logo_aresprensa_notas
ELIMINATORIAS, ÚLTIMO TRAMO

Publicado el 30 de agosto de 2017 / 15.35 horas, en Bogotá D.C,

ELIMINATORIAS, ÚLTIMO TRAMO

El horno “no está para cucharas”, señala el coloquialismo colombiano. No lo está para varias de las selecciones que se disputan las 3 casillas que quedan en la clasificación directa al Mundial de Rusia. Ahí están pujando con diversos pronósticos las 5 selecciones que se apiñan detrás del líder, Brasil, este último con un holgado crédito en puntos y sin riesgos, tanto en lo que hace al liderato  como a sus aspiraciones de asistir a la cita de Rusia. Ese número de selecciones en lucha para los apenas 3 puestos directos, dice que están en pugna al menos la mitad de los equipos del grupo clasificatorio . Allí, para dar los últimos pasos posibles y sin demasiadas chances para el error  o el tropezón fatal están Uruguay, Colombia, Chile, Argentina y Ecuador. Magros 4 puntos separan al primero de  la lista crítica, Colombia, del último, que es Ecuador. No solo es esa situación de apretuje por los privilegios escasos, sino que también está presente la angustia de que no quedan ni tiempo, ni oportunidades y que, además, el combustible para algunos de los angustiados es escaso, por lesiones y otras contingencias que ponen en dificultades a los equipos en la sofocante competencia. Brasil ya está muy lejos, con 33 puntos que lo ponen a distancia del ahogo, en tanto que Colombia lo secunda con distantes 24 puntos.

Pero a partir de ahí las dentelladas simbólicas para ganar o ganar, dirán la palabra postrera. Los dos compromisos que afronta Colombia en el inicio del tramo definitivo plantean suficientes signos de interrogación que se multiplican en lo que hace a posibilidades de clasificación. Tiene por delante a dos rivales  que los cafeteros, si pudiesen, tratarían de evitar: Brasil y Venezuela. El duelo con el segundo se realizará en terreno “patriota” y en el marco de las dificultades que afronta la sociedad venezolana. Ese marco incluye las tensiones fronterizas y los ríspidos ejercicios militares que han realizado en los últimos días las fuerzas militares y de seguridad de ese país. Aunque en apariencia todo esté garantizado para el desarrollo del partido, lo cierto es que la Fifa y la federación regional sudamericana han extremado medidas para minimizar temores ante las dificultades de entorno y un delegado del organismo mundial acompañará al equipo colombiano en el desplazamiento por tierra desde la fronteriza Cúcuta, hasta la vecina San Cristóbal de ida y regreso.   

Otro que tiene pocos motivos para mirar con optimismo el panorama inmediato es la inefable Argentina, que con su grupo de astros de primera magnitud está por ahora fuera del selecto núcleo de los cuatro clasificados por mérito. En realidad el único que, como ya se señaló, mira sin inquietudes el horizonte ruso es Brasil, el resto está en veremos y para el caso de Argentina tiene que ver la cara de Uruguay en el primera secuencia de este final de camino y en Montevideo, nada menos. La visita en Buenos Aires de la vino tinto caribeña tendrá sus propias connotaciones puesto que estos llegarán con un más o menos y sin nada que perder, del cruce con sus rivales tradicionales de Colombia. En tanto que los de Sampaoli también estarán en su terreno con el más o menos que recojan de la orilla oriental del Río de la Plata. Los argentinos vienen de atravesar una serie de dificultades internas, tanto de equipo como de tejido organizativo y eso se refleja en la pobreza de su posición en la tabla. De nada les sirvió haber llegado a la final de Brasil 2014, cuando fueron descabezados por Alemania, que se llevó el título mundial.                  

Chile por su lado también mira con recelo lo que tiene enfrente. Ganó frente a la Argentina las dos copas regionales que siguieron al mundial brasileño, pero el desempeño en Eliminatorias ha sido de altibajos, igual a lo que ocurrió con Ecuador, Uruguay y los trasandinos de Buenos Aires. El equipo de la estrella solitaria es uno de los apretujados entre el segundo, Colombia, y el quinto de la tabla, Argentina.  Los chilenos se cruzarán con sus rivales guaraníes en la primera secuencia del tramo y después subirán a las sofocantes -por físico ahogo- alturas de La Paz, para definir si  ameritan mantenerse dentro del privilegiado cuarteto que tendrá boleto de primera a Rusia. En ese encuentro no solo se disputan puntos sino que también afloran viejas rivalidades geopolíticas, una historia de confrontación con este vecino incómodo, y la reciente decisión definitiva de la Fifa de negarle a los del altiplano los puntos  disputados en la mesa por sanciones previas con las que se los castigó. Eso fortalece a Chile y le da un nuevo aunque escaso aire de probabilidades matemáticas al Perú.         

En la parte baja de la lista de angustias está Ecuador, un equipo que inició la competencia en la punta, superando a la Argentina en su propio patio y preparando el retiro del técnico Gerardo “Tata” Martino. Allí se mantuvo durante un tiempo y luego, al promediar la Eliminatoria, inició un descenso que no se detuvo hasta quedar, como lo está ahora, por fuera incluso del derecho al humilde y forzado repechaje. Extraño mérito ese de pelear un quinto lugar, que tiene la Argentina antes de los dos partidos de este fin de agosto e inicios de septiembre.  La eventual plañidera de Ecuador, sexto en esa cola,  estaría justifficada: en el primer encuentro debe medirse con Brasil, en  terreno brasileño, y después confrontará con Perú en campo ecuatoriano. Este último encuentro es también entre rivales históricos y ninguno de ellos tiene aún razones para bajar los brazos, ahí están todavía al alcance de los peruanos los puntos de los coleros del grupo con posibilidades, Ecuador y Argentina bajo acechanza tanto de los incas como de los paraguayos, que siguen en la liza. Estos últimos saben que si se juegan el todo por el todo pueden pegar un salto sorpresivo e impactante.      

El cuadro de situación muestra un juego de barajas en el que todas las posibilidades -como en el póker- están abiertas. En esta última instancia que concluye en octubre y se inicia el último día de agosto juegan múltiples factores: los errores, las bajas fundamentales en los diferentes equipos -es el caso de Colombia, con James Rodríguez- la dificultad que presenta el rival de turno y circunstancias aleatorias como el ambiente que rodea a los  partidos, entre otros aspectos. Son demasiadas variables y cualquiera de ellas puede jugar en contra o a favor de las mejores aspiraciones. Juega incluso esa angustia ya señalada, del agrupamiento en el centro de la tabla con apenas 5 puntos de  diferencia entre el octavo, Paraguay, y el cuarto que es Chile. Todos los que pasan angustias en ese pelotón de candidatos a quedar fuera, incluso del quinto lugar, tienen la cresta expuesta y el menos pensado puede cortarla. Todos ellos, los siete, tienen posibilidades y al tiempo también cada uno tiene el máximo riesgo  de ser despegado del lote. Sin duda que son pocos los que se atreven a hacer pronósticos y el único fresco es  Brasil, allá arriba (aresprensa).        

Actualizado: miércoles 30 agosto 2017 16:34
Articulos relacionados: "CANOA", EL ÚLTIMO LIBRO DE BELISARIO ELIMINATORIAS: AGUAS QUE RECOBRAN SU CURSO COPA: ÚLTIMOS TRAMOS HOSNI MUBARAK: EL ÚLTIMO FARAÓN ELIMINATORIAS A SUDÁFRICA 2010: ANGUSTIA EN MÉXICO Y OPTIMISMO ENTRE LOS GRANDES SUDAMERICANOS ELIMINATORIAS EN SUDAMÉRICA: UN PANORAMA CON ALTIBAJOS UN MÉXICO CASTIGADO SE ASOMA AL TRAMO FINAL DE LA ELIMINATORIA A SUDÁFRICA
Órbita fútbol eliminatorias rusia 2018

Visitas acumuladas para esta nota: 1386

Sin comentarios todavia...

Dejar un comenatio

Su email no sera publicado.

¡SÍGANOS Y COMENTE!