logo_aresprensa_notas
COLOMBIA, SALIDAS BAJO APRENSIÓN

ACTUALIDAD  //  DOXA  //  Publicado el 29 de octubre de 2019  //  15.30 horas, en Bogotá D.C.

 

COLOMBIA, SALIDA BAJO APRENSIÓN *

 

El país cafetero está tranquilo en la superficie. Las movilizaciones estudiantiles de las últimas semanas y los brotes de violencia y vandalismo en que concluyen de manera insistente en esas manifestaciones callejeras, no dicen de manera abierta sobre la inquietud que atraviesa el ánimo por ahora callado de la mayor parte de la ciudadanía en el país  cafetero. En la misma jornada, y al igual que lo ocurrido en el sur del continente, se develó el curso del péndulo de las dos visiones que pretenden marcar el rumbo  continental hacia su horizonte mediato. En el caso de Colombia, por el número de gobernadores y autoridades locales electas que marcaron tendencias, un año después del pulso que determinó la primera magistratura que ostenta Iván Duque. El resultado de la justa colombiana parece una brisa fresca que cualquier bien  intencionado esperaría tuviera un permanencia mayor que la pasajera circunstancia de una coyuntura electoral. Es lo que han dejado las elecciones regionales y locales celebradas en Colombia el domingo pasado.

 

 

No obstante, una traza de las aprensiones y agitación represada y apenas a flor de piel en la zona se manifiesta en lo ocurrido en el Ecuador inmediato, donde la agitación se manifestó con eje en la capacidad organizativa y de movilización indígena, la que dejó malparado al gobierno de Lenin Moreno y a la propia gobernabilidad de ese vecino en el sur de Colombia. Algo similar aunque más grave en consecuencias fue lo sucedido en las calles de las principales ciudades chilenas, para sorpresa de todo el mundo, pues se suponía que los buenos indicadores económicos y la tradicional normalidad institucional chilena garantizaban por sustracción de materia la tranquilidad social. Después apareció el exabrupto boliviano, para aumentar la cota del retaceado optimismo en los escenarios cercanos. La izquierda moderada y los llamados “independientes” bajo sospecha de centro izquierda dieron sorpresas evidentes y plausibles para que la normalidad incluyente se mantenga en la esquina norte de Sudamérica.

Pero no todo es sólido en panoramas “líquidos” -para traer a reflexión a Sygmunt Bauman- en un horizonte de marcadas circunstancias cambiantes. La democracia colombiana no está  en entredicho pero hay factores que la amenazan desde distintos ángulos, en lo inmediato y en un mediano plazo que es para nada largo. Las inquietudes al respecto no son nuevas y los males que fundamentan esa amenaza tampoco, pero lo que antes acechaba ahora está a la vista. Parte de los problemas están en la misma administración central, y en los otros poderes del estado también. La huella fuerte de la corrupción y el sello al igual fuerte de esa huella son dos factores ineludibles de erosión de la credibilidad en la democracia colombiana. Tarde o temprano su profundización en la persistencia le pasará factura definitiva a la gobernabilidad del país, aunque por ahora nadie lo crea porque eso de que la corrupción siempre ha existido y la impunidad al respecto por lo general acompaña a la primera forma de perversión institucional parecen ser una costumbre establecida. Eso aunque el resultado electoral de la antevíspera muestre algunas señales de cambio en la anomalía en algunas regiones y ciudades importantes.

Los otros vicios entrelazados con los anteriores y en dinámica de causa efecto constantes están a la vista. Las denuncias en las jornadas previas a la posta electoral decían que una cifra importante de candidatos había perdido su oportunidad de postularse por problemas de tipo judicial y aspectos colaterales que los ponían al margen de la justa. Además, un 86 por ciento de los aspirantes no había superado la exigencia de poner a la vista la financiación de sus campañas, lo que aumenta las sospechas del origen de los fondos financiadores de aspiraciones políticas. Nada  menos que eso, mientras que en uno de los departamentos del centro del país, el Quindío, se señalaban los signos de eventuales flujos  de dineros del narcotráfico para financiar alguna de tales campañas. Además, el asesinato de candidatos y líderes sociales de las últimas semanas, sumado al atentado mortal a un desmovilizado de las extintas Farc dentro de una las zonas de resguardo y protección, le aportó una nueva razón de malestar a un ambiente en principio enrarecido.

Todos esos ingredientes a casi tres años después de la  firma del acuerdo con la que fue la mayor expresión de la subversión armada y el desafío más serio a la esperanza de reencuentro entre los colombianos. Ello después de que la organización política que surgió del acuerdo con el Estado participó ahora de manera plena en algunos  distritos. Un síntoma esperanzador empañado por el asesinato de ese desmovilizado y desarmado dentro de uno los llamados “espacios de reincorporación”, que se encuentran en zonas rurales donde la mencionada organización subversiva tuvo presencia e influencia. Todo ello dentro de un escenario-país que ha visto el aumento del desempleo y otros inquietantes indicadores de aprensión social, como lo es por ejemplo la pugna sorda y la tensión entre poderes, en especial el que existe de relativa vieja data entre el poder judicial y el ejecutivo. El reciente freno a la ley de financiamiento en las altas cortes, que gestionó la presidencia para paliar las afugias de la hacienda pública, recuerda otras zancadillas previas y repetidas.

Emboscadas de poder que en nada aportan a la buena marcha de las instituciones y que, por momentos, dan la impresión  de una tendencia a golpes de estado palaciegos desde el poder judicial, que suman mayores problemas a la marcha y la tranquilidad del país. La gestión de Iván Duque ha mantenido la calma dentro del desasosiego, que no excluye el fuego amigo. Aunque la gestión del primer mandatario parece no inmutarse frente a los desatinos propios y de la oposición abierta o solapada, el horizonte inmediato no deja de ser preocupante y de cuidado, exigiendo incluso un mayor tino en un panorama para nada favorable, no solo en lo interno sino además en el contorno. El reciente traspié en las Naciones Unidas, con el informe  sobre las actividades terroristas de origen colombiano pero protegidas por el régimen de Nicolás Maduro, le sirvió en bandeja al impresentable adversario un estado de cosas que permitió una réplica, que de no haber sido por la mayor torpeza del contradictor, se hubiese podido prestar para algo más que el ridículo internacional.

Incluso en ese horizonte de debilitamiento de las condiciones políticas internas, tanto argentinas como chilenas, ecuatorianas y peruanas, que le cierran a Colombia el panorama frente al desenfreno de Caracas, el resultado electoral del país le brinda un respiro mínimo al gobierno de Duque, no necesariamente al partido que representa. Es ese un marco que en el panorama regional va dejando expuesto el rostro colombiano para recibir las reiteradas bofetadas del vecino írrito. También es este el momento en que Maduro pareciera fortalecerse con los justificados pescozones que le llegan, al tiempo que la estrella de Juan Guaidó parece por ahora opacarse, también en orfandad y a merced de los sangrientos e inescrupulosos de Miraflores. El impactante resultado de las elecciones en la Argentina, que tuvo desenlace el mismo día de las celebradas en Colombia, le aporta otro elemento sombrío a la razonable aprensión sobre lo que se viene (aresprensa).   

EL EDITOR     

---------------

* La columna Doxa expresa la posición editorial de la Agencia de prensa ARES 

---------------

VÍNCULOS: MARCHAS SUBVERSIVAS  //  ECUADOR, PULSO EN LAS CALLES
Actualizado: martes 29 octubre 2019 15:56
Articulos relacionados: COLOMBIAMODA, ÉNFASIS EN EL SABER COLOMBIA ANTÁRTICA COLOMBIATEX 2019, LLAMADO AL OPTIMISMO COLOMBIAMODA, EL BUEN CAMINO COLOMBIA, SE SIENTE UN FRESQUITO COLOMBIA, SORPRESAS TE DIO LA VIDA COLOMBIA: GRIETA Y APRENSIÓN COLOMBIA: SALAFISMO BUSCA NIDO LLEGA A COLOMBIA EL PAPA PERONISTA COLOMBIAMODA: FRANCIA, PRIMERA INVITADA
colombia elecciones 2019

Visitas acumuladas para esta nota: 545

¡SÍGANOS Y COMENTE!