ALEX SAAB A LA CARTA II

ACTUALIDAD  //  La 3ra. Oreja  //  Publicado el 24 de enero de 2021  //  18.45 horas; en Bogotá D.C.

.

Mientras espera lo que podría ser una inevitable salida hacia los Estados Unidos, quienes defienden a Alex Saab para evitar su deportación a Norteamérica, juegan sus últimas cartas. En una acción de manoteo de ahogado el régimen de Caracas nombró al sindicado como representante plenipotenciaro de Venzuela ante los estados africanos. Un intento de sus patrones caribeños para apostar a la variable de la inmunidad diplomática. También, fue ese un mensaje indirecto para que desde el continente africano -donde Caracas podría contar con algún respaldo- se presione al gobierno insular de Cabo Verde, el cual ya tendría lista la disposición para la remisión del preso hacia los tribunales que lo esperan. China, Rusia y desde hace poco también la Turquía de Erdogán, tienen fuerte presencia en ese continente. El empresario colombiano es visto como uno de los más importantes eslabones de las grises relaciones económicas que tendría Venezuela con países igual de grises en sus manejos. Rusia, Turquía y China, precisamente, entre ellos. Pero no son esos -los que se han señalado en la línea anterior-los únicos engranajes de los que Saab tendría información que valdría oro, en sentido real y metafórico. En esa trama están ordenadas las formas como manejan sus finanzas tanto Maduro como las organizaciones ilegales, e incluso terroristas, que están asentadas en Venezuela.

.

Alex Saab también ha hecho sentir su voz y ha señalado en escrito pugnaz, divulgado en Colombia, que la macro corrupción de la que se le acusa está en verdad en las tradicionales economías de las potencias hegemónicas, y no no le falta razón. Pero eso para nada justifica lo ilegal presunto de aquellos que él representa y de quienes sería compinche explícito. Los recursos en bruto tangible que negociaría Saab para lavar riqueza, antes de la captura, también genera alarma internacional. Ya se sabe que la extracción de la región minera del Orinoco se realiza con enfoque depredador y con trabajo esclavo de nativos indígenas, bajo el marco equívoco y encubridor del socialismo que pregonan la facción bolivariana y los ilegales patrocinados presentes en la explotación. Se supone que Alex Saab movía como como moneda de cambio el metal precioso que de allí se saca bajo condiciones irracionales y sin que haya a la vista poder legítimo posible para evitarlo.

.

Saab se movía a sus anchas en el mundo de esas economías tanto abiertas como ocultas, cuando fue capturado en viaje a Turquía, en junio del año pasado. Trataba de volar de incógnito, pero la inteligencia de varios países ya sabía de ese desplazamiento en la sombra y lo esperaron en un sitio como el isleño país africano de habla portuguesa. Esa condición geográfica de Cabo Verde permitía una mejor vigilancia del prófugo que ahora aparece rodeado a distancia por oficiales norteamericanos, con el fin de evitar el escape del sitio de reclusión y la fuga hacia paraísos que dan abrigo a delincuentes. También para evitar las maniobras en igual sentido de aquellos que propiciarían esa posibilidad de escape, o silenciamiento siniestro y definitivo, que por ahora parece imposible. La defensa del encarcelado, encabezada por Baltasar Garzón, había logrado su arresto domiciliario y se están jugando los últimos recursos jurídicos, que al parecer también serían inútiles.

.

La última señal en ese sentido es clara: el gobierno de Cabo Verde acaba de reconocer a Juan Guaidó como máxima autoridad venezolana. La carta fuerte del encargo diplomático para evitar que Saab sea puesto en un avión hacia los Estados Unidos, también habría fallado. La justicia de Cabo Verde ya dictaminó que todas esas coartadas fueron posteriores a la llegada del señalado, quien se presentó ante las autoridades con un pasaporte de paisano y no de diplomático. Los intereses que se mueven alrededor del personaje son para nada desdeñables y cualquier cosa podría pasar, no obstante las barreras que se imponen desde Washington y de otros países, interesados en los secretos del indiciado. Es por eso que resulta improbable que haya un reo en la capital insular africana más custodiado que Saab. Su vida sin duda podría estar amenazada porque sabe demasiado y no son solo los venezolanos quienes no quieren que prenda el ventilador, si llegase a una prisión norteamericana.

.

También Colombia tiene interés en saber qué es lo que Saab sabe, en especial lo que tiene que ver con sus relaciones tanto económicas como políticas, que ligan sus negocios con personajes de la vida local. En particular de aquellos que aspiran a tener posiciones de poder en la institucionalidad del país cafetero y en los vericuetos de la inteligencia que beneficiaría a la facción írrita que manipula el poder desde Miraflores. En esa guerra fría que se juega desde hace varios años entre Caracas y Bogotá se supone que Saab ha jugado un papel trascendente con quienes, de manera indirecta o abierta, juegan a favor de los intereses bolivarianos. La señora Piedad Córdoba no sería la única que estaría en esa lista, de igual manera como algunos integrantes de superficie de lo que es la desmovilizada y antigua guerrilla de las Farc. Sobre todo los eventuales hilos bajo superficie entre estos desmovilizados y las llamadas “disidencias”. Las mismas cuyos principales dirigentes se encuentra residiendo y conduciendo el terror desde territorio venezolano hacia el otro lado de la frontera.

.

Es abultada la agenda del detenido en Cabo Verde y en áurea jaula domiciliaria. Hay muchos detalles agregados de la misma que podrían interesar a otros países de la región. Eso no significa que los Estados Unidos quieran compartir esa información caliente, menos ahora con las fisuras abiertas en la relación de los Estados Unidos y Colombia, luego de la asunción del presidente Joseph Biden. También es un hecho de relieve el que más allá de lo que digan a voz en cuello tanto los norteamericanos a veces y los colombianos con mayor frecuencia, el país sudamericano es más un peón de brega en la para nada importante geopolítica estadounidense en la región, que un “aliado” firme, considerado y respetado. El cierre de la comunicación que mantiene Biden con el presidente Duque lo demuestra. En tanto, la comunidad de países africanos sigue en los esfuerzos por sacar adelante su propósito, que es impedir el viaje que exigen Washington y su justicia.

.

El saqueo aurífero y de metales raros que operaría a toda marcha en el llamado “Arco del Orinoco”, manejado presuntamente por organizaciones ilegales locales y también del terrorismo internacional, podría quedar más al descubierto cuando Saab abra sus secretos, si viaja finalmente para responder por lo que se le señala. El Arco es una extensa superficie del país venezolano que abarca una extensión casi de frontera a frontera entre su oriente y occidente, con unos 112 mil quilómetros cuadrados. El sector cubre selvas y accidentes geográficos e hidrográficos del territorio. Tiene unas 7 mil toneladas de reservas de oro estimadas, y minerales como el sensible coltán, diamantes, hierro y bauxita, ademas de otras reservas no renovables. Desde hace cinco años los bolivarianos declararon a esa gran área como “zona de desarrollo estratégico”. Eso al margen del delicado equilibrio ecológico de la región, que reclamaría una protección ambiental sofisticada, Esos recursos extraídos  le sirven a Caracas para pagar en especie complicidades internacionales. Sería de lo de que bien conocería Alex Saab (aresprensa).

---------

.

VÍNCULOS : ALEX SAAB A LA CARTA   //  COLOMBIA, ¿NARCOESTADO INDÍGENA?  //  IDIOTARIO DE ALBERTO FERNÁNDEZ  //  COLOMBIA, MASACRES SIN FIN

.  

ALEX SAAB A LA CARTA II
Vistas: 850
24 ene 2021