logo_aresprensa_notas
SOCIALISMO DE CONSUMO: CHÁVEZ FOR EVER

Publicado el 18 de marzo de 2009 / 08.45 Hora de Bogotá D.C

SOCIALISMO DE CONSUMO: CHÁVEZ FOR EVER

 

A voz en cuello gritaban miles de chavistas en la noche del pasado domingo 15 de febrero, sobre el patio exterior del Palacio de Miraflores y en varias cuadras de la aledaña, céntrica y caraqueña avenida Urdaneta. La multitud enervada y estimulada con un discurso político radical, esquemático y fanatizado, amén de los inefables efluvios de las libas cerveceras y anisados licores, tenía razones muy valederas aunque también con una cierta carga de perversidad, para celebrar a voz en cuello su consigna de: Victoria Popular…¡Uha, uha, Chávez no se vá...!

Escribe Manuel Gaitán

Observamos con asombro y algo de prevención que los resultados electorales de esa victoria, en el marco de la consulta sobre la enmienda constitucional, ya son una constante refrendada consecutivamente en Venezuela. Un total de 11 elecciones nacionales se han sucedido en ese país desde que Hugo Chávez fue electo presidente, el 6 de diciembre de 1998, con el 56,20 % de los votos.

En ese domingo de febrero, la opción por el sí en favor de la aprobación de la oblícua y cuando menos equívoca pregunta sobre si los ciudadanos y ciudadanas aprobaban el aumento de los derechos políticos de los venezolanos -léase, los derechos del más relevante de ellos en los últimos 10 años- Hugo Chávez For ever obtuvo el 54,86 % de la votación. (1)

En términos del análisis de la demografía electoral que nos muestran estos datos, nos preguntamos: ¿Qué debemos entender de la constante de apoyo porcentual con la que comenzó y se mantiene para el presidente venezolano, luego de 10 años de ejercicio del poder? Quizás la respuesta sea que en Venezuela se ha producido un profundo cambio en la motivación del apoyo político a Chávez, dentro de una continuidad de su porcentaje de adhesión.

En 1998, los venezolanos expresaban un sentimiento de profunda rabia, que se manifestaba en el deseo de venganza de los electores en contra de los sectores que ejercían el manejo de las decisiones públicas, vale decir: el liderazgo político de Acción Democrática y COPEI, junto con los estratos medios formados profesionalmente y las élites económicas y gremiales. Este sentimiento vindicatorio configuró el leiv motiv emocional que le dio a Chávez la victoria electoral de 1998.

Luego de 10 años en el poder, su electorado ha migrado de la venganza hacia la adhesión entusiasta e interesada hacia el modelo chavista de sociedad, de su manera de pensar, trabajar y sobre todo de percibir la nueva realidad venezolana. Sea lo que esto sea en realidad, la primera minoría política de ese país ahora se identifica con la propuesta revolucionaria del Socialismo del Siglo XXI.

Esta curiosa mezcla de estatismo, subsidios a discreción, dirigismo político, reinvindicación forzada de un cosmovisión ancestral y originaria, educación ideologizada y de baja calidad, presión impositiva e ideológica a las redes empresariales, folklorismo discursivo, militarización masiva de la población y asistencialismo a las redes sociales chavistas; conforman un statu quoparticular e inédito que debe ser analizado.

EL SOCIALISMO DE CONSUMO

Se equivoca la oposición venezolana al suponer que en el cálculo de la relación costo-beneficio por parte del porcentaje del electorado “Ni-Ni”, que posiblemente sustenta buena parte del 9% de diferencia que favoreció a Chávez en la consulta electoral sobre la enmienda, existe un tiempo futuro en el que la indecisión o una neutralidad astuta cambiará de rumbo en el futuro. Si se personalizara ese esquema de pensamiento tendría como sustento la idea de que: no es tan importante que Chávez gane la enmienda, porque cuando sucedan las próximas elecciones presidenciales, en el 2012, “sí le ajustaré mi verdadero voto, mientras tanto, votaré por el o me abstendre para que Chávez esté tranquilo y yo me pueda seguir beneficiando de becas, subsidios, contratos o asesorías con el gobierno”.

Por lo tanto, es erróneo suponer que el millón de votos de diferencia favorable al chavismo podrian revertirse en beneficio de la oposición en futuras elecciones. Esto debido a que:

  • La motivación hacia los cálculos utilitarios de los electores, ya no será el factor primordial en su decisión de voto.

  • Lo inevitable del desgaste del gobierno como producto de la crisis económica mundial y su previsible consecuencia de la merma de los ingresos del estado venezolano, por la baja sostenida de los precios de los hidrocarburos.

  • El aumento de la participación ciudadana, como resultado de un proceso electoral decisivo para la continuidad del proyecto chavista.

Estas posibles hipótesis de comportamiento electoral a futuro, no toman en cuenta el profundo cambio que en la psique e incluso el pathos colectivovenezolanoque se conformó en esta década de chavismo constante .

La mayoría chavista parece haber incorporado entre sus valores de conducta, una ética del trabajo acomodaticia, utilitaria y también perversa. Quienes conocieron de cerca la realidad del bloque soviético, saben que era tristemente válida la conseja popular de la clase trabajadora tras la legendaria cortina de hierro, que afirmaba: Ellos simulan que nos pagan y nosotros simulamos que trabajamos.

Es espeluznante confirmar que muchos venezolanos simulan que trabajan,mientras están pendientes de agruparse en las redes chavistas, con miras a participar en los actos oficiales e iniciativas políticas al amparo de becas, subsidios, apoyos económicos o contratos con el gobierno. Un comportamiento que se complementa sin mayores tapujos con la condición de cómplices o informantes ante la seguridad del estado, de las actividades de sus vecinos y familiares opositores.

En suma, en Venezuela se vive la abdicación de la ética del trabajo creador ante el poder económico del estado ideologizado y la degradación de los valores de cohesión social ante el chantaje del big brother revolucionario.

Como bien lo señaló Jan Kieniewicz, a propósito de la experiencia socialista polaca: la inercia que caracteriza a los súbditos. La sumisión, la aceptación profunda de la sumisión también en lo espiritual, han sido los rasgos típicos, no sólo del colonialismo, sino del sovietismo. (2) De manera triste, esta estampa polaca recuerda demasiado a la actual situación venezolana.

Todo este fétido cuadro social se ha potenciado gracias a una indiscriminada capacidad de gasto suntuario por parte de la población, en medio de controles de precios y la escasez de oferta de productos. Estamos en presencia del Socialismo de Consumo.

Este absurdo desbalance humano es apoyado por la mayoría chavista, con base en dosis sumadas de oportunismo, fanatismo y utilitarismo político, sobrepuestas a la inercia y sumisión propias de la crisis de valores existentes . Esta es la causa real de que la expresión demográfica electoral del oficialismo se muestre sólida y constante a lo largo del tiempo chavista.

LA AUTOCRACIA EN DESARROLLO

Unos 15 estados venezolanos han votado siempre y en proporciones abrumadoramente mayoritarias, por el chavismo. Se trata de estados periféricos, con mayor presencia de población campesina y lo mismo ocurre con algunas ciudades intermedias. A ellos se les suma, además, el fiel apoyo al gobierno en el estado Aragua, de importancia por su industria agroalimentaria y por ser la sede privilegiada del poder militar.

También ha sido permanente el apoyo a Chávez en el estado Lara, importante encrucijada de caminos y de significativa relevancia agrícola, industrial y cultural. Además, no se puede olvidar que los estados Anzoátegui y Monagas han sido bastiones políticos del gobierno. Ambas entidades federales se equiparan con el opositor estado Zulia, en su capacidad de producción petrolera.

Estamos así en presencia de una base de apoyo político muy sólida como para que pueda ser superada por la dirigencia opositora, que no tiene mayor atractivo ni coherencia programática. Tampoco podría superar este cuadro de situación la muy hermosa, idealista y juvenil dirigencia estudiantil universitaria, agente movilizador del resurgimiento del minoritario sentimiento opositor.

El cuadro detallado conforma un escenario cuya pancarta señala el inevitable Chávez For eversalvo que en el futuro la constante de la última década sea superada por loerrores políticos de la autocraciade Caracas (aresprensa.com).

  1. http://www.cne.gov.ve/divulgacion_referendo_enmienda_2009/23 de febrero 2009.

  2. Jan Kieniewicz, leer el Patrimonio escoger la filiación. El caso de Polonia en la Europa del Centro o del Este, en Revista Pensamiento y Cultura, Universidad de la Sabana, Chía, Cundinamarca, Colombia. Nº 5, año 2002, pág. 88.

0.0
Actualizado: -/-
Articulos relacionados: TRIUNFÓ CORREA, EL NUEVO CHÁVEZ OTRA VEZ GANÓ CHÁVEZ HUGO CHÁVEZ Y LOS PALEROS HUGO CHÁVEZ: EL ITINERANTE HOMBRE NUCLEAR LA AGRESIÓN DE HUGO CHÁVEZ Y LA ACTITUD DE COLOMBIA EN SU PROPIA DEFENSA I LA MEJOR HORA DE HUGO CHÁVEZ FRENTE A UNA DEMOCRACIA GOLPEADA Y AMENAZADA LAS CLAVES DE CHÁVEZ: ESTRATEGIAS VENEZOLANAS PARA SALIR DEL PANTANO ECONÓMICO Y POLÍTICO HUGO CHÁVEZ ESTÁ LISTO PARA GANAR EL REFERENDO REELECCIONISTA COLOMBIA EN LA ESTRATEGIA DE EXPANSIÓN DE HUGO CHAVEZ Chávez: del sueño hacia la pesadilla

Visitas acumuladas para esta nota: 839

¡SÍGANOS Y COMENTE!