logo_aresprensa_notas
LA MITAD DELCAMINO QUEDÓ ATRÁS

Publicado el 20 de octubre de 2012 // 12.00 horas, en Bogotá D.C.

Eliminatorias Sudamericanas Siguen en marzo de 2013 

LA MITAD DELCAMINO QUEDÓ ATRÁS 

Argentina, con tres victorias en línea, mantuvo el privilegio de mantenerse en la cabeza de la lista clasificatoria a Brasil. Lo hizo de manera contundente, dejando en problemas a Uruguay, Paraguay y Chile, pero con un equipo que, no obstante sus buenas presentaciones, sigue dejando dudas en lo que hace a debilidades muy fuertes en los flancos y en el fondo. Es cierto que en su delantera tiene jugadores que marcan diferencias y desbalance para todos sus rivales de patio sudamericano, pero es difícil aún decir que este equipo argentino es competitivo como para disputar una copa del mundo. Ecuador lo sigue con su discreto ritmo de siempre. Es el que le aseguró puntos, aunque tenga jugadores que no son astros pero sí troperos de campo. Colombia, en su nueva y vigorosa etapa, es otro de los casi seguros clasificados. Pero, claro está, todavía es muy temprano como para sostener que ya está todo resuelto y el grupo de cuatro, con Venezuela en el borde de abajo, se encuentra conformado de manera precaria como para pensar que es el que viajará a Brasil. Apenas, con el último partido en el cual Argentina superó a Chile en su campo, se dio el primer paso de la segunda mitad de Eliminatorias. Queda todavía casi todo el 2013 para definir a los que de manera definitiva se ganarán el pasaporte para estar en la cita orbital. 

Venezuela en ese panorama renunció a una mejor posibilidad tras el empate con Ecuador en su último encuentro y en su propio terreno ante los ecuatorianos. El grupo patriota, para su infortunio, ha mostrado que aun siendo la gran sorpresa del fútbol de Sudamérica, mantiene flaquezas estructurales que no le permiten estabilizarse como protagonista efectivo.  Algo que sí acredita Ecuador con suficiencia.  

Es necesario esperar, por supuesto, pero Venezuela no puede hacerlo por mucho tiempo puesto que el camino que resta es igual para todos, menos para ellos, Chile y el Uruguay. Los tres deben apretar sus agendas y hacer ajustes, dado que no les queda nada fácil la cuesta en la tabla, frente a rivales directos como lo son esos que están en la apretada media tabla.  Bolivia, en ese plano y más abajo, ya tiene claro que sus opciones son limitadas, tal como lo saben también el Perú y Paraguay. Este último parece aún empeñado en no dejar atrás la nostalgia por Gerardo “Tata” Martino. 

 En verdad, los mayores apremios siguen en esa aglomeración media de puntaje y grupos que inquieta menos a la Argentina y, en cierta medida, al Ecuador o quizá Colombia, que a los restantes. Aunque Perú y Paraguay aún tengan posibilidades de clasificar sus opciones reales son ínfimas. En cambio Chile, Uruguay o Venezuela mantienen sus posibilidades de alcanzar el tercero y cuarto lugares. No será fácil, por supuesto, pero ninguna Eliminatoria es fácil por actitud, incluso cuando como en este caso, el Brasil es el gran ausente por su condición de dueño de casa del Mundial.  

Chile ha demostrado que puede recuperarse del impacto de tres derrotas seguidas porque mantiene sólida su alineación y vocación desafiante, por encima de las últimas penalidades. Otro tanto en ese sentido ocurre con Uruguay y es un hecho que ambas selecciones se tomarán el tiempo de este receso de seis meses para replantear muchas cosas al interior del camerino y de la organización. Ambos técnicos, Claudio Borghi y Óscar Tabárez, han quedado cuestionados con esos resultados en contra, pero la calma del tiempo y la inactividad prolongada harán un buen efecto si están acompañadas por una reflexión exigida, puntillosa, rigurosa yel consecuente reacomodamiento físico y táctico.  

Los orientales tienen problemas con la edad de sus hombres y una demanda renovación de tantas glorias vivientes que han acompañado desde hace mucho tiempo a esta selección del lado oriental del Río de la Plata. Los chilenos por su lado, han puntualizado en su presentación de cierre ante la Argentina, que  tienen orgullo y glándulas suficientes como paramedirse con sus rivales más fuertes de tramo final y alcanzar lo que buscan.  

Al finalizar marzo del año que viene Argentina recibirá a Venezuela y los charrúas a sus vecinos del Paraguay. Perú enfrentará a Chile en Lima y Colombia a Bolivia. En la segunda secuencia de esa próxima  y distante jornada, los argentinos tendrán la siempre ingrata tarea de subir al altiplano para verse la cara con los bolivianos. Los ecuatorianos tratarán de seguir subiendo en Quito, a costa de los paraguayos, en tanto que los chilenos en Santiago pretenderán hacer lo mismo con los disminuidos y siempre peligrosos charrúas. 

En la costa del Caribe sudamericano los venezolanos tendrán el duro y clásico oficio de tratar de bajar la cresta de la ascendente Colombia, en condiciones que favorecen por lectura a los colombianos, salvo por el hecho de que jugarán en terreno del vecino. El trámite debe favorecer, por modelo proyectado, a Chile, Colombia, Ecuador y la Argentina. Pero claro, esto sólo es una proyección aventurada y ya se sabe queen fútbol la realidad con frecuencia es rebelde frente a la lógica (aresprensa).   

0.0
Actualizado: -/-
Articulos relacionados: ESTADIOS: EL DRAMA DE LOS ATRASOS EL DORADO LEÓN QUEDÓ EN ITALIA ANGUSTIAS Y ESPERANZAS EN MITAD DE LA TABLA
COLOMBIA QUIERE LA PUNTA

Visitas acumuladas para esta nota: 2200

Sin comentarios todavia...

Dejar un comenatio

Su email no sera publicado.

¡SÍGANOS Y COMENTE!