo inicial fue el de unir fortalezas de los países latinoamericanos con costa sobre ese océano para el comercio con Asia, pero acabó convirtiéndose en el único modelo exitoso de integración regional frente al estancamiento del Mercosur y las limitaciones a veces políticas de otros intentos parecidos.   El punto geográfico elegido para el encuentro no es casual, allí desembarcaron las tropas del libertador José de San Martín que llegaron desde Valparaíso en 1820, para iniciar el proceso de la independencia peruana y disolver el último y más importante bastión realista, al tiempo que volver tangible la idea de una gesta continental, que en definitiva concluyeron Sucre y Bolívar en 1824. Ahora, los presidentes que dialogaron sobre la trama de la integración económica, una vez más, tocaron una agenda que se supone de avance en la iniciativa primigenia, con un marco en macro que no puede excluir la crisis griega y su impacto en Europa y en el mundo.

La nota sorpresiva del encuentro internacional fue la despedida anticipada y precipitada del colombiano Juan Manuel Santos quien partió casi al llegar para atender la ola de terrorismo urbano que pareció recomenzar en su país. La llegada de los presidentes estuvo precedida por los encuentros de ministros de cada uno de los países participantes. Los cuatro fundadores siguen siendo abanderados del proceso aunque siempre estuvo presente la posibilidad del ingreso de otros interesados en ser parte del privilegio de participación plena. Cabe señalar que esa delegación cuatripartita es también la de los estados más fuertes con costa al Pacífico, por fuera de Estados Unidos y Canadá: México, Chile, Perú y Colombia, que son los que mandan la parada en la Alianza. En este décimo encuentro presidencial el peruano Ollanta Humala asumió la cabeza del grupo.  

Además del núcleo eje la Alianza acompañan al grupo 32 estados observadores y el acompañamiento de 4 organismos internacionales vinculados con el desarrollo económico y social. En mesas alternas y paralelas sesionaron en la reunión de Paracas la Cumbre Empresarial ligada con el grupo. Además de los empresarios de la región comprometida estuvieron presentes los ministros de diversas carteras vinculadas con las áreas temáticas prioritarias que le dan sentido a la agrupación de países: comercio exterior, finanzas, producción, economía y educación. Vinculado con ese grupo de reflexión y elaboración de propuestas, inició las jornadas del Encuentro el Grupo de Alto Nivel (GAN), conformado por los viceministros de Comercio y Relaciones Exteriores, cuya responsabilidad es el afinamiento de las iniciativas que los presidentes definen en sus directivas ejecutivas, como conjunto

Aunque esas iniciativas tienen como núcleo duro la voluntad de crecimiento económico integrado en el plano lineal de los países comprometidos en el pacto, también considera la transversalidad de las relaciones extrabloque en el ámbito latinoamericano, continental y, como propósito germinal y de alto impacto,  el extracontinental en particular con el Asia. Aun cuando este último aspecto entró en una zona gris, no obstante ser parte de las razones de la fundación de la Alianza al tiempo que, en paralelo, los países integrantes han estrechado lazos de manera bilateral con los países asiáticos que tienen costas sobre el Pacífico. Así lo han hecho Chile y Perú con China y Filipinas; de la misma manera que México también tiene un avanzado nivel de desarrollo de sus relaciones con los países nombrados y con potencias como Corea y Japón.

El entorno macro no es del todo favorable para las economías de la región, sobre todo en lo que hace a su participación en términos de exportaciones. La caída de los precios de los commodities y la baja de importaciones por parte de China, en especial, le pone un paréntesis a los proyectos de desarrollo, tanto locales como regionales. Aún no se sabe si el frenado es temporal y de mayor envergadura en el largo plazo. En todo caso, sí es cierto que la caída pronunciada de los precios del petróleo que se mantuvo durante el primer semestre del año y se profundizó en esta segunda mitad, está impactando de manera negativa otras variables de crecimiento y las haciendas públicas de los países comprometidos con la Alianza del Pacífico, de la misma forma que lo hace con casi todas las economías de América Latina, incluidas aquellas que no están en la zona andina y del Pacífico, como Argentina y el Brasil.           

El pronóstico de crecimiento previsto para el año en América Latina, por parte del FMI y en el inicio de este 2015, fue el mismo que para el año pasado, 1.3 por ciento, lo que señala el estancamiento frente a los indicadores de años anteriores. Esto, confrontado con un bajo 3.5 previsto para el mundo, dice del bajo perfil del crecimiento para la región en los tiempos que corren. Amarrar la suerte del acuerdo por parte de este grupo a las condiciones de desarrollo en el Asia fue una apuesta aventurada en su momento y de un futuro tan ambicioso como de muy largo plazo, pues debe estar por encima de las circunstancias tan adversas como las vigentes. Los pronósticos grises del FMI están tres puntos por debajo en lo que hace a pronósticos previos en sentido similar. El tema del petróleo impacta a las perspectivas de Venezuela, ya golpeada de manera repetida por la crisis política y social interna. Pero esto también afecta de manera negativa a Bolivia, Ecuador y Colombia, este último uno de los integrantes estelares de la Alianza.   

Un detalle que muestra que la agenda de integración entre los mercados asiáticos y los del Pacífico latinoamericano están aún muy distantes es el hecho de que la actual cabeza del grupo, el Perú, se ha propuesto “consolidar la Alianza a nivel internacional”. Esto es: aspirar a que los objetivos del acuerdo se “conviertan en realidad” y dejen de ser una promesa. Algo que deja dudas después de casi una década de encuentros en que lo único que queda en alto relieve es que los países integrantes están distantes de las disputas y relatos ideológicos y le apuntan al fortalecimiento económico. Algo que afecta de manera marcada a sus vecinos en problemas internos de difícil manejo. Otro aspecto que ha quedado también relegado es el horizonte cultural, no obstante que la educación es siempre parte de las programaciones. En ese terreno sería bueno que se ponga sobre la mesa el tema de la lengua española como instrumento universal de intercambio, sobre todo en las relaciones con la República de Filipinas en el sentido de estimularla en el reencuentro con el español, que es parte del origen de esa nación asiática, como lo es de los países de la Alianza del Pacífico (aresprensa).       


Visitas acumuladas para esta nota: 00965



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home