logo_aresprensa_notas
LAS CLAVES DE "SIMÓN TRINIDAD"

Publicado el 03 de octubre de 2016 / 20.30 horas, en Bogotá D.C.

Aquello que se escucha aunque se diga en voz baja 

(El chisme no es la verdad, pero sus elementos implícitos pueden ayudar a reconstruirla)

Esta sección le debe su nombre a un famoso programa radial de misterio que se emitía en Chile por los años 60. Esa es única deuda que tenemos con la prestigiosa radiofonía chilena. Hecho el ajuste de cuentas, debe decirse que, aquí, el espacio está destinado a la picaresca que disuelve nuestra seria política editorial. El único misterio es el propio que encierra todo chisme.


  • Aun sin saberlo, toda mujer se convierte en marxista militante cuando afirma que, "todos los hombres son iguales

LAS CLAVES DE “SIMÓN TRINIDAD

En todo momento llamó la atención la insistencia desde distintos sectores colombianos al exigir de manera vehemente la libertad de Ricardo Palmera (a) “Simón Trinidad”, un líder preso de la banda criminal Farc, grupo hoy en aparente proceso definitivo de pacificación y reinserción. En los últimos tiempos el enfático reclamo al respecto, se ha reforzado en tono y exigencia. Los hombres de la cúpula de las Farc encontraron en su propósito apoyos hasta cierto punto impensables, entre ellos el más firme de esta última etapa por parte del partido Liberal colombiano. Una colectividad política que acompañó siempre el esfuerzo de Juan Manuel Santos por alcanzar su cometido en la llamada Mesa de La Habana. Palmera no es el único penado de las Farc en los Estados Unidos, también lo está alias “Sonia”, entre otros nombres, pero por ella y los demás, los reclamos iniciales se fueron atenuando hasta ser hoy casi inexistentes. Las gestiones sobre el destino de preso de Ricardo Palmera estarían vinculadas con hechos más terrenales y articulados con la fortuna de las Farc en cuentas cifradas del circuito internacional. Palmera en su papel de “ingeniero financiero” del grupo ilegal, habría creado y manejado ese circuito en la sombra en el momento de su captura en Ecuador, en 2004. A partir de esa responsabilidad el condenado se habría convertido ahora en una pieza maestra en el plan oficial para conocer la verdadera dimensión del tesoro de las Farc, que sus voceros siempre han negado, para en definitiva echarle mano.  El condenado también es candidato a un eventual perdón que se le pide a Barack Obama antes de concluir su mandato y, como siempre ocurre, también los norteamericanos querrían apoderarse de ese dinero oculto. 

Información de fuentes confiables recogidas por Ares señalan que la insistencia del grupo ilegal para lograr la libertad del condenado, está más allá de las públicas señales de solidaridad con un compinche en desgracia, preso en una de las cárceles más temidas de los Estados Unidos, donde Ricardo Palmera purga una larga pena.  En realidad, el verdadero motivo de la exigencia de liberación de Palmera residiría en los secretos que guardaría el preso de alta peligrosidad sobre esos caudales, a que el señalado sería autor de la ingeniería financiera que permitió a las Farc mover a sus anchas su grueso caudal de economía clandestina, producto del narcotráfico y de otras actividades ilegales mientras estuvieron en plan de acción armada, sabe de todo ese sistema de ocultamiento.

En efecto, Palmera estructuró el ajedrez de movimientos de caudales vía electrónica y con transporte de dinero físico, con base en Ecuador y Panamá, hasta su caída en las calles de Quito. Lo cierto es que, después de ese hecho, el manejo de los circuitos financieros globales de las Farc quedó bajo la operación de los segundos de Palmera y varios de ellos siguieron en libertad y en labores, hasta la firma del acuerdo de paz que ratificaron el gobierno colombiano y la organización ilegal en armas, a fines de septiembre de 2016. Pero esos subalternos no tuvieron acceso al meollo del manejo: las claves de las cuentas que operaba el subversivo mayor. Este mantendría un hermético silencio al respecto, en espera de una respuesta positiva a los pedidos de libertad que se han hecho incluso desde el gobierno colombiano y desde los sectores cercanos al actual Ejecutivo

Hasta el momento, alias Simón Trinidad se habría negado a entregar las claves de al menos 6 cuentas secretas que guardarían entre 3 y 7 mil millones de dólares, como parte del grueso de dinero en efectivo que era propiedad de la banda ilegal y que, en su momento, les permitía mover de manera bien aceitada sus actividades internacionales y las internas como protagonistas del conflicto colombiano.  El jefe subversivo estimaría que, de haber compartido esos códigos que sólo él conoce, quedaba en riesgo de ser “olvidado” por los jefes políticos y militares de la organización subversiva. Eso ya sucedió con los otros armados al margen de la ley capturados y extraditados en distintos momentos por sucesivos gobiernos del país cafetero.

El interés supremo de todos los gestores de la libertad de Palmera, que no es exclusivo de la dirigencia subversiva ahora en proceso de eventual desarme, también como se indicó es compartida por otros sectores políticos de la legitimidad del país cafetero, entre ellos el partido Liberal. Tres nombres prominentes del liberalismo que están en ese empeño son el expresidente César Gaviria, el excandidato presidencial Horacio Serpa y la dirigente Piedad Córdoba. Palmera, luego de su captura en Ecuador, fue deportado a Colombia y extraditado a los Estados Unidos donde fue juzgado y condenado a 60 años de prisión. Purga su condena en una de las cárceles más temidas de ese país. Se trata del penal de alta seguridad de Florence, Colorado, lugar al que fue confinado luego haber sido encontrado culpable de su participación en el secuestro de unos ciudadanos norteamericanos.

Tiempo de impunidad Tiempo de castigo
RICARDO PALMERA

Fue la privación ilegítima y masiva de la libertad de personas, así como la extorsión, una de las actividades al margen de la ley más representativas de la actividad delictiva de Palmera en su paso por el terrorismo activo. En especial como cabecilla de los grupos subversivos en el área de influencia de su mando, que coincidió durante un tiempo inicial con su territorio de origen, en el interior de la costa Caribe colombiana. En esa etapa también se produjeron asesinatos de secuestrados, entre otras vejaciones a la población civil, las cuales hicieron aparecer el fenómeno retaliatorio paramilitar en esas regiones, que hasta inicios de los años 80 carecían de la presencia de grupos violentos. Antes de su escape de la legalidad para ingresar a las filas de las Farc, en 1987, el hoy preso en los Estados Unidos había realizado una destacada carrera profesional en el sector bancario y en el universitario.

Mostraba además una abultada hoja de vida con estudios superiores de primer nivel, sobre todo en el área financiera y económica. Esa experticia le permitió con rapidez subir y alcanzar altos rangos en las filas de la subversión. Después del cierre abrupto de las conversaciones del expresidente Andrés Pastrana con las Farc, Palmera, quien había aparecido en ese momento de manera pública como parte de los equipos de negociación de la orilla ilegal y ya manejaba parte de la estructura económica de la organización, pasó a construir la red financiera subversiva que permitió a los armados impugnadores del orden jurídico el comenzar a mover con solvencia en el plano internacional los recursos ilícitos del narcotráfico y actividades afines.

La construcción de la red y circuitos de vasos comunicantes para el movimiento de medios de pago en el ámbito mundial fue lo que en definitiva condenó a Palmera a caer en manos de las autoridades, pues esa telaraña en inversiones y movimientos de banca se manipulaba desde bases iniciales en Ecuador y Panamá. Luego se extendieron a Nicaragua y otros países, aunque sin control de ningún Estado y bajo arbitrio directo del jefe subversivo, por encomienda del Secretariado de la organización delictiva que acaba de acordar su ingreso a la legalidad en Colombia. Ese sistema es similar al utilizado por Néstor Kirchner, Cristina Fernández y una parte de la banda que desde el gobierno saqueó a la Argentina, para mover dinero ilícito, obtenido en este último caso a partir de la hacienda pública y también del narcotráfico.

Poco antes de la aparición de este informe de Ares, la organización subversiva en plan de desmovilización aseguró que pondría en blanco y negro la información de sus finanzas, en tinieblas por tantos años. En las horas previas a ese anuncio el flamante fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, tomó distancias con la alcahuetería hacia la subversión, que ha sido y es generalizada desde el gobierno y ámbitos afines del Estado, en especial por parte de aquellos que llevaron adelante el proceso que acaba de culminar en La Habana, el cual no fue legitimado por el voto de los colombianos. El alto funcionario de la justicia señaló que retacear por parte de las Farc el sinceramiento de diversos segmentos de los compromisos adquiridos en el Acuerdo, entre ellos el de las finanzas, los sacaría del ámbito especial de justicia que se conformaría y quedarían expuestos al código penal a secas(aresprensa).

0.0
Actualizado: -/-
Articulos relacionados: TRES CLAVES PARA GANAR UN MUNDIAL LAS CLAVES DE CHÁVEZ: ESTRATEGIAS VENEZOLANAS PARA SALIR DEL PANTANO ECONÓMICO Y POLÍTICO
"NO" COLOMBIA NO ES ESTÚPIDA

Visitas acumuladas para esta nota: 2736

Sin comentarios todavia...

Dejar un comenatio

Su email no sera publicado.

¡SÍGANOS Y COMENTE!