----
VEA: TURISMO / PROGRAMA EDITORIAL







CUMBRE TURÍSTICA EN UN MUNDO CONVULSO / TURISMO / HEDONISMO / LOM

Publicado el 18 de septiembre de 2015 / 15.50 horas en Bogotá D.C.

CUMBRE TURÍSTICA EN UN MUNDO CONVULSO

Fue en Medellín, una sede excepcional para recibir a las delegaciones del mundo y celebrar la cumbre universal, que se cerró, de los operadores y entendidos en el tema turístico. Una industria en la que Colombia aparece cada vez con mayor fortaleza sobre los escenarios internacionales.  Una cierta mejoría de su tramado de seguridad interior, algo más de fortaleza económica, una aceptable infraestructura hotelera y de hospedaje en general y además, el inmejorable, enigmático y siempre atractivo paisaje tropical junto con una compleja y variada cultura, favorecen al país e hicieron a Medellín la sede de la gran reunión.  El encuentro mundial del turismo comenzó el 12 y se cerró este 17 de septiembre, presidido por el jordano Taleb Rifai, en su edición 21. La sede para Colombia de este nuevo encuentro cúspide de la OMT, se seleccionó en el África, en 2013. La organización nuclea a 158 países que enviaron a más de mil doscientos delegados. Una abultada cifra en presencia que decidió sobre temas muy sentidos para los países integrantes de la organización, pues en tiempos convulsionados como los vigentes, todo lo que tenga que ver con el turismo también se articula con los factores que inquietan: volatilidad de los indicadores económicos, guerras, migraciones obligadas y medio ambiente.

El tema específico de debate en el gigantesco encuentro internacional era inquietante desde que se conoció y en sí mismo: desarrollo inclusivo y transformación social. Es increíble, el turismo ya entró a tallar fuerte en temas con fuerte impacto político. Esto no es porque la actividad en sí no haya tenido siempre un gran contenido político, pues esa relación siempre estuvo ahí, pero era tácita. Ello fue así porque también es cierto que el teñirlo con esas tonalidades bien puede espantar a turistas potenciales, dependiendo del enfoque. Los expertos no olvidan que la publicidad de bebidas azucaradas evita en su despliegue internacional que un simple giro de la imagen o la palabra, pueda con un sesgo ideológico o de enculturación, generar opiniones adversas y afectar demandas variadas del consumo como lo hace el turismo.

Pero ocurre que, al tiempo, el crecimiento del turismo como industria “blanda” puede impactar el equilibrio ambiental, alterar las costumbres de comunidades originarias -eso en verdad ocurre- y producir transformaciones no siempre positivas en el desarrollo urbano o en áreas de reserva vegetal, arqueológica e incluso de interés estratégico para los estados, como lo son los límites entre países o las playas y costas. Por eso, en todo aquello que tenga que ver con el desarrollo turístico es necesario incluir la variable política y, al fin, eso hace que el temario de esta reunión mundial tenga tanto que ver con eso, lo político, a la inversa de lo específico y aséptico que por tradición asumió ese esquema de desarrollo económico y lúdico, también vinculado con la conciencia y visión de la modernidad plena

El turismo debe hablar con cara descubierta del desarrollo que genera, porque es parte sustantiva de cualquier intención por mejorar la vida de sectores marginados que con frecuencia se encuentran en áreas que le interesan al turismo para radicar sus proyectos puntuales. Debe ocuparse de la inclusión porque sus intenciones son convergentes con comunidades, sobre todo las ancestrales, que habitan los espacios propicios para la expansión controlada del interés con vocación, en efecto, incluyente y no disolvente e invasiva que pudiese mostrar el turismo. A esa intención está vinculada de manera sustantiva la idea de transformación social, si esto se entiende como la actitud de ligar lo universal con lo local y el “avanzar conservando”, que permita que lo que es tradicional mezclado con la innovación tenga resultados superadores de las condiciones de vida. Entendido así, el turismo puede ser un saludable factor de desarrollo, necesario y concurrente con cualquier vector y acción de un buen gobierno en convergencia con la actividad privada.  

Panorámicas MEDELLÍN

La OMT es el organismo de las Naciones Unidas encargado de direccionar y promocionar el flujo de quienes se desplazan por el mundo con objetivos de placer, de trabajo o similares. Pretende que las políticas sectoriales al respecto sean “responsables, sostenibles y accesibles para todos”. Se pretende así que la actividad turística sea una palanca eficiente y eficaz, mediante la asistencia técnica y de proyectos en más de un centenar de países en todos los continentes. Algunas de las variables que se desarrollan mediante las estrategias aplicadas de la entidad mundial, abarcan la educación, la gestión de destinos y riesgos, la ética, además de las crisis de toda índole que puedan erosionar los horizontes propios del turismo y la sostenibilidad, entre otros.

Este último punto es trascendente en lo que hace al panorama convulso que se observa en diferentes partes del mundo, algunos de los cuales afectan de manera grave a áreas de atracción turística y de conservación cultural por ser patrimonios de la humanidad. Es indudable que situaciones como las del Medio Oriente y el norte de África en general, y Siria, Iraq, Egipto y Libia en particular, erosionan el todo social de esos países e incluso de las regiones adyacentes. Esto no solo por el debilitamiento de las condiciones de seguridad y de estabilidad económica, sino además por la sucesión de masivos desplazamientos “contra turísticos”, en un flujo poblacional al revés, que huye de la violencia y genera graves situaciones de toda índole en los países que por tradición son permanentes contribuyentes de clientes turísticos. Las delicadas situaciones que se han visto en los últimos tiempos, con olas de refugiados que huyen de sus países con costa sobre el Mediterráneo y zonas adyacentes, para llegar a las playas de Europa, habla de un fenómeno de difícil control que revierte la intención básica del turismo: el desplazamiento temporal con intención de visita, conocimiento, esparcimiento y aporte a países necesitados de moneda fuerte.

Reuniones como la que acaba de cerrarse en Medellín se realizan cada bienio y en la convergencia de Zambia, hace dos años, la decisión de la mayoría recayó sobre Colombia, desplazando a Cambodia, que fue otro de los candidatos de ocasión, en la cita anterior. La opción se tomó teniendo en cuenta la forma como la dirigencia local y del país anfitrión, torcieron en pocos años la imagen de violencia de Medellín, por otra de convivencia, cultura ciudadana, ascenso de los parámetros educativos y buen ambiente para los negocios. Fue este el espacio donde se acomodaron más de 2 mil personas que llegaron por la convocatoria, pues además de las delegaciones oficiales también estuvieron en el país cafetero acompañantes y relacionados especiales, tales como los enviados de medios de comunicación. No es esta la primera vez que Colombia recibe una cumbre mundial del turismo, ya en el año 2007 fue Cartagena la elegida para el magno encuentro  El eslogan de la urbe que recibió ahora al numeroso grupo internacional en esta versión de la reunión universal de la OMT, siempre ha sido “la ciudad de la eterna primavera” (aresprensa).  


Visitas acumuladas para esta nota: 00524



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home