logo_aresprensa_notas
BUENOS AIRES: MASIVA VISITA TOPE A FERIA DEL LIBRO

Publicado el 14 de mayo de 2012 / 14.25 horas, en Bogotá D.C.

BUENOS AIRES: MASIVA VISITA  TOPE A FERIA DEL LIBRO 

El cierre de la Feria del Libro de Buenos Aires tuvo dos circunstancia que pusieron de relieve su importancia en América Latina: el día de cierre las colas de visitantes en espera de la firma de sus libros se prolongó hasta las dos de la madrugada del día siguiente a la clausura –el 7 de mayo- y una de ellas tuvo una extensión de diez cuadras, cuando ya las puertas se habían cerrado desde hacía seis horas. El otro detalle fue la cifra de visitantes durante las tres semanas de encuentro, la cual superó en cifras el nivel alcanzado en 2011 y se acercó al millón trescientas mil personas. Un tope por ahora inalcanzable en las otras ferias del libro de América Latina, incluida la de Guadalajara en México.

El privilegiado y agotado autor, a quien se obligó a firmar libros hasta el día siguiente, fue Claudio María Domínguez por su nuevo trabajo literario. Fue una convocatoria en la que la temática llamada espiritual convocó la mayor atención. En esa línea la obra de Domínguez, “La Vida es un Juego”, agotó las existencias en la primera semana de feria no sólo en el recinto de la Sociedad Rural, sino en todo el país. Las razones que se dieron para ese éxito de ventas fueron lo atípico del formato y un texto parcelado con historias de vida significativas, con las que el lector se siente identificado con facilidad.  

Bajo el lema “Un Futuro con Libros” hubo en los estands de esta feria de Buenos Aires más de 1.300 sellos editoriales sobre los 45 mil metros de superficie del predio, en el barrio porteño de Palermo, y una representación de 43 países. Sin embargo, países como España, Francia y Grecia estuvieron ausentes en esta edición 38 y eso disminuyó en algo el brillo que sí mostraron ediciones anteriores. La crisis económica generalizada dio cuenta, en parte, de las ausencias. La industria editorial del país le aporta a la Argentina el 3.5 por ciento de su productor bruto y ha sobrevivido como industria en buenas condiciones relativas a sus tres últimas debacles económicas recientes. 

Eso le dio mayor realce a la presencia de América Latina en la Feria, en la que estuvieron invitados realizadores como el uruguayo Eduardo Galeano y el mexicano Carlos Fuentes. Además, asistieron la chilena Pilar Sordo, el israelí Daniel Grossman, el francés Daniel Pennac, el español Javier Moro, la norteamericana de padres mexicanos Sandra Cisneros y el italiano Federico Moccia. Un buen cartel pero sumamente discreto frente a ediciones anteriores y una Bogotá que, en simultánea, llevó a un Gay Talese, con mayor cartel frente a varios de los que llegaron a Buenos Aires. 

Hubo espacio para la agitada política local, con menos polémica que la que se presentó en la edición anterior, con la visita del Nobel peruano Mario Vargas Llosa y el intento de proscribirlo por parte de uno de los voceros de la “cultura” oficial. O incluso aquella de 2010, con la polémica presencia de la disidente cubana Hilda Molina y el periodista impugnador del gobierno argentino, Gustavo Noriega. En la ocasión, estuvieron presentes con participación en varios actos, tanto el vicepresidente argentino Amado Boudou y como el exjefe de gabinete Aníbal Fernández.  

Aquel impacto final en la firma de libros que acosó de manera feliz a Domínguez también alcanzó al caricaturista Quino, a Carlos Fuentes, Felipe Pigna y Roberto Fernández Retamar, entre otros. Un jurado formado por periodistas especializados y críticos literarios le otorgó a la obra “Balada” de Marcelo Cohen, el premio Fundación El Libro a la mejor creación literaria editada en la Argentina, durante el año pasado. 

Los espacios “Zona Futuro” y “Espacio del Lector” posibilitaron, el primero, un ámbito de encuentro para abordar las condiciones culturales y las últimas tecnologías y tendencias que se han creado alrededor del libro. Los tres ejes de futuro son la estética, las miradas y el mundo digital. El espacio del lector es un estand de reciente creación para orientar al lector y ofrecer a los aficionados al libro  información adicional para el mejor aprovechamiento de su visita. 

La llamada “Noche de Bolivia”, cerró hace una semana esta edición 38 de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. El despliegue musical y folclórico de los altoperuanos hizo acudir a la sala José Hernández a un millar de personas. El periodista Martín Zelaya Sánchez con su conferencia “Nueva y no tan Nueva Narrativa Boliviana” le dio marco académico a este cierre. El sonido del tinkuy y los pututus fueron el remate de la presentación final.  La próxima edición 39 de esta Feria del Libro -considerada durante mucho tiempo la más importante de la región y en lo que hace a número de asistentes por ahora indestronable-  tendrá lugar entre el 25 de abril y el 13 de mayo de 2013, si el mundo no se acaba antes (aresprensa). 

0.0
Actualizado: -/-
Articulos relacionados: FERIA DE LAS FLORES 2019 LIBROS PARA LOS QUE EMPIEZAN FILBA 44, ARRANCÓ LA FERIA GRANDE CHÍA: VIVENCIAS EN LIBRO BUENOS AIRES: AVANZA FERIA MAYOR DEL LIBRO "CANOA", EL ÚLTIMO LIBRO DE BELISARIO BUENOS AIRES CERRÓ SUS LIBROS BUENOS AIRES ABRIÓ SUS LIBROS GUADALAJARA EN UN LLANO, CON LIBROS SEMANA DE LA MODA EN BUENOS AIRES
SE INICIA FERIA DEL LIBRO EN BUENOS AIRES

Visitas acumuladas para esta nota: 1411

Sin comentarios todavia...

Dejar un comenatio

Su email no sera publicado.

¡SÍGANOS Y COMENTE!