----







EL PAPA Y LAS FARC / ACTUALIDAD

Publicado el 29 de agosto de 2015 / 21.00 horas, en Bogotá D.C.

EL PAPA Y LAS FARC

Protagonismo y oportunidad fue el motor de dos intenciones recientes del grupo armado ilegal Farc,  que negocia en La Habana el fin de una parte del conflicto interno colombiano, con una delegación del gobierno de Bogotá. Uno de ellas fue una carta a militares en retiro proponiendo ampliar diálogos con la respondiente invitación a la capital cubana, que los receptores rechazaron de plano. Uno de los grupos de reservistas lo hizo de manera estentórea y los otros de manera suave pero contundente. La segunda iniciativa fue la posibilidad de que los armados colombianos al margen de la ley fuesen recibidos por el Papa Francisco en el curso de la anunciada visita que el máximo dignatario de la Iglesia hará a los Estados Unidos y Cuba, el próximo mes de septiembre. El Pontífice también declinó la solicitud con manejo diplomático. La organización subversiva no resintió el impacto de manera pública, aunque es de esperarse que ambos rechazos tengan un efecto de opinión negativo e importante, sobre todo este último cierre de puerta.

Escribe: Rubén HIDALGO

Al respecto debe advertirse que la historia del obispo romano Jorge Mario Bergoglio, y en el fondo del tiempo el cura Bergoglio de Buenos Aires, poco espacio de acceso personal le puede dar a la larga confrontación armada que esta organización ha hecho contra la sociedad y el estado colombiano ni a la perspectiva de los ilegales que, se supone, tienen ahora un sincero anhelo de silenciar sus armas. No conocer bien esa historia personal de Bergoglio en su natal Argentina los llevó a un traspié de imagen pública. Es muy difícil que quien hoy es el Papa Francisco hubiese aceptado sentarse frente a los subversivos que aún no han firmado un  acuerdo definitivo de dejación y entrega de armas, cuando él siempre rechazó cualquier cercanía con guerrilleros en su país y también dentro o cercanos a la Iglesia, sobre todo con la ahora atenuada militancia sacerdotal de lo que fue la llamada Teología de la Liberación, visión con la que ha sido lábil una parte de la iglesia colombiana y en particular de la comunidad jesuita.

Bergoglio en sus años de juventud y ejercicio sacerdotal fue consejero espiritual y político en la llamada Guardia de Hierro, organización integrada a la Juventud Peronista y con existencia entre la década de los años 60 y 70.  La conocida “JP” no fue una entidad con perfiles definidos y muchos muchachos en esos años de proscripción y exclusión, tanto de esos sectores como del líder emblemático de esa corriente el general Juan Domingo Perón, militaron en “formas” de esas agrupaciones peronistas, con diferentes enfoques, y eso era la organización en la que el actual Papa Francisco estuvo vinculado como facilitador de reflexión, toma de conciencia y lucha contra los distintos gobiernos no democráticos, en particular militares. Pero otros segmentos de la multitudinaria militancia juvenil peronista de esos años, entre ellos la denominada “Tendencia Revolucionaria” de la JP fueron, cercanas o de manera abierta, partidarias de la lucha armada y terminaron convertidos en frentes de superficie de la organización terrorista “Montoneros” y en otros muchos casos se integraron a esos cuadros armados clandestinos.

Cabe recordar que algunos de esos hombres de la Iglesia que acompañaron a los jóvenes peronistas que optaron por la vía armada para combatir a las fuerzas del Estado que se hicieron del control estatal en la Argentina, a partir  del año 1966, terminaron malogrados en la elección y uno de ellos, el por entonces conocido cura Carlos Mugica fue asesinado en 1974, dejando una duda permanente sobre si el crimen fue ejecutado por sectores de la extrema derecha que habían formado en una de sus alas la banda conocida como la Triple A, o por los guerrilleros, quienes durante años negaron la autoría del hecho. Mugica rechazó la decisión de los Montoneros en persistir en la lucha armada después de que Juan Perón regresó del exilio y asumió el poder ganado por elecciones limpias, en 1973. Esa oposición y su sino ideológico le costaron la vida a él y a otros sacerdotes que impugnaron la violencia en la última etapa de sus vidas, entre ellos el obispo de La Rioja, monseñor Enrique Angelelli. El entonces cura Bergoglio fue contemporáneo y tuvo relación personal con todos ellos, no obstante las diferencias de pensamiento.

Carlos Mugica Jorge Bergoglio
Dos curas peronistas (circa, 1970)

Aquella situación pesó demasiado en la vida personal de Bergoglio, aun cuando esto no es un hecho demasiado conocido de su biografía personal. La estulticia y cinismo de las aniquiladas “formaciones especiales” argentinas que constituyeron los armados ilegales no es demasiado diferente de la que muestran las Farc para referirse a sus crímenes seriales. Aquellos religiosos argentinos caídos fueron parte de las filas de una organización llamada Sacerdotes para el Tercer Mundo y también operadores de la llamada “Teología de la Liberación”, que aceptaba una articulación hipotética con el marxismo e incluso fueron consejeros espirituales, como en el caso de Mujica, de algunos de los estudiantes que después fueron dirigentes de “Montoneros”. Todos ellos admiradores y seguidores del colombiano Camilo Torres Restrepo y del jerarca brasileño Hélder Câmara.

Ese no fue el camino que siguió Jorge Mario Bergoglio y, por el contrario, opuso después en términos de direccionalidad eclesial la llamada “Teología del Pueblo” que es una línea de propuestas pastorales con insistencia de la opción por los pobres, propia de la Iglesia Católica en América Latina, pero rechazando toda forma de violencia, en especial la armada, y también opuesta al carácter cismático que siempre se le atribuyó a la otra vertiente radical de pensamiento. Ese sello no sólo fue parte del debate de las últimas décadas del Celam, sino que quedó ratificado en el año 2007, en la Declaración de Aparecida (Brasil), con líneas maestras de pensamiento que se atribuyen al hoy Papa argentino, ya desde su cargo de Obispo de Buenos Aires. A esa posición permanente en la vida del actual Obispo de Roma se le atribuye la decisión de sus pares quienes lo eligieron como nuevo Pontífice en el año 2013.

En contrapartida, Cristina Fernández, la presidenta argentina en situación crepuscular, reivindicó y trató como “héroes” a los sobrevivientes y bajas de la subversión argentina, premió con indemnizaciones a las familias de muchos de ellos, y nombró ministra de Defensa a una de las máximas dirigentes de Montoneros, Nilda Garré (comandante Teresa), al tiempo que mantuvo como consejero ideológico externo a Horacio Verbitsky un impugnador constante de Bergoglio, hoy directivo de la organización Carta Abierta. Verbitsky en la década de los años 70 fue jefe de inteligencia de la misma organización ilegal a la que perteneció Garré, aun cuando se le señala con pruebas como doble agente operativo en esos años, de la guerrilla por un lado y de la Fuerza Aérea Argentina por otro. Al tiempo, mientras el actual Papa fue Oébispo de Buenos Aires el matrimonio presidencial de Néstor Kirchner y Cristina Fernández le negaron en 19 oportunidades la posibilidad de una audiencia oficial y Fernández sólo buscó sacarse fotos con el nuevo Pontífice, después de haber asumido ese cargo en Roma.

Francisco le aceptó a la mandataria argentina unas primeras visitas como jefa de Estado y al final la frenó en su reciente visita al Paraguay. El sentido de oportunismo de Fernández no es demasiado diferente al de los dirigentes de las Farc por estos días, pero a la vista de los detalles encadenados por la historia es difícil que Francisco acepte algún contacto con los violentos colombianos para ser “usado” y menos podría aceptar el visitar Colombia hasta que haya un acuerdo de fin del conflicto serio y consistente. Además, tiene cuentas pendientes que ajustar con algunos miembros de la comunidad jesuítica que, de manera indirecta a veces, han sido demasiado cercanos con los grupos armados colombianos. Aquel cura Bergoglio, después obispo y ahora Papa con su cara de bonachón, siempre demostró que no es un tonto (aresprensa).          


Visitas acumuladas para esta nota: 00775



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home